miércoles, 19 de abril de 2017

Suicidio mental

Cada día que pasa me fascino más con el comportamiento del ser humano… aquí en occidente donde presumimos de una democracia y una libertad que disfruta de “buena salud”; donde también se generó el maravilloso capitalismo, gracias al cual, podemos disfrutar de cualquier cosa, en cualquier momento… Un mundo lleno de información, generaciones que ya no pueden esconderse detrás de la ignorancia, porque saben de más, de qué va la película.

Conocemos lo que está bien, o lo que es justo, lo que no debemos practicar, lo que nos daña y lo que alarga nuestra vida, sabemos incluso las soluciones a las preguntas más ocultas, pero sin embargo… seguimos igual, no avanzamos.

Yo le digo a un sobrino mio que comer ciertos productos, son muy malos para su salud, pero a él le da igual, sigue masticando tranquilamente, le digo a su madre que ciertos programas de televisión no son los adecuados para su edad, pero no importa, se reúnen juntos en el sofá para verlos… aun advertidos del peligro, corren hacia el precipicio, sin llegar a percibir las secuelas de sus acciones.

Y es que hemos entrado en la era del suicidio mental, donde pensar, razonar y en consecuencia actuar, ya no es algo normal, parece que solo ciertas personas “raras”, meditan la realidad de esta vida e intentan cambiarla a mejor; ya en este mundo, es un lujo, que si puedes escogerlo, te tildarán de persona amargada y conflictiva, que siempre va contra el sistema, por el mero hecho, de hacer las cosas de una manera lógica y con sentido común.

Desgraciadamente los encefalogramas planos, y las mentes transparentes, se están apoderando del mundo, un tipo de coma mental que nos está induciendo cada vez más, a ser la especie más tonta y absurda que vive en la faz de la tierra.

Mentes totalmente enganchadas a este sistema capitalista, de antojos manchados de sangre, cabezas acostumbradas a ver el sufrimiento ajeno y el mal, cerebros adictos al móvil, al internet y a la televisión… que han matado la creatividad, el interés, la ilusión, la compasión y nos ha convertido en humanos zombis, que no responden ante las injusticias, las guerras, las amenazas y control mundial, al que nos tienen sometidos los poderosos.

Sabemos todo lo necesario para solucionar todas esas cosas de las que nos quejamos y entendemos que nos perjudican, en el ámbito de la salud, de la humanidad, del comportamiento, de la vida, de los seres vivos, el medio ambiente, la superación y el auxilio al más necesitado. Tenemos todas las herramientas necesarias para construir con nuestras propias manos, todo lo necesario para transformar este mundo en algo muy diferente y además, poseemos lo más grande, nuestras generaciones de jóvenes, con una capacidad casi ilimitada para conseguir ese mundo que tanto anhelamos…

Pero en vez de ponernos manos a la obra, nos dejamos envenenar con tanto programa televisivo que no sirve para nada, que no ejercita nuestro cerebro, con hábitos que perjudican nuestra mente, y lo único que queremos es desconectar. Aislarnos de este mundo de “mierda” que no nos gusta, de tanto trabajo, tanto sacrificio, facturas, enfermedades, problemas, etc… en vez de levantarnos, nos sentamos, nos colocamos (y también a nuestros niños), ese casco aislante de la realidad, provocando nuestro propio sucio mental.

Pues cuando visualizas en el YouTube, ¿qué buscas?, en las Redes Sociales ¿qué visitas?, ¿qué hablas en el WhatsApp? o ¿cómo utilizas las tele?...

Yo te respondo, buscas caídas, cosas que te hagan reír, gente haciendo el payaso, buscas los vídeos morbosos, peleas, la mayoría de lo que escribes son tonterías, muchas fotos y gifs, demasiada pornografía, vídeos musicales de los todopoderosos artistas, cotilleo, ves programas escabrosos, o simplemente series de risa fácil y programas de la vida de gente que no te aportan nada, etc. Y aunque tú no lo creas, todo esto no genera una respuesta positiva en el cerebro, todo lo contrario, inhibe la estimulación de toda actividad eléctrica, y como si fuera un músculo, empieza a atrofiarse poco a poco, al no usarlo adecuadamente.

No te creas que cualquier cosa que hagas o que veas, hará ejercitar tu mente, de hecho, este capitalismo con todo lo que conlleva, nos está haciendo aún más tontos si cabe. Pero lo más grave de todo, es que no solo consentimos, sino que deseamos seguir con esta forma de vida y se la transmitimos a los niños (es más fácil darle la tableta al niño para que se quede callado, ¿no?)… luego dirás que la vida es una bazofia y que no tiene solución, ¡claro que no la tiene!, porque tú no quieres solucionar nada… - así esta montado el sistema - ¿verdad?, por eso, si sigues envenenando tu cabeza con todo esto, cállate la boca, cierra el pico y no molestes más a los que intentan trabajar por una sociedad avanzada.

Porque si uno rige su vida por el sentido común, ¿cómo puede dejarse morir mentalmente?... esto es muy serio, y una vez que te has suicidado de cabeza, habrás perdido todo lo que te quedaba de humano… ¿entiendes esto, o ya ni siquiera puedes razonar…?, me parece que eres solamente adulto por edad, pues tus actos son totalmente inmaduros. Tu estupidez rutinaria te ha dejado el cerebro seco, formateado, sin emisión, en una eterna carta de ajuste.

6 comentarios:

  1. Tienes razón, por supuesto. Mi mamá dice: vivimos en un mundo de mediocres. Ser remotamente diferente, pensar por ti mismo y rebelarte ante la idiotez te convierte en un paria. Excelente post.

    ResponderEliminar
  2. un tema por demás ilustrativo de lo que realmente sucede en nuestros días, no hay explicación a la actitud de los jóvenes que a pesar de las advertencias del peligro persisten en andar por el mismo. Experimentan pero no aprenden y quieren rectificar cuando ya es tarde para hacerlo

    ResponderEliminar
  3. Cierto pero la culpa es de los adultos y su mundo enfermo.

    ResponderEliminar
  4. Un texto muy ilustrativo. Lo único que me hace un poco de ruido es el mencionado "sentido común", que parece ser una apreciación abstracta cuasi democrática que por momentos se muestra como evidente y por otros como mera ilusión. No se puede aludir una conducta como sentido común, si el común de los sentidos así no lo entiende. O mejor dicho es un termino laxo, que denota lo cambiante del termino.

    ResponderEliminar
  5. Puede que el sentido común sea muy relativo, tanto como personas hay en el mundo, pero creo que se entiende de qué sentido común hablo en el texto. Ese con el que nos quejamos todos, generalizado, que vemos acertado, pero no realizamos. Gracias por comentar Gaston.

    ResponderEliminar