miércoles, 30 de noviembre de 2016

Adulto

¿Qué se te viene a la cabeza cuando piensas en la palabra adulto?, porque supuestamente a mí se me viene a la mente, pues un organismo, en nuestro caso un hombre o una mujer, que ha alcanzado su pleno desarrollo orgánico, llegando a tener la capacidad de reproducirse. Pero claro, a parte hay otra serie de connotaciones, que van más allá de lo biológico puramente dicho, y que están asociadas a aspectos sociales y jurídicos.

Un chico, por el mero hecho de cumplir la mayoría de edad, no se le puede considerar adulto, pues aunque se ha desarrollado orgánicamente en su plenitud de manera casi completa, e incluso por haber adquirido una serie de derechos y obligaciones, no podemos en un primer momento especificarlo como un adulto, ya que hay que valorar otros aspectos importantes.

Entonces, ¿qué es lo que define a esta palabra?, pues más bien, aparte del tema biológico, es el comportamiento, la educación, la capacidad de resolución de los problemas, el desarrollo ético y moral, equilibrio emocional, la sociabilidad, la responsabilidad, la salud mental, relaciones laborales, compromiso, relación de pareja, etc.

Todas estas cosas están muy bien, y todas tienen que ver con ser adulto, pero también es muy relativo, pues no hay estándares marcados, solo una serie de normas amplias de lo prohibido jurídicamente, y luego uno puede moverse en estas variables dependiendo de muchos factores, como el lugar donde ha nacido, el año, la familia, los amigos, tipo de gobierno, etc., que definirán la personalidad del ser humano.

Pero, yo a esto de ser adulto le veo unas connotaciones aún más grandes, más extensas y a la vez más simples. Porque por ejemplo, si tomamos la figura de un adulto modelo, hablaríamos de una persona mayor de edad, con un trabajo estable, casado, con hijos, que paga sus impuestos, con salud, emocionalmente estable y tal. ¿Sin embargo, creéis qué eso es suficiente para llamarse adulto?, para todas estas cosas hace falta un compromiso, pues son responsabilidades, y los niños es de las más importantes, ¿verdad?.

Si eso es así, hay muchísimas personas, hombres y mujeres que cumplen los requisitos para llamarse adultos, pues digamos que casi todos los calificativos que entran en esta palabra, describen la positividad, la bondad, el equilibrio, la justicia, la ética, etc., que a su vez llevaría a una buena relación con los demás, creciendo aún más en estos valores... todo como muy bonito… emm, pues cuando yo veo el mundo de los mayores, no se corresponden estas cosas con lo que veo; porque la sociedad conformada por nosotros los adultos es una puñetera mierda (y perdón por la expresión), pero esa es la realidad.

Lo que es el conjunto, la sociedad como tal, es un desastre, no, mejor dicho, es una tragedia, y este desengaño lo sufrimos todos, cuando pasamos a este estado de madurez; dándonos cuenta lo mal que actuamos los unos con los otros, y que todo lo que tus padres te han dicho y enseñado, pues no se cumple. Y resulta que hasta un niño se pregunta, qué tendrá que ver el mundo de los adultos, con algo bueno, con los valores que les enseñan…

¿De verdad ves el mundo de los adultos como algo serio?, ¿realmente te lo tomas con la importancia que se merece?, ¿crees qué por llevar traje y corbata o tener dinero en el bolsillo, te convierte eso en alguien realmente digno de llamarse así?, ¿cómo puede un adulto cometer las barbaridades que hace cada día?, ¿cómo podemos permitir el abandono y la muerte de millones de niños y mayores en tierra de forma diaria?, ¿maltratar de esta manera a los animales y contaminar el planeta, devastándolo todo?, eso es lo que ven nuestros pequeños, ¿te parece qué esto es de adultos?, ¿te consideras un adulto entonces?. Quizás, es que ser adulto para la mayoría, no es más que el poder de hacer lo que le da la gana, sin tener que dar explicaciones, ni comprometerse con nada; vivir la vida a toda potencia que es cortita, sin mirar a los demás... claro, por eso el mundo está como está... pero yo no creo que eso sea ser adulto, eso es otra cosa muy distinta.

Para mí, lo que define y le da sentido a la palabra adulto, es la RESPONSABILIDAD y el AMOR con mayúsculas; pues no es una responsabilidad egoísta e interesada, va mucho más allá de la pareja, de cuidar a un familiar o a los hijos, imaginaos del nivel que os estoy hablando. Pues para llegar a ella, hace falta tener un verdadero conocimiento de la realidad, saber de nuestras posibilidades y limitaciones, de entender y asumir el compromiso tan importante que tenemos en este mundo, no solo con tu familia, sino con todos los demás, con todos los seres vivos, ¿lo comprendes?. No dividir, y dejar de lado, lo que no te interesa; es todo lo contrario, es afrontar los miedos, llegar a lo desconocido, tocar el sufrimiento de los demás y transformarlo de raíz para darle solución… Responsabilidad y compromiso, sentir todo como tuyo, sin serlo.

Claro está, esto tiene que estar apoyado en el amor, pues no se puede hacer nada sin él, un amor también inmenso y verdadero hacia todo lo que ves, todo lo que sientes, ante todos los seres vivos que te rodean, que sacarán de ti la compasión, la caridad, el amparo, la ternura y el cariño, que anidan en el corazón del hombre.

Esto es lo que le da nombre, y puntualiza la madurez verdadera, lo que es ser un ADULTO, pues cuando pones en práctica esto, se experimenta una alegría infinita y una libertad tan grande, que si la sociedad, la pusiera en práctica y estuviera llena de estos adultos, no habría límites, todo sería posible, pues la fusión de una humanidad basada en estas dos premisas, revolucionaria no solo nuestro planeta, sino todo el universo, ese que tenemos olvidado y que parece que no existe.

Por eso, hay tanta gente que viendo el mundo de los adultos, no quiere entrar en él, a mí personalmente, me da verdadera vergüenza pertenecer a este grupo de humanos que nos hacemos llamar adultos. Porque al igual que otros, he entendido lo que significa esta palabra, porque todos los días intento poner en práctica lo que antes citaba, pero es complicado nadar ante un mundo de personas supuestamente adultas; yo los llamaría mejor gente cobarde e hipócrita, que tienen anulada su capacidad intelectual y que con su actuar egoísta lo revientan todo, nada les importa y como si fueran virus, arrasan con todo, porque se creen con el derecho de hacerlo.

Te voy a decir una cosa, tú y yo no somos adultos, te pongas como te pongas, solo somos un proyecto de ello, tanto es así, que los niños, son mucho más adultos que nosotros. Pero los ahogamos y les obligamos a cambiar, transformándolos en los mismos especímenes, que sus mayores, matando la semilla de cambio en nuestros pequeños y condenando al mundo a otra generación igualita que la anterior.

Así está todo, así te comportas, ¿cuánto tiempo seguirás igual?, ¿cuándo cambiarás tu patética forma de ser, para llegar a ser un verdadero adulto?... mientras tanto el planeta se cae a cachos, la gente y los seres vivos en general sufren tu incapacidad para amar y ser responsables con todos ellos.

Recuerda esto, en nosotros comienza a manifestarse la madurez, cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás, que por nosotros mismos…

domingo, 27 de noviembre de 2016

Homofobia

Hace poco tiempo estuve viendo un programa documental sobre la homofobia y la verdad es que me pareció un tema necesario y muy interesante para hablar de él. La verdad es que me asombra como estando en el año 2016 todavía se consiente, que miles de personas sigan muriendo por su inclinación sexual; es de vergüenza, que un grupo de personas sean capaces de infringir tanto sufrimiento a una cantidad inmensa de hombres y mujeres en este mundo.

En más de la mitad del mundo, la homosexualidad está prohibida, perseguida e incluso con cárcel y pena de muerte, ¡esto es un barbaridad, una aberración del ser humano!. Como referente más evolucionado sobre una legislación que protege e “iguala” las relaciones homosexuales, están los países occidentales desarrollados, liderados por Alemania, Francia, España, Canadá y Reino unido, etc. Luego, en un nivel más bajo, le siguen una serie de países que están avanzando también en muy buena dirección, en el tema de legalidad e igualdad, pero que aún les queda bastante camino, esto es en América latina como Chile, Argentina, México, Brasil, etc. Y después nos encontramos con una gran cantidad de países orientales, África, países musulmanes, Rusia e India en donde nacer homosexual es una enfermedad, una desgracia, un castigo o una deshonra. 

Este gráfico describe muy bien la situación mundial sobre el trato a los homosexuales:


Leyes sobre la homosexualidad en el mundo

Comportamiento homosexual legal
     Matrimonio homosexual
     Uniones civiles
     Sin uniones civiles
     Reconocimiento de matrimonios homosexuales realizados en otros países

Comportamiento homosexual ilegal/restringido

     Restricciones a la libertad de expresión y asociación
     Penalidad de jure, mas no aplicada de facto.
     Pena de cárcel
     Cadena perpetua
     Pena de muerte

Es indignante que en países como Rusia, y en este caso con el presidente Vladímir Putin, haya promulgado una serie de leyes discriminatorias y aberrantes contra los homosexuales, incitando a su persecución y al odio, igual que este personaje, Timur Bulatov, una escoria que se dedica a perseguir homosexuales que trabajan como profesores, dando clases en los colegios e institutos, amenazándolos y consiguiendo que pierdan su empleo; este hombre es una bazofia, al igual que el presidente Putin, y no será la primera vez, que estos personajes con un odio tan irracional, que no tiene sentido, es porque simplemente pueden ser también homosexuales reprimidos, que se odian tanto, se tienen tanto asco, que realizando este tipo de atrocidades, parecen calmar la sed de sus inclinaciones. Basura y despojo son todos los que persiguen con odio a estas personas, prohibiéndoles vivir con normalidad y tranquilidad, como cualquier otra persona heterosexual.

En la Alemania nazi, encarcelaban a los homosexuales en campos de concentración, a los judíos les colocaban un distintivo para marcarlos como al ganado, con un triángulo rosa, para incluso experimentar con ellos y buscar una cura para su enfermedad, ¡aterrador!.

Aquí mismamente en España, hasta 1979 no llegamos a liberarnos de la ley de vagos y maleantes, que a diferencia de lo que la gente piensa no fue creada por el tirano Franco, sino que fue aprobada en la Segunda República en 1933 (toma ya, para que alguno también hablen bien de la República Española), en donde se igualaba a los homosexuales con los ladrones, rufianes, proxenetas, etc., con pena de cárcel (dos cárceles destinadas a esto, Badajoz para los pasivos y Huelva para los activos), esto es para llorar, además de otras muchas barbaridades, que quedarán en las sombras de la historia. Me avergüenzo de toda esa época de mi país, desde los republicanos (izquierda), hasta el nacionalcatolicismo de Franco (derecha), y muchos años después hasta su entera derogación.

Por supuesto, la gran parte de esta culpa la tienen las religiones, como la Católica, los Protestantes, la Ortodoxa, la Musulmana (con esa odiosa Sharia, que siembra de terror los corazones de millones de hombres y mujeres, y no solo en el tema homosexual), por supuesto la Judía, la Hindú, hasta llegar a cantidad de sectas repletas de cerebros enfermos.

Como siempre, estas están aliadas con los gobiernos, y llegan a acuerdos para perseguir, acosar y matar a estas personas, que tienen el mismo derecho que los demás, a expresarse libremente en su vida y con quién quieran, como cualquier otra persona más.

Yo me pregunto, ¿quiénes son estas religiones para decidir lo que está bien o está mal?, ¿para envenenar la mente de la sociedad, diciendo quiénes son merecedores de ser ciudadanos de primera y quiénes serán encasillados como bazofia, gente viciosa y pervertida?. Son verdaderos asesinos, que con ese pensamiento y esa doctrina más que rancia, van apuntando como los nazis... ¡fuego a discreción!. Incitando odio y repulsa entre sus fieles, mirándolos por encima del hombro y maltratándolos, rompiendo familias y reventando hogares. Los mismos que encubren los casos de pederastia y otras atrocidades.

¿Este es el amor de Dios?, ¡venga hombre, no me cuentes más tonterías!, es ya más que sabido que la homosexualidad, no está producido por traumas con los padres, abusos y demás. La tendencia sexual se origina desde el seno materno, y tiene que ver con la cantidad de hormonas masculinas o femeninas, que ha recibido el niño o la niña durante la gestación, ¡vamos a dejar ya las cosas claritas de una vez!, ¡que ya está bien de tanta mentira e hipocresía!. Millones de personas que han puesto la confianza en religiones y “psicólogos”, que prometen curar este “problema”, verdaderos estafadores, que son capaces de reventar vidas, a cambio de asqueroso dinero.

Estudiando este tema, me acordé que antiguamente, hace miles de años, la figura del primogénito, que era el primer descendiente varón, tal como cita por ejemplo la biblia; se convertía en el heredero de todo, llevando el peso y la carga de las familias, ganados ,etc. Por tanto, no tener un primogénito, era lo peor que le podía ocurrir a un hombre, al igual que su primer hijo no tuviera descendencia (y numerosa, ya que la esperanza de vida era muy corta), pues significaría que todo se acabaría ahí; por eso, no se podía permitir que un hombre fuera homosexual, pues echaría a perder la familia, los bienes y todo, de ahí que tuviera que castigarse, y reforzarlo con la figura del pecado, confirmado siempre con un ente divino. En aquellos tiempos un hijo homosexual sobre todo, era lo peor que le podía ocurrir a una familia, era la desgracia que traería el fin a la casa donde estuviera. Algo que podría ser “comprensible”, para aquellos tiempos tan duros y difíciles; pienso en ello… pobres personas que le tocaron vivir en aquella época, una lástima.

Pero los tiempos han cambiado, y ya la población mundial es enorme, y en los países occidentales la herencia no recae solo en el primogénito, sino que se reparte a iguales. Esta mentalidad que sigue muy arraigada en muchas culturas orientales entre otras, ya no tienen sentido; pero se sigue actuando de la misma forma, por culpa de las religiones y estados; pues no cambia nada, no dejan que se produzca una apertura mental y lógica de la vida, como ocurre también por ejemplo, con el tema de no poder comer cerdo, en su momento tuvo su sentido por las enfermedades que transmitía, pero que a estas alturas, con el control sanitario que hay, siga la prohibición, es totalmente ridículo.

La propia organización mundial de la salud, no reconoció hasta 1990 la homosexualidad como normal, tacharla de las enfermedades y trastornos psiquiátricos, después de una gran batalla por parte de asociaciones y especialistas médicos, que lograron destruir esta imagen, que la religión con la ayuda de la política, incrustó en la mente de las personas.

No solamente hablamos de la homosexualidad, podemos hablar de una amplia gama, como la intersexualidad, comúnmente conocida como el hermafroditismo, otra gran desconocida, por la que muchas personas sufren un rechazo, o la transexualidad, entre otras. Como dije antes, debéis entender, que esto es algo que tiene que ver con las hormonas en el embarazo y con los cromosomas X e Y; no por eso, es algo anormal, pues además se da con bastante frecuencia, y son personas como cualquiera, que viven una vida normal y plenamente satisfactoria, nuestra deber es hacerles sentir integrados en la sociedad, como cabría de esperar de seres civilizados. No mirar de reojo como si fueran bichos raros o llegar incluso a agredirles, ¿quién te crees que eres?.

No me quiero extender mucho más, yo puedo entender que ciertas relaciones puedan resultarles incomodas a algunas personas, como a mí me puede resultar incomodas otras cosas, pero ante todo está el respeto a la libertad y la tolerancia hacia todo tipo de personas y culturas, siempre cuando sean voluntarias y no se dañe la integridad física de nadie.

Hay unos estereotipos muy marcados sobre los homosexuales, como que les gusta llevar ropa de mujer, que tienen mucha pluma, son afeminados o son muy promíscuos, por favor, eso no es cierto, no todos son así, hay de todo en esta vida, en todas las inclinaciones; pero, y hasta los que son de esta manera, ¿a quién le importa como sea cada uno?.

Realmente aún queda mucho camino por andar, quedan prejuicios que poco a poco se van eliminando, pero recordemos siempre, que hay personas que piden refugio político por su condición sexual, porque en su país los matan. ¡Esto es algo tremendo y demencial!.

Desde aquí doy ánimo a todos los homosexuales, lesbianas, etc., a que no tengan miedo, en especial a los más jóvenes, sed libres, luchad por una vida plena y no os dejéis llevar por las corrientes político-religiosas, olvidaos de ellas, porque al final tendrán su propio castigo. No os asustéis por el que dirán, no viváis la vida que quieren vuestros familiares, sed vosotros mismos, no os encarceléis, no os escondáis, sed valientes y vivid vuestra sexualidad con normalidad. Que no os asusten con una condena divina, y si en vuestro lugar, en vuestro país, no podéis ser libres, salid de allí y no volváis nunca más; hay mucha gente que os recibirá con los brazos abiertos, gente con una mente abierta, que entiende que el amor es lo único importante en este mundo. Rodearos de personas que merezcan la pena y sepan valoraros como seres humanos, iguales todos en derechos y obligaciones.

Y a todos los demás, los que condenáis la homosexualidad, os invito a dejar ya ese pensamiento rancio y maligno, propio de seres involucionados, pues tú no eres nadie para juzgar al otro, o decirle que tipo de vida debe llevar, ¿te imaginas qué siendo heterosexual, te obligaran a ser homosexual?, ¿ a qué no tiene sentido?. Pues deja de sentir odio o pena por ellos, y más bien siéntela por ti, que no eres capaz de aceptar la diversidad de la naturaleza, su gran variedad, la mayor riqueza que puede haber y no digas más “que va contra natura”, todo lo que hay en la naturaleza es natural; quizás seas tú el antinatural, que quieres obligar a algo que es intrínseco a la vida, realmente… tienes un problema amig@ y de los gordos. Si no entiendes esto… te asemejas bastante a los nazis que humillaban y mataban a estas maravillosas personas… no seas así, libera tu mente y descubre la inmensidad del amor para pasar página... extermina la homofobia de tu vida, eso debería haberse quedado ya en el pasado de la vergüenza... No construyas más muros... ¡Qué ya está bien!.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Retraso mental

Lo lógico y lo natural en la vida de cada ser vivo, y en especial en la del ser humano, es que con la experiencia ganada con el paso de los años, se produce una mejora del individuo, una evolución mental, que lo convierte en un ser más efectivo y eficaz para desenvolverse en la vida y poder mejorar.

Por eso, en nuestro caso, que es el más evidente, no morimos cuando la juventud nos abandona y dejamos de ser fértiles o productivos, sino que seguimos durante bastantes años más, siendo útiles para la vida en general, pues si no fuera así, te aseguro que ese reloj que se activa para envejecer, nos haría caer rápido en la tierra sin retorno, pues lo que no es útil para la biología, es descartado raudo y veloz por ella. Sin embargo, los individuos que se acercan a la ancianidad y los de la tercera edad, están repletos de experiencia y por tanto son muy valiosos para la continuidad en la vida, de nuestra especie, pues guían los pasos de los más jóvenes en sus etapas de aprendizaje; y nunca dejamos de aprender, ¿verdad?.

Obviamente cuando uno aprende, que algo es negativo o perjudicial para su vida o para un colectivo, tenderá a no repetir esa experiencia, a evitarla y construir las barreras necesarias para alejarse de ese peligro o situación no aconsejable; de manera, que en el pasar de los años, y con un número tan elevado de personas existentes, lo lógico es avanzar hacia adelante, mejorando cada día y llegando a una sociedad más equilibrada, experimentada y justa.

Si esto fuera así, la sociedad a día de hoy, debería ser casi todo lo contrario de lo que es ahora, y por supuesto, tendríamos tal conocimiento y poder, que seguramente ya habríamos dominado todo nuestro potencial y los secretos del universo, no lo serían tanto, porque actuaríamos como una mente colmena.

Pero curiosamente esto, en nuestro caso, no es así, de hecho muchas personas, no por saber que algo les va a afectar negativamente o es malo, dejan de hacerlo, como por ejemplo drogarse o robar. Son mentes totalmente atascadas en una serie de problemas internos, que varían desde una depresión, o patología, pasando por una educación nula o son simplemente egoístas y oportunistas.

Afortunadamente no todos son así, existe el polo opuesto también; precisamente como hay de todo en este mundo, esta caótica situación, se asemeja a un mar con muchas corrientes, que chocan unas con otras, y al final, no se va para ningún lado, o te desvía de la ruta prevista e idónea que debería marcarse el hombre.

Lo que si observo, por desgracia, es que conforme hay una parte de la sociedad, como la tecnología y otras ciencias que avanza hacia esa mejora antes dicha, la mayoría de la tarta que conformamos en este mundo, estamos retrocediendo. Cambiar es normal, la humanidad, como todo en el planeta, se mueve, y siempre las generaciones separadas por lustros, son y se comportan de manera de distinta, para bien y para mal.

El retroceso mental del que hablo, es debido a muchos factores, sobre todo por la educación. Esta, desde hace ya un tiempo, no está siendo bien utilizada, pues no solo es que los padres o educadores no tengan los momentos necesarios para dedicar, el tiempo debido a los jóvenes, ni que las reformas educativas, como en este país, que van a peor, la deteriore íntegramente. Es que a esto hay que añadirle, que existe una educación paralela, que sobrepasa a todo lo anterior y es muy difícil de controlar, debido precisamente a la tecnología. La televisión, el móvil, internet, son herramientas que aun cuando se quieran vigilar, para que los menores accedan solo a lo imprescindible y positivo en su educación, son tan asequibles en cualquier parte, que dificultan en gran medida la labor educativa, haciendo un flaco favor a los más jóvenes, pues estos lo usan muchas veces en su propio perjuicio.

Con esto no estoy diciendo que la tecnología sea mala, al revés, pero el problema viene del poco control que tienen estas, por parte de los fabricantes, de los programadores, empresas, la familia y el estado.

De todas maneras, no me quiero centrar solo en la enseñanza… es que en pleno siglo veintiuno, continúan no solo una serie de educaciones rancias, sino también pensamientos y acciones que se vuelven a repetir una y otra vez, en la historia.

¿Acaso, qué la mentalidad del recién votado presidente de los Estados Unidos Donald Trump, sea compartida por millones de personas, no es un síntoma de un retroceso en el pensamiento de una nación?, se empieza así, democráticamente y puede acabar como en la Alemania de Hitler, cuidado, porque en aquella época no se pensaba tampoco lo que se iba a desatar… El tema, es que no dejamos de avanzar, para luego retroceder, y en medio de este movimiento, hay millones de personas que siguen sufriendo las consecuencias de todo esto.

Como el mar que antes dije, la humanidad no es capaz de llegar a un destino unido y comprometido con la paz, la igualdad y la evolución; porque siempre se construye, para que otros lo tiren todo abajo, con sus intereses. Y estamos en un momento de retroceso, como en el agua, como en la orilla del mar… la crisis, el neoterrorismo, las guerras y sus refugiados, la separación entre países y regiones, el deterioro de la educación, el creciente paro, la pasividad e impotencia del pueblo ante lo que pasa en la tierra, etc… Un mundo totalmente conectado por la tecnología, pero cada vez más separado y vacío. 

Con todo lo que está viniendo, se avecina tormenta, y no quiero ser apocalíptico, pues mi intención no es asustar a la gente, ya que estos males se han repetido cíclicamente en la historia de la humanidad. Pero creo que la cosa va a seguir empeorando por el momento y me da miedo por lo que dije antes, la cantidad de personas que están sufriendo y las futuras generaciones que también lo van a sufrir.

Sin duda, yo siempre apelo al cambio, porque también tenemos esa capacidad, y no podemos volver a permitir que estas mentalidades sigan gobernado la vida de todos, cayendo en estos bucles estúpidos y costosos para el planeta. No podemos seguir ignorando la experiencia ganada durante tantos miles años. Señores, señoras, si seguimos tirando del carro cada uno en una dirección, al final estaremos siempre en el mismo punto y el resultado es el que vemos cada día.

Corrupción política, niños y adultos muriendo de hambre, incertidumbre, maltratos, sufrimientos, odio entre nosotros, desconocimiento, jóvenes sin valores y sin ganas, guerras, muertes, miedos… Situaciones que siempre han estado presentes en la historia, pero que cada ciertas épocas, se conjuntan de tal manera, que dejan a la humanidad y al planeta sumida en el terror y la destrucción.

Como siempre volvemos a perder de vista quiénes somos, y participamos en el juego de los gobiernos, de los bancos, al juego de la guerra, de la ignorancia, de la derrota y el egoísmo. Perdemos todo el contacto con nuestro entorno y la naturaleza, nos aislamos de los problemas, y nuestro retraso mental se hace aún más patente, convirtiéndonos en seres totalmente dependientes del sistema, ¿cuántos de nosotros sabemos hacer una raíz cuadrada que no sea simple?, ¿para qué, si tengo la calculadora a mano?, ¿o cuántos números de teléfono recuerdas?, si ya están todos en tu móvil, ¿verdad?, no es que sea algo importantísimo, pero denota el “atontamiento” en el que estamos entrando a pasos agigantados, con individuos cada vez más huecos e inhumanos en sus comportamientos e intereses.

¿A dónde nos llevará todas estas situaciones que estamos viviendo y se están agravando cada año que pasa?, ¿en qué se convertirá el ser humano?...

Cada vez que intentas realizar tus deseos por encima de cualquier otra consideración, la sociedad se vuelve más caótica, y contribuyes a que el progreso de la inteligencia humana sufra una creciente involución, y tu mente deje de avanzar para retroceder mentalmente un poco más, ¿lo notas?.

Piénsalo, ¿te sientes identificado?, entonces... ¿qué vas a hacer?...


domingo, 20 de noviembre de 2016

Gente buena

Me gustaría dedicarle esta publicación a todas las personas buenas que hay por toda la faz de la tierra, pues aunque hay mucha maldad en este mundo, demasiada, con humanos con una perversidad, crueldad y egoísmo tan grande, que no se puede llegar a comprender su manera de actuar. También existe mucha gente buena, amable, que se preocupa por los problemas de los demás y siempre tiende una mano al necesitado que se lo merece y lo pide.

Seres humanos con un cerebro mucho más desarrollado para captar las emociones y hacerlas suyas, implicándose en los problemas ajenos, sin tener obligación de ello. Superhéroes de carne y hueso, que no vuelan y no echan rayos por las manos, pero ni falta que les hace, pues su determinación y voluntad, para arrimarse al sufrimiento y no salir asustados, como hace la mayoría del mundo, los convierten en verdaderos diamantes para esta sociedad.

Son realmente pequeños soles que brillan con luz propia, con el coraje suficiente para decir NO a las injusticias, y decir SI, al cambio, al movimiento, a la ayuda, si a la VIDA. Personas que tienen los mismos problemas que el resto del mundo, que tampoco tienen tiempo para nada, con hijos y familiares a su cargo, como todos los demás, pero ell@s no usan esa gran excusa para esconderse y dejar el mundo tal como está, a su suerte.

No, estas gentes son valientes, aunque tienen miedo, son decididas aunque muchas veces no saben lo que tienen que hacer, plantan cara a la forma más violenta de la sociedad, aunque les cueste la misma vida levantarse después de cada caída, de cada risa perversa… Quizás de la tuya también, no sé.

Personas que no reciben nada a cambio de lo que hacen, que gastan su tiempo, su dinero, su esfuerzo y muchos sufrimientos en auxiliar a los demás, donde su única recompensa es la risa de un niño, el apretón de manos de un anciano, la mirada agradecida de un moribundo, la alegría de un animal salvado de una muerte segura, entre otras. Y para eso, amig@ hay que valer, porque no siendo nada, sintiendo que realmente no se tiene fuerzas para cambiar las cosas, te levantas y te pones en pie; empiezas a caminar y te enfrentas a quién se interponga en el camino de la justicia, de la equidad, y con un NO rotundo, le dices si hace falta al propio alcalde de la ciudad, que está equivocado y emplearás todas tus fuerzas en defender al débil.

Y no te creas que se nace con esto, al contrario, aunque la educación puede hacer mucho, son hombres y mujeres, que observan el mundo, que entienden que no puede seguir así, que saben que el ser humano está aquí para ayudar, para mejorar la vida en este planeta.

Verdaderos campeones que creen en un mundo mejor, que lo sienten, y hacen realidad los sueños de tantas personas, son auténticos líderes que alzan la voz, a veces con la boca cerrada, y dan grandes lecciones solo con lo que hacen diariamente; es verdad, que todos no son llamados a ser grandes paladines, pues la mayoría de la gente prefieren ser guiados por alguien, confiar en este tipo de personas con una integridad intachable, pero eso no quita para que te unas a ellas, pues tú eres tan importante como todos los demás. 

Ya es hora de que te fusiones con ellos, - ¿dónde están? -, en tu propia casa, en tu barrio, en tu pueblo, en la ciudad, si, si, quizás a esos que miras de lado y consideras que están locos, porque defienden a unos gatos o se paran con un vagabundo y lo invitan a un café. Llega el momento de honrarlos, que te acerques a ellos y sostengas la vara que tienen en la mano, con la que intentan equilibrar un poco más el mundo, ellos solos no pueden, pero si tú les ayudas y arrimas el hombro, brillarás igual que ellos, y juntos podréis hacer cosas impresionantes.

Tienen una genialidad grandiosa, pues son capaces de sacar de donde no había, de construir de donde era imposible, y derribar los muros más altos; personas a las que admiro y les hago una reverencia con gran solemnidad al pasar, porque sé lo que hacen, porque sé el sufrimiento que llevan encima, la carga que ellos se han adjudicado voluntariamente, para que quizás tú, algún día puedas seguir viviendo, ¿quién sabe?... la vida da muchas vueltas.

A todas estas personas que no esperan sentados a que llueva un milagro del cielo, a todas estas gentes que no dudan en salir corriendo en dirección al problema, a todos los que no se callan, a todos los que sin abrir la boca, alimentan a muchas otras, a todos… ¡Gracias!, de todo corazón, porque sois la inspiración del mundo, sois el ejemplo a seguir, sin duda un cartel luminoso que indica el camino práctico para llegar a un mundo mejor. Sois realmente mis ídolos, y me siento orgulloso de que algunos caminen a mi lado, ojalá yo algún día, pueda brillar tanto como vosotros lo hacéis, yo estoy dispuesto, y como un deportista me entreno cada día, para alcanzar esa meta.

Que llegue el tiempo en el que pueda desgastarme por completo, por amor a todo el que sufre y se encuentra conmigo, al que me necesita, reprocharle al que se lo merece y ser partícipe de este cambio que la sociedad pide a gritos, que el planeta llora con ansias de renovación hacia un mundo más justo.

Para que cuando cumpla mis años aquí, y mire hacia atrás… vea sonrisas, alegrías, felicidad, amor, en la historia de mi vida y con mi último aliento, me despida de este lugar llamado tierra con un gesto de satisfacción y una sonrisa bien merecida, por un trabajo perfectamente hecho… Gracias por enseñarnos, lo que es ser humanos, por haber pasado página.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Relativo

Cuántas veces escuchamos en esta vida que todo es relativo, que todo depende con el color del cristal con el que se mire, hay gente que está de acuerdo y hay otras que no; aunque yo creo personalmente, que el relativismo está muy extendido, y la gente acepta esta teoría como la más lógica, en el mundo actual en que vivimos.

Para entender este tema yo creo que hay que irse a dos campos de estudio que son muy importantes, pues antiguamente, las cosas eran como te las decían y no había más explicación, que la que dijera una enciclopedia, un diario o el propio estado, por ejemplo; antes era todo mucho más estático, a pesar de que ya se conocía el relativismo, pero las personas no tenían a mano tanta información como manejamos ahora.

Por eso en filosofía, hablamos del concepto del relativismo, que sostiene que los puntos de vista no tienen verdad ni validez universal, sino que sólo poseen una validez subjetiva y relativa a los diferentes marcos de referencia (por ejemplo, tú y yo podemos ver dos tipos de color blanco distintos); hay diferentes tipos de relativismo, pero no me voy a meter en eso, para resumir diríamos que es toda posición filosófica que niega la existencia de verdades absolutas, ya sea en el ámbito del conocimiento, de la moral o de la metafísica (principios fundamentales de la realidad). Estamos hablando de cuatrocientos años antes de Cristo con Protágoras de Abdera, vamos, que este pensamiento no es nada nuevo, como nos puede parecer.

Mucho después en el campo de la física, llegó Albert Einstein con la teoría de la relatividad especial en 1905, y constituye uno de los avances científicos más importantes de la historia. Alteró nuestra manera de concebir el espacio, la energía, el tiempo y tuvo incluso repercusiones filosóficas, eliminando la posibilidad de un espacio/tiempo absoluto en el universo. En 1915 se complementó con la teoría de la relatividad general, que es más compleja, así la humanidad entendió que lo que hasta ahora había dado por sentado, que eran unas constantes, el tiempo y el espacio, son en realidad variables y que dependían de la velocidad.

Tranquil@ para que lo entiendas fácilmente, la situación que pensó Einstein para explicarla era esta, imaginemos un tren y a dos individuos, uno de ellos está montado en el mismo y otro lo ve pasar a toda velocidad desde el borde de la vía, el tren se mueve a 200 kilómetros por hora. Un momento, ¿se mueve?, ¿seguro?; si y no al mismo tiempo, pues para la persona que va sentada dentro el tren no se mueve, está quieto, solo se mueve para la persona que está al borde de la vía. Es algo entonces, relativo. 

Como decía antes, desde este pensamiento de los filósofos antes de Cristo, pasando por Einstein y llegando a nuestros días, ¿por qué se ha quedado durante cientos de años como latente?, existiendo en la sociedad un pensamiento estático (esto es así y punto), pues los grandes culpables de esto, son los gobiernos, las empresas y las religiones, ya que siempre han ido de la mano, y se han regido por normas, doctrinas claras y fijas, para cumplir sus intereses. Por eso, el relativismo ha sido un enemigo acérrimo de estos poderes, pues, si empiezo a dudar de la existencia de Dios, de la eficacia de un estado o de la omnipotencia de un tirano, el sistema se viene abajo y el chiringuito que tienen montado se cae.

¿Qué han hecho para que esto no ocurra?, pues un lavado de cerebro continuo, represión, miedo, mentiras y falsas esperanzas. Todas armas muy comunes a lo largo de la historia de los gobiernos, tribus, estados, religiones, sectas, administraciones, empresas y todo lo que quieras; la obsesión por el control de las masas, por la patética treta de tener más dinero y poder, todo un tinglado de simples ladrones de tres al cuarto y corruptos narcisistas. El problema de todo esto, viene cuando millones y millones de personas, han sido no solo sometidas, sino maltratadas, anuladas por completo y asesinadas de las formas más crueles, todo por asqueroso dinero.

Fijaos lo importante que puede llegar a ser el pensamiento impuesto a una sociedad, dejarlos a todos ciegos, sordos y mudos, de manera involuntaria u obligada.

Pero claro, este maravilloso pensamiento relativo, que desprende libertad e imaginación en todos los sentidos, puede ser un arma de doble filo, pues en un conflicto cualquiera, ¿quién lleva la razón?. Si solo es opinar por opinar, no pasa nada, pero el problema viene cuando hay que tomar una decisión seria y comprometida, esta relatividad, esta forma de ver las cosas de manera distinta, por las infinitas formas de ser de cada persona; hace que tengamos que usar la dialéctica y el entendimiento, para llegar a un acuerdo común, que puede estar muy lejos, como decía en otra publicación, de lo conveniente o lo justo.

¿Y si no se llega a un acuerdo por ninguna de las partes?, ¿qué pasa?, ¿qué hacemos?, si cada uno usa su forma de ver la vida como la única respuesta posible, sin posibilidad de negociación, entonces, esta relatividad de las cosas, se convierte en una pesadilla, y si te das cuenta, algo que es muy dinámico, vuelve a ser estático, y la relatividad queda en punto muerto y desaparece. Algo que pasa muy a menudo entre las personas, distintos grupos, etnias, estados y países, por supuesto anteponiendo sus intereses al bien común de todos… Así va el mundo, claro está.

Esto último, a mi forma de ver es un relativismo mal entendido, pues teniendo en cuenta, que según esta corriente tanto en filosofía, como en física, toma tal dimensión de adaptabilidad en todo el universo (pues nada es lo que parece, y todo es lo que es), que hay un intervalo de infinitas posibilidades, pudiendo siempre encontrar muchas respuestas buenas y válidas para lo que queramos, y no tiranizar esta corriente de pensamiento, anulándola de raíz.

En este sentido, se convierte en nuestro mayor adversario, ya que es nuestra propia incapacidad de superación, para ver más allá de nuestros pensamientos predefinidos, de las normas y doctrinas aprendidas, la que nos impide avanzar y llegar hacia la verdadera realidad, a lo inmediato, necesario y justo.

Pues a diferencia de como muchos piensan, la relatividad no es mala, no significa un vacío de valores o moralidad; para algunos, detrás del relativismo hay una nada enorme, que se contagia como un virus en esta sociedad, donde promulga que las obligaciones no existen y genera una crisis de valores en los humanos. Personalmente, esto yo se lo he escuchado a muchos políticos, sobre todo a los tendentes a la derecha y por supuesto a la iglesia, pues ellos quieren seguir imponiendo la verdad, o mejor dicho su verdad. Esto es una barbaridad, es su lucha diaria para subsistir viviendo de los demás, llenando la vida de normas, que muchas son absurdas, hipócritas y etéreas. ¿Por qué al ser humano se le tiene que reconducir siempre en su pensar?, ¿si ya la física ha demostrado la relatividad del universo, por qué no seguir ese mismo patrón para avanzar en su misma dirección?, ¿si así está conformado el cosmos, cómo podría ser malo esta tendencia?; en la vida todo se mueve, es dinámico y no deja cambiar, lo mismo que en el universo, con infinitas posibilidades, de ahí su relatividad.

Es necesario una nueva construcción de innovadores e infinitos modelos de ciudadanos, que caminen en esta vida juntos, pero siempre respetando esta particularidad que tiene cada uno de pensar, de dudar, de creer, sin que nadie tenga que imponer las ideas; realmente liberar de las ataduras al hombre, para descubrir su esencia vital, en donde su relatividad como ser pensante, le lleve a mejorar este mundo y descubrir nuevas metas. Rompiendo todas las líneas fronterizas que hoy en día nos siguen imponiendo el estado, la religión, el capitalismo, etc., y que conforman nuestra cárcel rutinaria. 

Ser diferente o dudar no es malo, todo lo contrario, abre la mente y mejora el futuro, lo contrario, siempre es la prepotencia del hombre y su gran egoísmo, que nos sume en un abismo de confusión y desgana, pues vivimos en una sociedad donde todo viene impuesto, para beneficiar a unos cuantos.

Por tanto para finalizar, mi visión del relativismo va más allá de infinitas opiniones o de la imposibilidad de acuerdo entre las personas por ello, que no significa que todo sea aceptable, siempre hay que partir de lo más básico, como por ejemplo, los derechos de los seres vivos, que son inmutables. Un salto en el pensamiento del hombre, una evolución que rompa con este atasco en el que vivimos y nos deje ser libres en nuestra vida, con nuestra creatividad, con el derecho a elegir, a ayudar y a cambiar cada vez que sea necesario, respetando siempre al otro en su pensar; una verdadera transformación de un ser capaz de convivir con la relatividad sin entrar en conflictos.

Estar en contra de lo relativo, es cerrar la mente al futuro…