domingo, 30 de abril de 2017

Ser vegano II

En el anterior post comentaba el engaño en el que vivimos, desconocimiento por un lado y por otro egoísmo, que se juntan para que la raza humana cometa cada día el mayor acto de crueldad e irracionalidad, como es maltratar hasta la extenuación y matar a millones de animales para una necesidad falsa, donde lo que se esconde detrás, solo es el asqueroso dinero y el maldito capricho del hombre.

Ante todo esto, cada vez más personas conscientes de la verdad e indignadas con los hábitos de la sociedad y la permisividad de los gobiernos, han hecho un cambio de ciento ochenta grados y se han adaptado a una nueva forma de alimentación muchísima más sana, sin provocar daños ni sufrimiento animal, que corresponde más con la lógica de nuestra vida y la evolución de la especie, verdaderos valientes a los que aplaudo.

Este es un descubrimiento personal, que cada uno debe integrar en su vida, para cambiar tantas costumbres dañinas. En mi experiencia propia, os puedo comentar que no hace más de dos años, no era consciente del daño que yo provocaba con mi rutina diaria en la alimentación y en el vestir; formaba parte de esa mayoría de la masa de la sociedad, estúpida e ignorante, que se deja llevar por “lo que debe de ser” o por lo que mi madre me decía respectos a estos temas, pues - ¿cómo no vas comer pollo o pescado?, te vas a provocar un problema de salud, ¡déjate de tonterías! -.

Conforme me fui interesando en estos temas, caía en la cuenta de cómo había sido manipulado, o me había dejado convencer, pues era más fácil ser un estúpido ignorante que comía de todo, sin importarme las consecuencias de lo que eso conlleva, tanto para el animal, como para mí. Buscaba información de simposios y charlas de médicos, científicos, naturistas, dietistas y activistas en otros países, como EEUU, Japón, o países del norte de Europa; junto con las imágenes que empecé a visualizar en Facebook sobre el maltrato animal y la industria ganadera, después de mucha reflexión, entendí algo muy lógico y claro:

“Comer animales no es ético, ni necesario, tan solo es una mentira para que muchas empresas ganen dinero, y los políticos están metidos en el ajo. Comprendí que me estaba reventando mi salud y donde yo antes veía una pechuga de pollo a la plancha, como una comida indispensable, sana, sabrosa y nutritiva, ahora veo la realidad… mentiras, explotación, sufrimiento, muerte, químicos venenosos, antibióticos y una mentalidad totalmente retrógrada que no se identifica con el hombre del futuro”.

Por eso, decidí que todo esto ya es pasado para mí, y empecé a investigar sobre las alternativas existentes, aprendí, que hay grupos de personas que llevan años encaminados en este proyecto, de cambio hacia un mundo mejor, pues esto también es prosperar y pasar página de los errores del ser humano.

A parte de cómo se denomina la mayoría de la “gente normal”, los que comemos de todo, los carnívoros, por llamarlo de alguna manera, están los vegetarianos, que simplemente no comen carne, pero si los productos derivados de ellos, como la leche, los huevos, etc. En una tendencia más pura o radical están los veganos, que no comen ningún tipo de carne, ningún derivado de ellos, ni tampoco visten cualquier prenda que venga de un tejido animal.

Luego, en medio encontramos a los flexivegetarianos o flexiveganos, que de vez en cuando, según lo estimen o tengan ciertos eventos, incorporan a su dieta carne, derivados, etc. Estos dos últimos, no están muy bien mirados por los dos primeros, porque aunque rebajan la cantidad de carne (y eso ya es algo), no parecen estar comprometidos con esta forma de vida y de pensar, en donde su inclinación va más por un tema de salud o lavado de conciencia, que de evitar el sufrimiento animal.

En mi opinión, yo creo que también es como una evolución, pues aunque parezca fácil, no lo es; hace cerca de dos años que yo emprendí un viaje para ser flexivegetariano por el hecho de ir quitándome de las comidas cárnicas, conforme seguía informándome de todos estos temas, y habituando mi cerebro a resetearlo de una mentalidad de tantos años, de comidas con carne. Hoy en día y comprendiendo mi decisión con firmeza, he determinado dar el paso a ser vegano, porque creo que es necesario dar este salto evolutivo, también en estos temas.

Reconozco que no me está siendo fácil, ¿por qué?, pues al decidirme y comenzar, me encontré que no tenía la información necesaria, mi abanico de alimentos se había reducido bastante y me empecé a agobiar, no es sencillo, lo repito, para nada. Los menús que encontraba en internet no me llamaban la atención, pues eran o muy simples o eran alimentos orientales, de los cuales no sé dónde conseguirlos y se alejaban demasiado de mis típicos alimentos mediterráneos.

He comenzado a probar algunas comidas, que están muy ricas, a otras simplemente les he eliminado las carnes que podían llevar, como por ejemplo, en las lentejas y así poco a poco, estoy probando e introduciendo nuevas alimentos. También es importante, informarse bien de las cantidades que semanalmente hay que ingerir de ciertos alimentos, para que la dieta semanal esté perfectamente equilibrada.

Y aunque al principio, como decía es bastante duro, por la desconexión mental (los familiares y amigos tampoco ayudan mucho, la verdad), conforme va pasando el tiempo, te vas sintiendo mejor y compruebas que hay otros muchos menús nuevos que puedes tomar. Y donde al principio solo se te venía a la mente una lechuga, luego empiezas a elaborar platos con legumbres, cereales, pastas, arroces, distintos panes, por supuesto todo tipo de verduras y ensaladas, patatas, salsas, cremas y muchos sustitutivos de la leche, del huevo, etc.

Sigo en este proceso, y me llama la atención, que con lo decidido que estoy y sabiendo que este cambio en mi vida solo traerá cosas muy buenas, a veces tengo aun que seguir luchando contra las mentiras que esta sociedad me ha metido en la cabeza… es como una tentación para volver atrás y me doy cuenta, de lo que es la psique y el lavado de cerebro con el que durante tantos años estos embusteros, han manipulado mi vida.

Sabes, estoy contento por haber dado este paso, no estoy perdiendo peso y mi salud está perfecta, por tanto, me siento orgulloso de poder decir que soy vegano (aunque a la sociedad le parezca algo de gente rara o extremista), que no contribuyo al maltrato animal, que yo decido en todo momento, hasta en la ropa que puedo comprar. Por eso amig@, yo te animo a que tú también inicies poco a poco este cambio, sin agobios, porque es muy importante; y fíjate sobre todo en la educación de los niños, ellos lo tendrán mucho más fácil y será más rápido. 

Si todos lo hiciéramos, hundiríamos este imperio y el hambre podría entonces desaparecer del mundo, por mi parte, he vuelto a avanzar… otro paso más… más libre, para no ser cómplice de tanto asesinato; a partir de ahora me niego a digerir la agonía de cualquier animal.

Por eso, yo también me hago eco de esta frase, los animales tienen voz, si ignoras su sufrimiento, yo te lo recordaré, si no los entiendes, te lo traduciré, si no los oyes, yo seré su voz. 

Puedes silenciarlos pero no puedes silenciarme a mí mientras yo viva. ¡Vamos, sígueme!.

miércoles, 26 de abril de 2017

Ser vegano I

El otro día acudí al preestreno en el cine del documental Empatía, una historia sobre el respeto animal contada por un escéptico. Por un lado tenía muchas ganas de verla, pues aparte de que me encantan los documentales, siempre con ganas de aprender cosas nuevas, también sabía que podían salir muchas imágenes desagradables que no pudiera resistir, porque ya las he visto por internet muchas veces, y esas sí que son realmente historias de terror diarias.

Pero la verdad es que el documental, encargado por FAADA (Fundación para el asesoramiento y acción en defensa de los animales) y realizado por Ed Antoja, es un reportaje magníficamente hecho, en donde se han suprimido las imágenes desagradables para evitar el rechazo de la sociedad, contando de una manera muy clara e interesante, como Ed que desconocía este tema por completo y era un escéptico, va informándose sobre nuestros hábitos alimenticios y las condiciones en las que viven los animales que nos comemos, hasta sacar sus propias conclusiones… No os cuento más, pero si tenéis la oportunidad de verla, no lo dudéis, porque explica muy bien todo lo que ocurre y por qué.

Vivimos sumergidos en una sociedad totalmente engañada y con una tendencia a dejarse estafar por tantas empresas, políticos y gente poderosa, pues la ignorancia del sufrimiento del "otro", mientras no te toque a ti… es “felicidad”. Sin duda, comer carne y los derivados que proceden de los animales, no solo nos lo han vendido como lo más normal del mundo, sino que además nos han comido el coco, con que es necesario para nuestra dieta; y es todo una farsa enorme, un montaje que nos está matando, que está asesinando a millones de animales diarios en las peores condiciones y es el responsable de la pobreza, el deterioro del medio ambiente y el calentamiento global.

Somos unos estúpidos por haber creído y seguir creyendo que realmente para vivir y disfrutar de buena salud, tenemos que comer todos estos productos, que van desde la carne, pasando por los huevos, lácteos, miel, etc. Cada día con nuestros hábitos, infligimos un sufrimiento atroz a tantos animales, pues no solo cuenta la manera y el día en que se les sacrifica, sino también el confinamiento y maltrato continuo que reciben desde el momento en el que nacen.

Las multinacionales, los ricos, nos han convertido en carnívoros, cuando se sabe que el hombre desde su época más antigua ha sido recolector y muy rara vez comía carne. De hecho, nuestro sistema digestivo no está preparado para ingerir tanta cantidad de carne, es ya más que reconocida, la relación directa que hay entre el cáncer de colon y el hábito de comer estos productos… pero nos da igual.

- Es que necesitamos las proteínas animales para poder vivir -, es una mentira enorme que siempre nos han inculcado, ¿sabías qué unas cuantas almendras, tienen más proteínas que un bistec de buey?, ¿sabías que tomar frutos secos contiene muchísimo más calcio que un vaso de leche?, ¿o qué tomando legumbres y cereales no hace falta consumir huevos?... ¿lo sabías?... ¿entonces por qué los consumes?, pues porque te han lavado el cerebro, y hay muchísimo dinero detrás de estas industrias, entre otras cosas.

Es insultante, que occidente presuma de ser tan avanzada en los derechos de los animales, y los gobiernos permitan tantas granjas, donde por ejemplo se les arranca a las ocas las plumas para almohadas, de una manera bestial y se le vuelvan a arrancar una y otra vez, hasta que el animal no puede más (¿te imaginas qué te arrancaran los pelos y la piel una y otra vez a tirones?), ¿o provocarles cirrosis hepáticas a los patos, a base de una alimentación brutal para conseguir el preciado paté de la alta cocina?, ¿o la cantidad de experimentos horribles a los que someten a estas vidas, para que puedas pintarte los labios, lavarte la cabeza o ponerte más moren@ al sol?. Malditos políticos que se benefician de estos negocios, malditos todos nosotros y maldito tú, que revientas vidas, solo para tu comodidad, ¿quién eres tú para privar de libertad y machacar a tanto ser vivo?, esto es un genocidio en toda regla, ¡asco de humanidad!.

¿Sabías que no existen vacas lecheras?, en su estado normal sus ubres no producen leche, solo las vacas madres, tienen las ubres preparadas para poder ser ordeñadas, por tanto, puedes imaginarte la situación. Tienen que preñar a la vaca, cuando nace el ternero se le quita, privándole de su leche materna para que te la bebas tú, por supuesto al ternero no le quedará mucho tiempo de vida... ¿qué rico está la carne de ternera, verdad?. O sea, las vacas están continuamente en procesos de gestación o hinchadas a hormonas para prolongar durante meses la producción de leche y poder obtener este producto que quizás te estés tomando ahora mismo.

Podemos decir que gracias al confinamiento de las vacas en un establo superreducido, a la cantidad de hormonas y antibióticos (sin estar enfermas) que se le dan, despojarle de su ternero, ordeñarlas masivamente hasta provocarle ulceras en sus ubres y después de explotarlas ferozmente, se les sacrifica de una manera cruel, para que tú, puedas disfrutar de un producto que daña tu salud y no te es nada necesario. A cambio de un sufrimiento y estrés enorme del animal durante toda su vida, tú obtienes tu puñetera tacita de café con leche… ¡qué aproveches!.

Lo mismo pasa con las gallinas, ¿cuántos huevos pone una gallina normal al año?, sobre unos treinta o cuarenta como mucho, mucho, pero con esa cantidad, no se puede satisfacer la demanda que nos han impuesto, que tú consumes, por eso, han creado mutaciones genéticas, animales enfermos que pueden llegar a poner hasta trescientos huevos en un año, encerradas en jaulas de su propio tamaño, obligadas a comer un pienso animal (que no es lo normal para ellas), hasta arriba de hormonas y cuando pasa año y pico, después de tanto sufrimiento, mueren y se destinan para hacer caldo de pollo..., por supuesto, por no hablar de la matanza cruel de millones de pollitos macho todos los días… ¿te da igual verdad?. Pues mira, te voy a abrir un poco tu estúpida mente cerrada y egoísta, ¿cuándo te alimentas de todos estos animales y sus derivados, qué crees que te estás metiendo para el cuerpo, ignorante?, ¿qué le estás incorporando a tu hijo en el organismo cada día?... pues hormonas, antibióticos, químicos y mucha mierda, que no solo no te alimenta, sino que te está quitando la salud a cada día que pasa.

Es curioso cómo en el mundo occidental jamás pensarías comerte a un gato o a un perro, hacer eso es un sacrilegio, ¿y qué diferencia hay entre un perro y un cerdo?, ninguna, ¿entonces, por qué no sientes empatía por el cerdo?, pues simplemente porque no has mantenido lazos afectivos con este animal, ni tampoco te interesa, porque lo más seguro es que no podrías comértelo. Es mejor no pensar... así puedes seguir con tu patética vida.

Todo el que tiene un animal en casa, se da cuenta de que tiene los mismos sentimientos que nosotros, sufre, ama, disfruta la libertad, se estresa, juega, se alegra, tienen compasión… no son tan distintos al ser humano, son simplemente animales no humanos, recuerda que nosotros también somos animales, con la misma biología y genes casi idénticos. Creernos superiores a ellos, hasta el punto de decidir sobre sus vidas y disponer de ellos para comérnoslos, muestra que el hombre tiene una prepotencia desmedida, incapaz de valorar lo que significa la existencia en el universo y su sentido.

Es de vergüenza saber que más del treinta por ciento de los cultivos en el mundo, sean destinados para la ganadería, teniendo en cuenta, que ciento cincuenta millones de personas pasan hambre en el mundo, pero es que si tomáramos un diez por ciento de cultivo, de ese treinta, todas las personas tendrían un plato en su mesa y el hambre desaparecería en el planeta, ¿curioso, verdad?, pero tú ni por eso, renunciarías a seguir comiendo carne y derivados, porque eres un pasota y egoísta.

El consumo tan elevado de agua y la contaminación a causa de esta industria, la hace totalmente irracional, pero como nos han educado que hay que comer carne, como nos han escondido la realidad del sufrimiento y las técnicas de matanzas, como no queremos ver la realidad de lo que pasa… 

Te aseguro que si fueras a un matadero, o a cualquier granja de estas, no querrías volver más, yo fui, y aún tengo en la nariz, el olor nauseabundo de sangre y vísceras, algo espantoso. Por no mencionar a los cazadores que son verdaderos psicópatas...

Por tanto, lo mires por donde lo mires, ya sabemos de sobra que no hay necesidad ninguna de comer animales, pues podemos llevar una dieta perfectamente equilibrada y más saludable, si abrazamos otros muchos alimentos que no son de origen animal.

He aquí la necesidad de cambiar radicalmente nuestra forma de comer, cambiar el chip, por eso afortunadamente hay cada vez más personas concienciadas con esta engañifa, y pasan a ser veganos o vegetarianos.

Este es un tema muy profundo de tratar, si buscas en la red podrás encontrar toda la documentación que quieras, estudios, fotos, vídeos, a cual más terrible. No podemos consentir que en pleno siglo veintiuno, permitamos esta masacre bestial por el puro capricho de comer lo que nos dé la gana, sin ser necesario y perjudicial, cada vez que vamos al supermercado y compramos con una gran irresponsabilidad.

...La verdad está ahí afuera, búscala y comprenderás. Continuará...

Obra de Roger Olmos

domingo, 23 de abril de 2017

Viajando en el tiempo

Hay muchas veces que la vida parece estática, todos los días se presentan iguales, si no fuera porque existen las estaciones y suceden cosas diferentes cada jornada, podríamos decir que nuestra existencia es un libro con siete u ocho páginas, que luego se repiten, se repiten, y no dejan de repetirse durante toda nuestra vida.

Como un tomo muy gordo, un tocho aburrido que es difícil de leer sin quedarte dormid@. ¿Cuántas veces hemos deseado viajar en el tiempo para cambiar tantas cosas?, ir al pasado para corregir muchos errores que hemos cometido y oportunidades que hemos dejado escapar… o navegar hacia el futuro para conocer que nos deparará la vida, o simplemente hasta dónde llegará el ser humano, ¿se destruirá como parece o conseguirá hacer honor a su capacidad de razonar?.

Lo que está claro es que lo pasado, pasado está y solo nos puede servir si somos inteligentes, para no repetir los mismos errores, y bueno, respecto al futuro, como seres mortales, digamos que es como si ni siquiera existiera, pues no sabemos qué ocurrirá dentro de un minuto. Solo el presente que vivimos, que se va convirtiendo en pasado a cada segundo que pasa, es realmente importante, donde verdaderamente tenemos que actuar, porque tú no eres pasado, ni futuro, eres lo que estás viviendo ahora mismo, mientras lees estas frases.

Somos tan necios que olvidamos el pasado con facilidad, perdiendo toda referencia, y tan prepotentes que le damos más importancia a lo está por venir, si es que viene… que a este momento.

Planificamos nuestras vidas con una sensación de seguridad, que es falsa, siempre fijamos la vista a donde queremos llegar, en donde queremos estar, pero he aquí que la vida da muchas vueltas, por eso, por mucho que planifiques algo, al final todo es diferente a como pensaste, ¿verdad?; así que, no te obsesiones tanto dónde quieres estar, como para que olvides valorar, donde realmente estás, pues eso es lo principal.

Date cuenta de una vez, que no puedes controlar tu vida, quizás, esta tarde te dé un infarto, te pille un coche, te dé una embolia, o te golpees la cabeza y mueras. Fíjate bien, porque puede que estés empecinad@ en ir en una dirección, quizás “obligado” por la sociedad, por tus creencias o por tus obsesiones, pero nunca llegarás a ese destino que te marcaste… puede ser que sea así mejor, no sé, pero siempre ten clara una cosa; Disfruta de tu momento en esta tierra con lo que haces, con lo que tienes, aunque sea acostar a tus tres hijos o darle de comer a tu gato, valora las cosas cotidianas de la vida, y si puedes, mejóralas poniendo siempre el máximo amor posible. Aprecia cada gota de tiempo que se derrama.

Eso y solo eso es la vida, el universo, por eso no hace falta construir un coche y acelerar hasta ciento cuarenta kilómetros por hora, para viajar en el tiempo, como en la película de regreso al futuro.

Entiéndelo, ¡Ya estás viajando por el tiempo!, la vida aunque lo parezca, no es estática como te decía antes, estás navegando en tu vida, con tu familia, tus amigos, tus mascotas, tus vecinos… el mundo entero está pasando ahora mismo por el universo, viajamos, alejándonos del inicio, todos los planetas y estrellas se mueven desde la primera expansión, y nunca más volverán a pasar por el mismo lugar otra vez. 

Cada momento, cada instante, son ocasiones únicas, es como estar pisando un nuevo camino en cada segundo de tu vida, aunque no puedas verlo, aunque todo te parezca siempre igual, no es verdad, todo es nuevo porque nunca ha sido vivido y cada paso que dejas ir sin valorarlo, desperdicias la verdadera esencia de esta realidad.

La vida es hermosa, la naturaleza puede ser cruel y el ser humano puede convertir este mundo en un infierno… pero aquí está nuestro trabajo, nuestro aporte en este viaje. A medida que vas pasando por este túnel del tiempo, para ir transformándolo a mejor, desecha lo malo, repele a la gente venenosa y di NO, a todas sus propuestas. A no poner nada por encima de la vida, a todo lo que siente, sea animal, vegetal o de cualquier tipo; ninguna idea, ningún dios, ninguna doctrina, ley o política, ha de ser colocada por encima de nuestras cabezas, porque si no, seguiremos siendo los mismos esclavos de siempre y este viaje en el tiempo pasará, como si fuera una pesadilla eterna, deseando de una vez, dejar por fin este maldito mundo lleno de tantas desdichas y sufrimientos, con tantas personas egoístas e ignorantes de la realidad más inmediata, sin la necesidad de cambiar y respetar la vida y toda, toda, toda su diversidad.

Te voy a dar un consejo, cuida los minutos y las horas se cuidarán de sí mismas, pues todo depende de lo que haces con el ahora… Nunca digas que te falta tiempo, porque tienes exactamente el mismo número de horas al día, que las que recibieron Salvador Dalí, Luis Pasteur, Miguel Ángel, la Madre Teresa de Calcuta, Leonardo Da Vinci y Albert Einstein, así que deja de excusarte.

No lo desperdicies más y siempre ten presente, que se dice que el tiempo es un gran maestro, lo malo es que va matando a sus discípulos… haz de este viaje algo que cambie el curso de tu historia y la de los demás.

miércoles, 19 de abril de 2017

Suicidio mental

Cada día que pasa me fascino más con el comportamiento del ser humano… aquí en occidente donde presumimos de una democracia y una libertad que disfruta de “buena salud”; donde también se generó el maravilloso capitalismo, gracias al cual, podemos disfrutar de cualquier cosa, en cualquier momento… Un mundo lleno de información, generaciones que ya no pueden esconderse detrás de la ignorancia, porque saben de más, de qué va la película.

Conocemos lo que está bien, o lo que es justo, lo que no debemos practicar, lo que nos daña y lo que alarga nuestra vida, sabemos incluso las soluciones a las preguntas más ocultas, pero sin embargo… seguimos igual, no avanzamos.

Yo le digo a un sobrino mio que comer ciertos productos, son muy malos para su salud, pero a él le da igual, sigue masticando tranquilamente, le digo a su madre que ciertos programas de televisión no son los adecuados para su edad, pero no importa, se reúnen juntos en el sofá para verlos… aun advertidos del peligro, corren hacia el precipicio, sin llegar a percibir las secuelas de sus acciones.

Y es que hemos entrado en la era del suicidio mental, donde pensar, razonar y en consecuencia actuar, ya no es algo normal, parece que solo ciertas personas “raras”, meditan la realidad de esta vida e intentan cambiarla a mejor; ya en este mundo, es un lujo, que si puedes escogerlo, te tildarán de persona amargada y conflictiva, que siempre va contra el sistema, por el mero hecho, de hacer las cosas de una manera lógica y con sentido común.

Desgraciadamente los encefalogramas planos, y las mentes transparentes, se están apoderando del mundo, un tipo de coma mental que nos está induciendo cada vez más, a ser la especie más tonta y absurda que vive en la faz de la tierra.

Mentes totalmente enganchadas a este sistema capitalista, de antojos manchados de sangre, cabezas acostumbradas a ver el sufrimiento ajeno y el mal, cerebros adictos al móvil, al internet y a la televisión… que han matado la creatividad, el interés, la ilusión, la compasión y nos ha convertido en humanos zombis, que no responden ante las injusticias, las guerras, las amenazas y control mundial, al que nos tienen sometidos los poderosos.

Sabemos todo lo necesario para solucionar todas esas cosas de las que nos quejamos y entendemos que nos perjudican, en el ámbito de la salud, de la humanidad, del comportamiento, de la vida, de los seres vivos, el medio ambiente, la superación y el auxilio al más necesitado. Tenemos todas las herramientas necesarias para construir con nuestras propias manos, todo lo necesario para transformar este mundo en algo muy diferente y además, poseemos lo más grande, nuestras generaciones de jóvenes, con una capacidad casi ilimitada para conseguir ese mundo que tanto anhelamos…

Pero en vez de ponernos manos a la obra, nos dejamos envenenar con tanto programa televisivo que no sirve para nada, que no ejercita nuestro cerebro, con hábitos que perjudican nuestra mente, y lo único que queremos es desconectar. Aislarnos de este mundo de “mierda” que no nos gusta, de tanto trabajo, tanto sacrificio, facturas, enfermedades, problemas, etc… en vez de levantarnos, nos sentamos, nos colocamos (y también a nuestros niños), ese casco aislante de la realidad, provocando nuestro propio sucio mental.

Pues cuando visualizas en el YouTube, ¿qué buscas?, en las Redes Sociales ¿qué visitas?, ¿qué hablas en el WhatsApp? o ¿cómo utilizas las tele?...

Yo te respondo, buscas caídas, cosas que te hagan reír, gente haciendo el payaso, buscas los vídeos morbosos, peleas, la mayoría de lo que escribes son tonterías, muchas fotos y gifs, demasiada pornografía, vídeos musicales de los todopoderosos artistas, cotilleo, ves programas escabrosos, o simplemente series de risa fácil y programas de la vida de gente que no te aportan nada, etc. Y aunque tú no lo creas, todo esto no genera una respuesta positiva en el cerebro, todo lo contrario, inhibe la estimulación de toda actividad eléctrica, y como si fuera un músculo, empieza a atrofiarse poco a poco, al no usarlo adecuadamente.

No te creas que cualquier cosa que hagas o que veas, hará ejercitar tu mente, de hecho, este capitalismo con todo lo que conlleva, nos está haciendo aún más tontos si cabe. Pero lo más grave de todo, es que no solo consentimos, sino que deseamos seguir con esta forma de vida y se la transmitimos a los niños (es más fácil darle la tableta al niño para que se quede callado, ¿no?)… luego dirás que la vida es una bazofia y que no tiene solución, ¡claro que no la tiene!, porque tú no quieres solucionar nada… - así esta montado el sistema - ¿verdad?, por eso, si sigues envenenando tu cabeza con todo esto, cállate la boca, cierra el pico y no molestes más a los que intentan trabajar por una sociedad avanzada.

Porque si uno rige su vida por el sentido común, ¿cómo puede dejarse morir mentalmente?... esto es muy serio, y una vez que te has suicidado de cabeza, habrás perdido todo lo que te quedaba de humano… ¿entiendes esto, o ya ni siquiera puedes razonar…?, me parece que eres solamente adulto por edad, pues tus actos son totalmente inmaduros. Tu estupidez rutinaria te ha dejado el cerebro seco, formateado, sin emisión, en una eterna carta de ajuste.

domingo, 16 de abril de 2017

La Síndone

Hace una semana que brilla la primera luna llena de la primavera y siete días después, hoy, es domingo de Pascua en donde millones de personas, celebran la resurrección de Jesucristo, el paso de la muerte a la vida. Sin duda el día más importante para la iglesia católica, en donde todo cobra sentido, pues si la muerte ha sido vencida, ya no hay nada que temer.

Cuando publiqué el artículo de la duda, si lo leéis, podéis ver que dejé entre interrogaciones, el que no hubiera pruebas científicas sobre la existencia de dios, y así es, por desgracia no las hay, por tanto, todo se queda en una creencia, pero nada más, no se le debe dar más importancia, que el respeto a una fe personal de cada uno, sin que influya en la vida político-social de nuestra sociedad, como por desgracia hace.

Sin embargo, hay una reliquia interesantísima y a la que la iglesia la mantiene un poco de lado, pues dice que no es necesaria para creer en dios. Mira por donde, para mí, es la única “prueba” que he encontrado, que podría confirmar la existencia de dios y un más allá. 

Esta reliquia es la Síndone, o para que todos lo entendáis, la sábana que cubrió a Jesucristo en el sepulcro, hasta su resurrección según los textos bíblicos, formándose una imagen de este hombre en el sudario. El estudio de esta sábana es enorme y aun se sigue trabajando sobre ella.

El sudario de Turín o Sábana Santa, como también se le llama, por estar en la catedral de San Juan Bautista en Turín, es una tela que mide cuatro metros y pico de largo por un metro y algo de ancho. Es una tela de lino, que se usaba para amortajar al muerto, y que cubría su cuerpo por delante y por detrás, por eso es tan larga, según el rito judío; más o menos se conoce gran parte del recorrido, de esta reliquia desde el siglo primero hasta nuestros días, no voy a explicarlo aquí porque me extendería mucho, pero os invito a informaros, pues es muy interesante.

¿Entonces qué hace tan especial a este sudario, que podría ser de cualquier muerto?, hasta el siglo diecinueve, se reconocía simplemente como la Sábana Santa por decreto de la iglesia, pero no se había estudiado nunca de una manera científica esta tela como tal, para poder corroborar su autenticidad. Fue en 1898 cuando Secondo Pia, un fotógrafo obtuvo el permiso para realizarle unas fotos, y cuál fue la sorpresa al revelarlas, que en los negativos la imagen del sudario, se veía mejor la figura humana, por lo que cayó en la cuenta que lo que estaba viendo era el positivo fotográfico, por tanto la sábana era de por si un negativo (ya sabéis, en los negativos, los claros-oscuros están invertidos), aquello no era normal.

Por tanto la tela empezó a despertar el interés y en 1988 se le práctico el método del carbono 14, y el resultado fue que databa en la edad media, eso fue un bombazo informativo, ¡la Sábana Santa es falsa!, incluso se le llegó a atribuir al genio Leonardo Da Vinci. Más adelante, se comprobó que hubo una serie de fallos, y que aparte una tela tan usada, tan tocada por tanta gente en miles de años, en lugares llenos de velas e inciensos, es imposible que se pudiera datar por este método, que realmente es efectivo en huesos, vasijas, etc. De hecho se comprobó con varias momias, que dieron como resultado que la tela que las envolvía era más viejas que la propia momia, algo absurdo; tanto es así, que el creador de este método, afirmó que se cometió un error en la datación del lino.

Esto abrió las puertas a una serie de científicos en su mayoría ateos, que aplicarían nuevas tecnologías para hundir a esta reliquia del todo, pero otra vez sorpresas por todos lados. Los estudios que se le hicieron autentificaban más la sábana, o arrojaban más misterio aun si cabe, a este lienzo.

Ya que la imagen que se ve, se observa mejor de lejos que de cerca, ¿cómo podría pintar alguien un lienzo desde varios metros de distancia con tanta exactitud?, a parte, en la edad media no se había inventado la fotografía, ¿cómo iba a pintar un lienzo en negativo, sin saber lo que era, para que siglos más tarde pudiera engañarnos a todos?. La imagen del hombre de la sábana, no está pintada, porque no tiene restos de ningún pigmento, ni trazabilidad alguna, el hombre no está formado de ninguna manera conocida, de hecho, no se ha podido reproducir en la actualidad el mismo dibujo en otro lienzo igual.

Mirándola al microscopio, solo algunas fibras de cada hilo están chamuscadas muy superficialmente, de manera que la única explicación para la formación de la imagen, sería una radiación muy potente y rapidísima, como si el cuerpo hubiera radiado desde el interior y hubiera desaparecido al instante.

Además el dibujo se formó en levitación del cuerpo, por la posición de los omóplatos, que están caídos hacía atrás, ¿a quién se le ocurriría en la edad media algo así?. Pero es que hay sangre en el lienzo y analizándola, se encontró que era del tipo AB, que es el más común entre los hebreos, y además se distinguen la sangre venosa y arterial, algo que no se descubrió hasta el siglo diecisiete.

Se encontraron granos de polen correspondientes a la época de la muerte de Jesús, la tela del lino estaba trenzada en espina de pez como lo hacían en aquella época, la imagen está llena de latigazos, el golpe en la cara, tiene la herida de la lanza, la corona de espinas y los clavos en las muñecas, la posición correcta, ya que para aguantar el peso del cuerpo el clavo debe estar en la muñeca y no en la mano, si se hubiera hecho en la edad media, las hubieran puesto en las manos, tal y como sale en las representaciones de la época. En la parte posterior se distingue en el cabello una cola, típica del enterramiento arameo de aquel tiempo, eso tampoco sale en las representaciones de los diversos siglos.

Hay muchísimas pruebas científicas, una impresionante es cuando la escanearon, y pudieron sacar una imagen en tres dimensiones del hombre de la sábana, pues las partes del cuerpo más pegadas a la tela, se quemaron más que las más alejadas, había diferencia entre la nariz y la cuenca de los ojos, algo inédito. Otra costumbre, es que con el tiempo se descubrió que a los difuntos se les colocaba unas monedas en los ojos, y mira por donde también aparecen en la sábana, y la acuñación está identificada con el emperador de la época del siglo primero.

Realmente es una tela fantástica, que ha sufrido incendios, que ha pasado de todo y que por más pruebas que se le hacen, solo reafirma lo que supuestamente es. Hoy en día con nuestra tecnología, es todavía imposible generar una imagen como la de la sábana, por tanto, eso dice mucho a su favor, quizás en un futuro sí, pero lo importante es la edad que tiene y la historia que cuenta sobre la muerte del hombre de la sábana, que coincide con los relatos evangélicos; pues solo se conoce por los textos y el derecho romano, una crucifixión como la de esta persona, pues fue muy inusual.

En resumen, es un tema que da para largo, podría escribir multitud de páginas sobre ello y aunque no se puede certificar al cien por cien que fue el sudario de Jesús (y lo que eso implica), si es verdad, que si habláramos de otro personaje histórico, como por ejemplo Cleopatra, hubiera sido suficiente la mitad de esos estudios, para decir que era el sudario de esta mujer, ¡PERO!, como reconocer que esta sábana es de Jesús de Nazaret, implica una resurrección por la formación de la imagen, vamos que resucitó (no que revivió), eso traería consecuencias demasiado fuertes a nivel mundial, por eso, nunca se le reconocerá como tal.

Para mí personalmente, es un tema fascinante, la única reliquia santa que considero digna de un estudio profundo. Yo estuve allí delante de ella, le hice muchas fotos, estaba muy oscuro, por eso la foto que acompaña a la publicación no tiene gran calidad, después de aclararla todo lo posible, y te puedo decir que comprobé al volver a casa, que era efectivamente un negativo fotográfico, por tanto, si esos estudios son verdaderos… quizás algún día se pueda confirmar lo que todos desearíamos; y lo digo yo, que estoy en contra de muchas de las cosas que hace la iglesia, sin creer en la existencia a día de hoy de dios.

Pero lo que importa es la búsqueda de la verdad, sea cual sea… y si este lienzo no es real, desde luego estamos ante la mejor falsificación montada en la historia del ser humano.

miércoles, 12 de abril de 2017

¿La ignorancia es la felicidad?

Antes sin internet, no teníamos las posibilidades que tenemos ahora, no solo para enterarnos de muchas cosas, sino que a través de las redes sociales se puede conocer la opinión de muchas personas, quizás no es garantía cien por cien, pues bastantes montan alrededor de su vida una mentira muy grande, dentro y fuera de la red. Pero para lo que estoy hablando me vale, pues aunque no son santo de mi devoción, visitando grupos diversos, y comunidades en las redes sociales, puedo hacer un perfil general, de cómo andan las cabezas ajenas.

Y últimamente me he paseado por la red para observar también lo que la gente publica, lo que comenta, la forma de decir las cosas y a lo que le dan importancia. También he observado, qué publicaciones mías, de mi perfil se ven más, y varias cosas así…

La verdad es que el resultado es catastrófico, la gran mayoría de las cabezas humanas están fatal, realmente enfermas y totalmente absorbidas por los medios de comunicación, el deporte, la política y la religión preferencialmente. Me quedo alucinado de cómo se lo creen todo, y sin saber, generan una serie de opiniones que desvirtúan aún más la publicación que ni siquiera se han leído en su totalidad, porque eso es otra, algunos opinan solo con lo que el título les inspire… yo alucino.

He visitado páginas donde el odio hacia todo lo que no sea como su pensamiento, es bestial, hasta el punto de amenazar y querer matarlos. Hace relativamente poco, con la publicación del autobús en contra de la transfobia, entré en páginas que deseaban la muerte de los homosexuales, porque dios decía que era una aberración; comentarios terribles, miles de ellos, una cascada de incongruencias, si tenemos en cuenta, el amor de dios que deberían de derrochar, según su fe. Una incultura impresionante, como por ejemplo, defender sin tener ni idea, las espeluznantes fechorías del señor Putin en Rusia; un hablar sin conocer, solo con la única respuesta, porque lo dice dios. Me recordaba totalmente a los tiempos de la inquisición, es absurdo de todas, todas; porque mira, si lo dice el papa, al menos es alguien al que se puede escuchar, pero dios… ¡si no sabemos si existe! y esta gente es tan lista, que hasta saben lo que quiere; amor con odio, una mezcla espeluznante… muy fuerte, de verdad. Una publicación compartida en Sudamérica más de dos millones de veces y con cerca de diez mil me gustas, con un pensamiento fuera de todo razonamiento y sin humanidad alguna hacia el otro.

Grupos en donde se pelean por distintos equipos de fútbol, hasta el rencor extremo, unos contra otros, como si tuviera que haber un vencedor forzoso, intentando quitar la razón a mordiscos si hiciera falta… me quedo blanco.

Unido a otras muchas páginas, de maltrato animal, de cosas tontas y superfluas en donde también se discute, me he dado cuenta realmente, que la raza humana a corto plazo no tiene solución y sinceramente, en ese momento, se me quitaron las ganas de seguir escribiendo en el blog; que pese a que es leído por mucha gente en el mundo y aunque partiéramos, de que todos estos fueran gente con cabeza, dispuestos a cambiar el mundo a mejor, la inmensa mayoría del planeta camina todavía en la incultura, la inconsciencia, la torpeza, el egoísmo y cerebros planos lobotomizados por la puñetera religión, la política y el dinero… esto es un caso perdido.

Y me preguntaba, ¿merece la pena seguir así?, ¿para qué luchar contra molinos de viento, si no se va a conseguir nada?, lo único que obtengo es un amargor en la garganta y en el corazón, mi salud se tambalea, después de tanto esfuerzo inútil. - Quizás la ignorancia es lo mejor -, me repetía para mí... volver a como era antes, alguien del montón, que ni se preocupaba por las personas, el medio ambiente, los animales, la sociedad o los jóvenes… ¿para qué intentar ser por ejemplo vegano, si siguen asesinando a tantos animales diariamente de una manera atroz?... si pongo en Facebook una publicación sobre el maltrato y nadie la quiere ver, no les apetece ver la realidad. Como me decía una compañera de mi trabajo, - yo no quiero verlo, ni pienso en esas cosas, así puedo seguir comiendo tranquila -.

“Joe”, ¿será cierto que la ignorancia es la felicidad?, aunque la realidad sea muy cruda, y exista tantos seres vivos sufriendo, necesitados de nuestra ayuda… me siento muy cansado de batallar, y cuando veo las vidas de estos inconscientes... aunque sean insulsas, son “felices”, o al menos no sufren por estas cosas, porque han decidido no saber nada, solo vivir como ellos quieran. Porque si haga que lo haga, o diga lo que diga, esto no cambia, ¿para qué padecer en balde, con los pocos años que estamos aquí?, ¿no?... no sé, una lógica aplastante me caía como una losa, con ganas de soltar lastre, retomar mi vida donde la dejé hace ya bastante años, con las responsabilidades justas y solo unas pocas preocupaciones. 

Y por momentos, pensándolo sentía tranquilidad, pues, ¿por qué he de llevar yo el sufrimiento que las personas no quieren asumir?, ¿es qué soy tonto?, a lo mejor lo soy, seguramente; vivir una existencia ignorante es para mí estúpido, pero vivir una vida tan preocupado es igual de ridículo, sobre todo cuando ves el tipo de ser humano que prevalece.

Te aseguro que así me quedaría, si no fuera, porque después, entendí que han existido personas anteriores a mí, que también han luchado, y no se han rendido; que yo gozo de ciertos derechos hoy en día porque otros, en su momento, sufriendo igual que yo, por esta masa de gente anormal, no tiraron la toalla y lo dieron todo. Como en una carrera, acepté voluntariamente el testigo, para que corriera y a su vez, cuando llegara mi momento, lo pasara a otros…

Por esto, no puedo desfallecer, tengo que seguir, buscar el equilibrio entre la lucha y saber hasta dónde puedo soportar, pues no soy un héroe, solo un simple hombre de pocas capacidades, y cada vez menos... según pasan los años.

Sigo decidido en centrarme en los jóvenes, yo he comprendido que no veré este cambio significativo, me moriré y los estúpidos seguirán dominando la tierra, pero quizás dentro de quince o veinte generaciones más, todo haya valido la pena y se reconozca nuestra lucha.

Para mí es un orgullo lo que me dijo mi sobrina el otro día, - tito, estamos leyendo tu libro en clase, y cada uno elige el capítulo que más le gusta y trabaja con él, exponiéndolo en clase… las profesoras están alucinadas y les encanta lo que estamos haciendo… -, ¡ah! bendita juventud, con las lágrimas saltadas os deseo que luchéis tanto como yo, y consigáis algún día ese ansiado mundo mejor para todos. 

Gracias sobrina, me has alegrado el día, preciosa… aún hay esperanza, ¡sigue adelante!.

domingo, 9 de abril de 2017

La caverna

Hay mucha gente que escucha la palabra filosofía y se pone a bostezar, como si fuera algo obsoleto, que les suena a añoso, pero la realidad es que si algo no morirá nunca mientras el hombre inteligente exista, es la filosofía, de ella podemos aprender grandes lecciones de vida. Ver como miles de años atrás, algunos de nuestros antepasados tenían un pensamiento asombroso; como es el caso de Platón (427-347 a. C.), que fue un filósofo griego discípulo de Sócrates y maestro de Aristóteles.

En el Libro VII de la República, Platón nos presenta el mito de la caverna, un relato impresionante que es totalmente genuino, también en nuestra época contemporánea. 

Este mito de la caverna, cuenta:

Imaginaos a unos hombres que desde niños fueron encadenados por el cuello y las piernas en una pared, para vivir en el fondo de una cueva, dando sus espaldas a la entrada de esta. 

Como están atados a este muro, no pueden girar la cabeza, su visión está limitada y por lo tanto, lo único que ven es la pared de la caverna y en ella unas sombras proyectadas de ciertas cosas.

Estos hombres encadenados consideran como verdad las sombras de los objetos que ven, debido a las circunstancias de su prisión; se hallan condenados a tomar únicamente por ciertas, todas y cada una de las sombras proyectadas, ya que no pueden conocer nada de lo que acontece a sus espaldas.

Al otro lado de la pared, sin posibilidad de comunicarse, hay una serie de personas que hablan entre ellas y portan una serie de objetos, que sobrepasan el muro que los separa, y junto a ellos una hoguera que proyecta las sombras de estos objetos en la pared del fondo. De manera que los hombres encadenados solo pueden ver unas sombras y oír unas voces, sin poder saber nada más.

Ahora, supongamos que uno de estos hombres encadenados es capaz de liberarse de sus ataduras y huye. Entonces podrá ver con sus propios ojos al otro lado del muro, a las otras personas y todos estos objetos; el camino a la salida es difícil, pues la gran hoguera que hay detrás le deslumbra. A base de acostumbrarse empieza a dirigirse hacia la entrada de la cueva, hasta que sale a la luz del día.

La luz del sol lo deslumbra, le produce ceguera momentánea y dolor, tapándose los ojos. Entonces esperó a que fuera de noche para irse acostumbrando a la tenue luz que reflejaba la luna, luego la luz del día al amanecer y, finalmente pudo adaptarse a la luz del sol, descubriendo la verdadera realidad. 

Este hombre se dio cuenta, de que había vivido engañado toda su vida, con las imágenes reflejadas en el fondo de la cueva, sintió pena por sus compañeros y regresa a la caverna diciendo que las únicas cosas que han visto hasta ese momento son sombras y apariencias, que el mundo real les espera en el exterior; ellos le toman por loco y se resignan a creer en otra realidad, estos solamente creen en la realidad de las sombras que se reflejan en el fondo de la caverna. El motivo de la burla, sería afirmar que sus ojos se han estropeado al verse ahora cegado por el paso de la claridad del sol a la oscuridad de la cueva. Cuando este prisionero intenta desatar y hacer subir a sus antiguos compañeros hacia la luz, Platón nos dice que éstos son capaces de matarlo y que efectivamente lo harán cuando tengan la oportunidad… 

Un relato sensacional, que seguro muchos de vosotros, os habéis podido sentir identificados con esta naturaleza del hombre, que sigue estando aún vigente en nuestros días.

Tantas personas engañadas, millones de ellas, obligadas a ver unas tristes sombras de la realidad, a creerse lo que oyen y viviendo una vida con una cadenas invisibles para ellos, una prisión para su mente; estafados por todos estos hombres que hablan y portan estos objetos, que representan a nuestros políticos, las religiones, los medios de comunicación, los bancos y ricos, las empresas multinacionales, etc., que envenenan las mentes de todos, con una verdad distorsionada de la realidad, para el antojo, el capricho y su sed de poder.

Pero he aquí, que también hay personas, que logran desatarse en un momento concreto de su vida, su curiosidad y las ganas de saber la verdad, le hacen escalar este muro, porque llevan mucho tiempo, disconformes con lo que viven, entienden que algo no encaja en este mundo. Entonces, ve a todos estos porteadores, a estos charlatanes y mentirosos; detrás de ellos, la hoguera que representa el conocimiento, y que estos, usan en su propio beneficio, para engañar a los demás.

En este proceso, las personas que han llegado hasta aquí, quedan cegados por esta consciencia, y poco a poco, empiezan a entender dónde estaban, y lo que han hecho con ellos durante tantos años, sintiendo una enorme frustración y rechazo ante lo que sus propios ojos están viendo.

Pero después, el que llega a asimilar la mentira de su vida, busca una salida, sabe que esa no puede ser la realidad auténtica, y desea enormemente encontrar soluciones a todo esto, anhela entender de una vez, que hay detrás del telón que habían puesto ante sus ojos.

Y empieza a dirigirse hacia la entrada de la caverna, mientras sigue deslumbrado y asimilando conceptos, sufrimientos y los grandes errores de la historia, de la suya propia. Hasta que por fin, al llegar a la superficie, puede ver en el pozo en el que estaba metido, y entender lo que es la vida de verdad, la importancia de todas las cosas y sobre todo las soluciones, que harían de este mundo, un lugar más digno y mejor para todos.

Resulta que con esta sabiduría y alegría, vuelves a la caverna para contar lo que has aprendido, pero no te van a echar cuenta, irán por ti, pues no van permitir que cambies su estilo de vida. A partir de ese momento te has convertido en una amenaza para todos ellos y serás apartado de la sociedad, tú mism@ no podrás volver a formar parte de ellos, sus actividades, sus rutinas, ya no son de tu agrado, porque sabes que todo eso es mentira y genera un gran sufrimiento.

Llegados a este punto, puedes enfriarte y camuflarte entre una sociedad del mundo, que nunca te aceptará, o todo lo contrario, seguir luchando, unirte a otros como tú, para impedir que encadenen a más gente, a los jóvenes, para cortar de raíz la gran mentira de la caverna. Y aunque es tremendamente difícil, la buena noticia es que cada vez, somos más los que descubrimos la realidad y la propagamos, generando la duda y el despertar de los demás.

Llegará el día, en que seremos suficientes, para provocar el cambio, con nuestro actuar diario, por eso, si te sientes identificad@ con el maravilloso mito de la caverna de Platón, no desesperes, la ayuda está en camino, tanto si estás encadenado, como si ya fuiste liberado. No será fácil, será un camino muy duro, pero te garantizo una cosa, tendrás lo más grande de esta vida, la ansiada libertad. ¡Despierta!.

miércoles, 5 de abril de 2017

Crisis

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos; la creatividad nace de la angustia, como el día nace de la noche oscura.

Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a si mismo sin quedar superado. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas, que a las soluciones; la verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos; es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro y acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.”

Este texto pertenece a alguien muy importante, que tenía muy claro, de donde surge la verdadera capacidad del hombre para desarrollar todo su potencial. Está claro que nuestra especie siempre tiende al conformismo, a la linealidad, una rutina diaria que nos va pudriendo poco a poco, pues llegamos a aceptar todo lo que ocurre en nuestro entorno como algo normal.

Perdemos toda sensibilidad, y realmente parece que dejamos de ser humanos, de vivir la vida y ceder ante la idea de superar tantos retos, que esta nos pone cada día. Por eso, es en la crisis personal o en una crisis de sociedad, donde el hombre se pone las pilas, para buscar nuevas soluciones a los problemas; cuando el sufrimiento llega, cuando nos acorrala el peligro y sentimos como la adrenalina recorre nuestro cuerpo, acelerando el corazón, entonces todo vuelve activarse, y los mecanismos del reloj, empiezan a moverse; en ese momento, el hombre crece y se hace más fuerte.

Es como las aguas de un río que se estancan, conforme vaya pasando el tiempo, la materia orgánica se pudrirá, multitud de bacterias y microorganismos surgirán para consumir su oxígeno, acabando con la vida más compleja, crecerán algas que enturbiarán el agua y al final, toda vida se habrá extinguido en ese agua estancada. Pero si quitas el atasco que impedía al agua correr, esta se irá renovando, y conforme pase el tiempo la vida aparecerá más fuerte y vigorosa que antes.

Esto mismo ocurre en nuestra sociedad, en nuestra existencia personal, hay momentos, donde aparecen contrariedades y obstáculos que nos hacen sufrir, entonces surge la crisis. Ante esta situación tenemos dos maneras de afrontarlo, la primera, no hacer nada, que es lo más “cómodo” y aguantar todo lo que se pueda, soportando innecesariamente los múltiples sufrimientos que vengan; o bien, ponerse en marcha e intentar mejorar y cambiar los problemas que tenemos en el horizonte. Podrás equivocarte varias veces, pero lo importante es moverse y no apoltronarse, lamentándote de lo desgraciad@ que eres.

Pero sin duda, lo más penoso de todo, es ver como cada día, las personas dejan de luchar e invertir este proceso de crisis, sentir como cae la sociedad en el desánimo y se acostumbran a ver con unas gafas, en donde aceptan que esta perturbación de la realidad, no tiene remedio y es mejor abandonarse ante el cruel destino. Como les pasa a personas muy ancianas, que al perder las ganas de vivir, se dejan apagar tumbados en una cama, hasta que al final su cuerpo fallece, por culpa de este pensamiento envenenado.

Siempre intentamos desechar los momentos malos, y quedarnos con los buenos, pero debemos entender que son un todo, y son necesarios los dos. Y con una mirada positiva saber leer entre líneas, para comprender que dentro de lo malo, hay una oportunidad de ser mejores y corregir los errores, que tantas veces cometemos.

Te digo esto, siendo consciente de que yo no soy nadie importante, ni gran cosa, pero la persona del texto con el empezaba esta publicación, se llamaba Albert Einstein, un genio, una de las mentes más prodigiosas que ha tenido la raza humana. Él supo ver que el punto débil del hombre, puede transformarse en su arma más fuerte, para llegar a ser capaz de hacer cosas impresionantes, como las que este señor hizo en vida.

No te acobardes nunca frente al sufrimiento, que el miedo no te paralice, más bien úsalo para coger carrerilla y atravesar esa cortina de humo, que no te deja seguir con tu historia hacia adelante.

Recuerda que en esta vida hay que “morir” varias veces para después renacer; y las crisis, aunque atemorizan, nos sirven para cancelar una época e inaugurar otra, así pasar una nueva página en tu existencia, donde cada vez seas más adulto, más responsable y consecuente con tus actos… ¡Ánimo, sigue adelante!.


domingo, 2 de abril de 2017

Lo esencial es invisible para tus ojos

Es cierto que estamos hechos de materia, que vivimos en un mundo donde poseemos unos sentidos para poder distinguir las formas, los colores, los sabores, etc. Y que sin duda, lo tangible es por lo que nos podemos guiar, es nuestra vida, nuestro día a día, la materia, lo material, agregados de átomos que conforman los cuerpos, las formas y sus cualidades.

Por eso pertenecemos al planeta tierra, somos terrenales y como es natural nuestra sociedad se mueve en torno a esto, desde los antiguos trueques, hasta nuestras monedas, desde el agua que bebemos, hasta el abrigo con el que nos protegemos del frío… por tanto, es absurdo, querer separar estas cosas del ser humano, pues básicamente es lo que somos y las necesitamos.

Sin embargo, hay muchas cosas que a priori se escapan a lo material, como el pensamiento, las emociones, que aunque se pueda analizar, como una serie de compuestos químicos que reaccionan en nuestro cuerpo, parece que atraviesan la frontera de lo material, pues puede ser indetectable para nuestro sentidos, desde fuera. Nadie ha sido capaz todavía de situar físicamente la consciencia del ser humano en nuestro cerebro, la capacidad de imaginar, crear e inventar; volar mentalmente e incluso tener cualidades precognoscentes o presentimientos sobre cosas que pasarán más adelante (incluso a lo mejor, esto también pueden ser algo físico, como una habilidad no conocida por nosotros y desarrollada por pocos).

De todas maneras, no quiero referirme a esto precisamente, esta claro que todo es materia, energía y vibración en su estado más elemental; si nos fijamos en el cosmos, la mayoría de lo que hay en él, no podemos verlo, no sabemos si existe o no. Por eso, en su estudio aplicamos distintas longitudes de onda como los rayos x, gamma, infrarrojos, y de repente, empiezan a aparecer “cosas nuevas” en nuestro entorno, en el universo, que no éramos capaces de ver o conocer.

Así, dejando atrás este tema de la física en su cuestión más pura, en nuestra vida cotidiana también pasa lo mismo, ¡hay tantas cosas que se nos pasan por alto!, andamos siempre buscando el sentido de la vida, para ello, no dejamos de hacer tantas cosas diferentes, viajamos, compramos, trabajamos, queremos estar bien informados, siempre atentos a lo último que sale de no sé qué tema… buscando una felicidad utópica, como si eso nos fuera a dar la vida eterna… tanteamos, escudriñamos nuestra vida presente, cada día, pero no somos capaces de ver la realidad, es como si le pones a un ciego cualquier objeto que no pueda detectar, con alguno de sus otros sentidos, nunca sabrá que está ahí, y para él jamás existió.

Sabemos de sobra lo que es esencial a nuestras vidas, de una manera más material, como es alimentar a nuestro cuerpo, cubrir nuestro aseo, protegerlo de las inclemencias del tiempo y de las enfermedades, ya está. Luego viene la parte emocional, en donde lo esencial sería tener al menos algunas relaciones sociales y/o sexuales, un equilibrio anímico bueno y desarrollar ciertas capacidades intelectuales que nos aporten un cierto reto en nuestra vida.

Así a grandes rasgos esto sería lo esencial en el ser humano, está muy bien ¡y que difícil es conseguirlo a veces!, ¿verdad?. Pero el hombre siempre lo complica todo, constantemente a su máxima expresión, el agobio por saber que algún día se morirá, le hace montar una realidad ficticia, con normas y prejuicios, para... ¿despistar ese fatídico día, tal vez?. 

No siempre hay que estar aprovechando cada minuto de nuestro tiempo, vamos como máquinas por la vida y no lo somos, por eso es necesario, muchas veces pararse y no hacer nada, quedarse quieto para contemplar lo que es esencial en este mundo y que es invisible a nuestros ojos.

Hazte a la idea que el ser humano con su inteligencia, no está hecho para vivir esclavizado, tenemos planificado el día entero, pero el de mañana también, y ni siquiera sabemos si llegaremos a respirar la próxima jornada. Si eres capaz de entender esto, te darás cuenta, del disparate que estás haciendo con tu vida, la desperdicias a cada latido de tu corazón, a cada respiración o pestañeo de tus ojos.

Date cuenta de lo esencial, que no es ir como un burro cargado con la vida a todos lados, ¡eso no es vivir!, te pareces a los tres personajes del Mago de Oz, una máquina oxidada, cansada de tanto estrés y que anhela un corazón para sentir, un espantapájaros que no puede tomar las decisiones importantes de esta vida, porque carece de cerebro y un león cobarde, que desea tener la valentía para cambiar de vida, para dar un golpe en la mesa, y actuar como lo haría un verdadero adulto, ¿verdad?.

Y cuando tengas dudas de lo que es lo esencial, puedes recordar fácilmente, solo tienes que preguntarle a un niño, él te mostrará como en el principito, la verdadera realidad… Tú vives para amar, para ayudar, para disfrutar, consolar y mejorar tu entorno en general, ¡eso es lo esencial!, no lo olvides nunca, todo lo demás es una farsa, una burda mentira creada por los ricos y políticos, por esta sociedad superficial para manipularte. 

Pero has sido tan tont@, que te lo has creído, la tristeza y la desesperación han vuelto a aparecer, para borrar de tus ojos lo que realmente es esencial. Por eso, amig@ que nadie te engañe, toma siempre las riendas de tu vida y ten visible, lo que se te hace oculto cada día. Sonríe cada en cada momento, en cada lugar... siempre.

Este es el mayor secreto de la vida, según le decía el zorro al pequeño principito, solo con el corazón se puede ver lo esencial, y esto no es un simple cuento, es la maravillosa realidad, mira la belleza que hay en ella. Atrévete a entrar en lo velado, para descubrir la verdad, no tengas miedo, a veces para llegar a la luz y ser feliz, hay que arriesgar en la oscuridad…

AMA Y NO DEJES DE HACERLO NUNCA ...