miércoles, 28 de septiembre de 2016

Vida sagrada

Desde el inicio de la vida, siempre he estado ahí, te vi, desde que naciste te observo, desde hace mucho tiempo, veo como pasas por la vida y sigo tu caminar, cada día me fijo en ti… y aunque te acompaño, tú aun no sabes quién soy. Vagas por sitios negros y oscuros de tu mente, donde no encuentras la paz que tanto anhelas, puedo leer tus pensamientos, y en ellos hay cosas muy distintas a las que haces ver a los demás, realmente no te muestras como eres.

¿Por qué utilizas esa coraza?, ¿por qué te ves con la necesidad de protegerte?, ¿quién te hace daño?, ¿no eres acaso tú mism@ el/la que te laceras, con tu propia espada?. Te puedo sentir, puedo entrar dentro de tu ser, y encuentro miedo, si… La vida te da mucho miedo, pues piensas que nunca estuvistes preparad@ para esto, es una responsabilidad muy grande, una carga que no eres capaz de llevar, algo no encaja… Pero… también puedo ver en tu interior una valentía que quiere salir afuera, un fuego cálido y puro, ¡vaya, es bastante fuerte!, pero, qué lástima, los vientos del desánimo siempre soplan para apagarlo y no te sientes con fuerzas.

Espera, no corras, ¿dónde vas?, siempre te sigo, y vigilo por donde caminas… Veo que vuelves otra vez a lo mismo, no dejas de repetir el mismo comportamiento, no dejas de rodear ese muro… Déjame que extienda la mano en tu corazón, eso es, ya lo estoy rozando, ¡oh!, ¿por qué sientes tanto dolor?, es como si… ¡Qué haces!, has apartado mi mano de ti, ¿por qué lo has hecho?, yo no vengo a hacerte daño, estoy aquí contigo, para ayudarte, si tú quieres, claro.

Deja de mirar hacia los lados, no estas loc@, soy real y me dirijo a ti, que me escuchas...

Ven deja de recorrer ese bosque sombrío, no te merece la pena caminar por un suelo tan fatigoso, tan húmedo, mira a tu alrededor, aquí todo es miseria, este no es tu lugar, ven conmigo, yo te enseñaré, cuál es tu sitio, confía en mí, mírame, siente mi energía, cierra los ojos…

- Vaya era cierto, ¿dónde estoy? -.

Dime, ¿qué ves?.

- Pues estoy en un bosque, pero no se parece en nada, al de antes, aquí… aquí hay paz, es una sensación diferente… nunca había sentido algo así. Los árboles son los mismos, pero su color, su, su olor es distinto, todo tiene algo especial, mire donde mire, parece que me habla, me explica su sentido y siento que me acoge… ¿Dónde me has traído?, ¿qué es este sitio?.

Este es un lugar muy especial, en él, puedes ver cosas que fueron, cosas que podrían ser, si tu quisieras escucharme, hay muchas cosas que quiero enseñarte, ven demos un paseo…

- Pero, ¿quién eres tú? -.

Perdona por mi sonrisa, ahora eso no es importante, lo conveniente solo eres tú, no te has dado cuenta, ¿has visto que hasta tus vestiduras han cambiado?, mira quiero que entiendas algo muy necesario.

La vida es sagrada, llevas mucho tiempo mirando por ti, sobreviviendo y copiando un forma de vivir igual que todos los demás, ¿sabes?, no te culpo, porque en este mundo existen muchas personas que han perdido la cabeza… Y tú ibas por el mismo camino, te estabas perdiendo más y más, en el egoísmo, el odio, la envidia y la violencia; pero tú sabes que este no es camino, sabes que estás hecho para algo más, eres distinto.

- Mira, yo me encuentro cansado de este mundo, no entiendo por qué las cosas son así… He intentado hacer las cosas bien, he intentado ayudar, me he esforzado… pero… -.

Lo sé, no hace falta que digas más, sé por todo lo que has pasado y por eso quiero enseñarte, lo importante de la vida, del mundo y del universo. Aunque las cosas se pongan feas, debes actuar cada día de una manera diferente, has dicho antes que en este lugar todo te hablaba, te mostraba su sentido; pues eso mismo debes hacer tú, en tu vida, con los demás… Deja que ponga las manos en tus ojos, y ahora vuelve a mirar…

- ¡Vaya!, ¿qué son esos destellos que hay por todos lados?, es impresionante, es un espectáculo…-.

Cada destello que ves, es una vida, ¿ves cómo brillan?, todas al unísono, cantan una canción que forma parte del universo, ¿la oyes?.

- No, no la oigo -. 

Cierra los ojos y escucha con el corazón.

- ¡Es verdad, ahora si, es maravillosa! -.

Pues no apagues nunca sus luces, todas son importantes, mira esa mariposa, es tan valiosa como tú, en ella se encierra, como en ti, el secreto de la vida. El hombre con sus actos, no sabe valorar su significado, cada día mata por gusto y no deja que este canto equilibre su vida. El sentido de la existencia, es el amor a todos los seres, cuidar con esmero cada ser vivo que pasa cerca de ti, cada persona que roza tu camino; ahora coge mi mano, ven por aquí…

¿Qué ves?.

- Hay mucha gente, ¿de dónde han salido? -.

Son las personas que se cruzaron en tu camino y también las que pasarán por tu vida, aunque sea en un solo instante, ¿qué más puedes ver?.

- Pues no sé, espera… Puedo sentir su ser, veo a través de su brillo, ¡vaya es impresionante!... Grandes alegrías y risas... 

Si es verdad, ¿qué te ocurre, por qué cambias tu semblante?.

- Porque también hay mucho dolor, millones de voces gritando de angustía, siento la muerte, viene a por mí, ¡es muy fuerte!, ¡demasiado, demasiado, quítamelo! -.

¿Qué te ha llamado la atención?.

- Pues había personas que conocía, pero no sabía que sufrían así, muchas estaban enfermas, algunas tenían la muerte pegada a sus espaldas, y entonces pude entender muchas cosas  de su forma de actuar, sentí su miedo -.

Eso es, así eras tú también hace un momento, hay una cosa que debéis entender, y es que no estáis solos, todos estáis unidos los unos a los otros; debéis comprender que el dolor que os provocáis por vuestro egoísmo y vuestra maldad afecta a todo, aunque no lo creas, hasta al movimiento de las estrellas.

Escucha, no puedo estar mucho más tiempo aquí contigo, la vida es algo maravilloso que se te ha concedido, para que la gastes en los demás, a partir de ahora deberás derramarla en todas estas personas y en los seres vivos que viste antes; respeta toda forma de vida y cuídala, toda célula lucha por sobrevivir y tú debes protegerla. Entiende que no se puede ver como algo individual, tu brillo termina donde comienza el brillo del otro, generando un equilibrio, que trae consigo la paz que sentiste antes, que tienes ahora junto a mí, paseando por este bosque.

Ánimo, te queda mucho por vivir y mucho por hacer, la vida que llevabas antes no era la conveniente, eras un/a egoísta; a partir de ahora recuerda, el brillo, el latir de cada corazón, y la unión con los tuyos, haz esto y tu vida cambiará. Defiéndela, no permitas que nadie maltrate la vida en la tierra, se un guerrero y un defensor… No lo olvides nunca, me tengo que ir, no todos ven, lo que tu estás viendo ahora…

- ¡Espera no te vayas, no quiero irme de este lugar tan maravilloso! -.

Te queda mucho por aprender, debes entender que este sitio está dentro de ti…

- Aguarda, no me has dicho quién eres… -.

No, no te lo he dicho (sonríe), pero estoy contigo siempre, si piensas un poco sabrás quién soy, ¿verdad?.

- ¡No te vayas!, ¿cómo te llamas?... -.

Puedes llamarme como quieras, contagia a los demás, y busca defensores de la vida, que luchen a tu lado para protegerme… Mi querid@ human@, hasta siempre, no volverás a verme hasta que termine tu camino por estas tierras, pero no temas que yo seguiré contigo siempre. 

No olvides lo que te he encomendado, recuerda, la vida es sagrada, no la deshonres más... 

domingo, 25 de septiembre de 2016

Comienza la aventura…

Rápido, vente conmigo, vamos ya, no esperes más tiempo, que esta aventura no acaba más que comenzar, súbete a mi lado, deprisa, vámonos ya.

¿No decías que estabas cansad@ de las cosas que pasan a tu alrededor?, ¿no decías que querías cambiar parte del mundo, parte de ti?. Esta es la oportunidad de empezar de nuevo, comenzaremos el cambio juntos y todo lo que piensas, lo iremos caminando y comprobando; revisaremos una por una, todas esas cosas que nunca debieron pasar, y como si fueran las hojas de un cuaderno, las arrancaremos, para crear un horizonte nuevo. 

Entonces, prepárate para un viaje sin igual, lleno de todo tipo de situaciones, de peligros, de aventuras, como en las grandes películas, como en las épicas historias. No te preocupes, tendremos precaución y si estamos atentos al mirar, seguiremos en la buena dirección y el sueño se hará realidad.

Un mundo donde es posible ser diferente, un mundo donde lo que pensamos tú y yo, podrá hacerse legítimo, seguro que se unirán muchos en el camino, conoceremos a muchas personas, que piensan como nosotros y cada vez seremos más.

Y este deseo que sentimos nos empujará, cada vez más lejos, con gran valentía y honestidad, llegaremos hasta el final, olvidando todo lo malo que hay detrás, todas las aberraciones que se hicieron, serán un vago recuerdo, nada más. Es impresionante, y con un poco de suerte y nuestra amistad, seguro que llegaremos entre risas y lágrimas.

Salimos de aquí, bajo un cielo azul, impacientes por llegar ya, sonrientes por vivir una aventura especial, diferente a todo lo vivido, y no habrá más que el mundo y nosotros, para poder conseguir lo que vinimos a buscar.

Solo podemos creer en lo que percibimos, mira el camino que comienza ante nosotros, mira hacia adelante, que no te importe lo puedan decir de ti, por mi parte amig@, yo pienso continuar, y voy a explorar el mundo que se abre ante mí, con la fuerza y la pasión que tú, me ayudes a sentir.

Ánimo, hasta la cumbre subiremos, a lo más alto, lo vamos a lograr, nuestro sueño se hará de verdad y estarás tú, conmigo, recuerda que no hay nada imposible, créeme, si lo persigues, todo será diferente.

Por eso, nunca te desanimes, será un camino largo, con muchas dificultades, pero merecerá la pena; si te faltan las fuerzas, no me digas, que ya no podré mirar atrás y encontrar tu nombre sobre el horizonte, no me digas que no puedo estar sin ti, porque si te vas, si tú me dejas en este viaje, tu cálido recuerdo me perseguirá, andando mi camino, y sé que algún día, volveré a encontrarte, pues piensas como yo, somos almas gemelas, ¿verdad?.

Sigo buscando, seguimos buscándote entre las olas del tiempo, esculpo una mirada, a lo lejos, hoy tú rostro alegre al fin veré, el futuro se acerca, no importa dónde estemos, da igual dónde nos encontremos, en la penumbra y en la luz, en el error y el saber, en cada rumbo que marque mi destino, estoy contigo y te acompañaré.

Me siento ahora más cerca del mundo y de ti, seguiremos el rumbo, nuestro sino, es ver lo que ocurrirá por fin y llegará ese día en que nuestras ilusiones, en la vida, se convertirán en realidad.

Este camino no tiene retorno, ni falta que hace, pues hace tiempo que entendiste, que nada dura para siempre, pero nuestras obras, nuestro amor por ellas, pueden seguir vivas en los demás.

¡Vamos, vamos!, espera que te ayudo, toma mi mano, mira que poco nos queda, ya casi se ve el mar… No te rindas nunca.


miércoles, 21 de septiembre de 2016

El dilema

Aquí os escribo este relato corto y muy interesante, lee con atención:


Un gran maestro y un guardián compartían la administración de un monasterio zen. Cierto día el guardián murió, y había que sustituirlo.

El gran maestro reunió a todos sus discípulos, para escoger quién tendría ese honor. Les dijo, "voy a presentarles un problema. Aquel que lo resuelva primero será el nuevo guardián del templo".

Trajo al centro de la sala un banco, puso sobre este un enorme y hermoso florero de porcelana con una hermosa rosa roja y señaló: "Este es el problema".

Los discípulos contemplaban perplejos lo que veían: los diseños sofisticados y raros de la porcelana, la frescura y elegancia de la flor... ¿Qué representaba aquello?, ¿qué hacer?, ¿cuál era el enigma?. Todos estaban paralizados.

Después de algunos minutos, un alumno se levantó, miró al maestro y a los demás discípulos, caminó hacia el florero con determinación y lo tiró al suelo.

"Usted es el nuevo guardián", le dijo el gran maestro, y explicó: Yo fui muy claro, les dije que estaban delante de un problema. No importa qué tan bellos y fascinantes sean, los problemas tienen que ser resueltos.

"Puede tratarse de un jarrón de porcelana muy raro, un bello amor que ya no tiene sentido, un camino que debemos abandonar pero que insistimos en recorrer porque nos trae comodidades. Sólo existe una forma de lidiar con los problemas, atacarlos de frente. En esos momentos no podemos tener piedad, ni dejarnos tentar por el lado fascinante que cualquier conflicto lleva consigo".


Una pequeña historia fascinante, ya que los problemas provocan raros hábitos en nosotros, a veces nos gusta contemplarlos, meditarlos, darle vueltas y vueltas, no dejas de comentarlos y al final, se produce el dilema, quedas paralizado ante el problema y te cuesta ver la solución, tanto, que no haces nada y ni siquiera te enfrentas a él.

Esta actitud es la que tomamos la mayoría de nosotros cada día, tanto con los problemas personales, como con los problemas generales que tiene nuestra sociedad. Desde que nos levantamos y vemos nuestra cara en el espejo del baño, no hacemos más que pensar en ellos, en cómo solucionarlos, la manera de quitárnoslos de encima como sea, incluso los comparamos con problemas ajenos, de las personas que tenemos a nuestro lado, y eso nos hace sentir mejor.

Pasamos por delante de un pobre, meneamos la cabeza y ante su problema, pensamos, nos quedamos reflexionando si el mundo fuera de otra manera, adornamos la situación y nos gustaría darle solución, pero lo mismo que tardas en pasar, ya estás a otra cosa, y su problema no se ha resuelto, te has perdido entre pensamientos.

Tantas injusticias de buenas personas cercanas a las que conocemos, con las que de tanto pensar, las abandonamos a solas con su problema, y nunca actuamos. Dejamos pasar la oportunidad de ayudar, de cambiar una vida, porque no eres valiente y directo para tirar el florero, solucionando el problema desde el origen.

No hay que irse muy lejos, contigo mismo, tantas ganas de cambiar de vida y no eres capaz de arreglar tus problemas, siempre magnificándolos, encerrándote en tu burbuja, y distrayéndote con ribetes y filigranas de los sufrimientos de tu vida. Así jamás podrás ser, este guardián del que habla el relato, así no podrás cambiar y proteger tu existencia, tu historia ante la sociedad; nunca podrás ser el defensor de tu vida, nunca serás libre.

Pensar y reflexionar no es malo, todo lo contrario, por eso yo te animo, a que cuando tengas localizados los problemas que hay en tu vida, todo lo que no te gusta, lo que deseas cambiar, lo que te gustaría que fuera de otra manera, no te quedes sentado esperando y perdiéndote más en tu propia compasión. Mira al frente, levántate, y ve directo al problema, a esa situación que no te gusta, cógela y rómpela, hazla cachitos, que nunca vuelva a recomponerse y empieza a ser libre. Muchas veces no hacemos nada, porque no nos sentimos valientes, parece que necesitamos una justificación para pegar el golpe en la mesa.

Pues ¿sabes?, tú eres libre, totalmente, para hacer lo que tengas que hacer, se atrevido, cambia tu vida, no te conformes con una existencia mediocre, no suspires más por los deseos que no ves cumplidos; por eso ve, corre, no te detengas, no te distraigas con tantas tonterías y rompe con todo lo malo. Entiéndelo, tienes la capacidad de cambiar tu mundo y el de muchas personas que te rodean, no esperes más, sé el protagonista de tu vida. Sé lo suficientemente adulto como para saber, que hay ciertos problemas que solo tú puedes arreglar, y créeme, puedes hacerlo.

La vida está hecha para actuar, para afrontarla, no para que seas un simple espectador, que no tiene nada que decir. Esto es importante, rompe el florero para vivir una existencia más plena, rómpelo para mejorar la vida de los demás, destrózalo para dejar en evidencia las mentiras de esta sociedad y no tengas compasión con la duda, el dilema que se abre ante tus ojos, pues es una mera ilusión que se te han impuesto delante, para que te lo creas y vivas una realidad absurda.

Que no te engañen, te lo vuelvo a repetir, eres único, valioso, fuerte y libre, tú decides qué vas a hacer, aclara tu mente y no te pierdas por este camino de engaños y sutilezas, que solo te llevarán al sufrimiento, la esclavitud y el egoísmo.

¿Sabes por qué es difícil ser feliz?, porque resulta dificultoso desprenderse de las cosas que te ponen triste, de todo lo que te paraliza y no te deja seguir creciendo en la vida...  


domingo, 18 de septiembre de 2016

Lo inexplicablemente absurdo

Misterios, magias, curanderos, espíritus, fantasmas y videntes; cuántos de nosotros hemos visto un programa de televisión sobre todos estos asuntos, y nos ha picado la curiosidad de saber si puede ser real. Reconozco que son temas muy llamativos, que calan en nuestra mente, y despiertan nuestra curiosidad más remota; una duda eterna sobre si es real todo esto, en el fondo creo que nos gustaría que fuera auténtico, no sé si por curiosidad, por entrar en un mundo desconocido, por miedo o por querer dominar cosas, que están totalmente fuera de nuestro control, como la vida, la muerte, el amor, el tiempo, la suerte o el azar, etc. 

Como siempre digo, las creencias son algo respetable, siempre y cuando, no hagan daño a nadie, ni siquiera a la propia persona, aunque sea inconscientemente. Por ejemplo, podemos creer en los ovnis, hay muchos expedientes y casos sobre ellos, muchos fraudulentos, otros… con más consistencia, quizás, pero la verdad, es que poco más sabemos, pues, estos supuestos objetos, pueden ser una invención o creación del hombre solamente, no lo sé. Y ¿Si existe vida fuera de la tierra?, yo creo que sí, aunque sea microscópica, como en ciertos fragmentos fosilizados de rocas extraterrestres descubiertos. ¿Y vida inteligente?, pues seguramente, hay millones de galaxias, tantas, que yo creo que no somos los únicos, aunque, lo más seguro es que nunca lleguemos a tomar contacto, ¿quién sabe?. 

Respecto a los espíritus y fantasmas, más lo de mismo, millones de casos a lo largo de la historia, pero ninguno, probado y certificado científicamente, ni siquiera una simple grabación nítida y clara, no manipulada que abra la puerta a la duda, y menos en estos tiempos, en los que, con un ordenador se editan maravillas. Muchos testimonios, historias, deseos y miedos, que exista un plano distinto del que conocemos, pero la verdad, es que nada de nada. Lo más seguro, que la sugestión, el temor, las tradiciones, las enfermedades mentales y la incultura pongan mucho de su parte. ¿Es mentira todo esto?, tampoco lo sé, nunca he visto nada, ni han probado nada de manera tajante; realmente es un mundo etéreo, por tanto, como curiosidad o entretenimiento… puede valer, pero poco más. Tanto es así, que desde hace ya unos cuantos años, la fundación Educativa James Randi (JREF) paga un millón de dólares, a la persona, que pueda mostrar, en condiciones apropiadas de observación, un suceso o poder oculto, sobrenatural o paranormal… Han pasado multitud de personas y hasta el día de hoy nada, cero… Raro, ¿verdad?. 

Otro estigma del ser humano, son las supersticiones, creencias totalmente contrarias a la razón, que atribuyen explicaciones mágicas a ciertos fenómenos y objetos, que sin estar probado científicamente, rozan la estupidez. Como tener mala suerte por pasar por debajo de una escalera, o que te pase un gato negro por delante, o diez mil tonterías, por las que incluso, muchísima gente y animales han muerto, a lo largo de la historia; por culpa, de la estupidez del hombre (y lo malo, es que aún siguen creyendo en estas barbaridades).

Entonces, más allá, de la simple curiosidad o entretenimiento, el esoterismo y lo paranormal, se ha convertido en un negocio muy rentable, para muchísimas personas en el mundo. Son millones de humanos, que diariamente ponen su confianza en videntes, tarotistas, chamanes, y otros sucedáneos de superchería barata, que llegan a arruinar la vida de estas personas económicamente, entre otros. 

Yo me quedo alucinado, cómo un estafador de estos, echando las cartas, o con algún tipo de rito ridículo, puede aconsejar a una persona, de la que no sabe nada de su vida, excepto lo que le saca mientras habla, para que abandone un trabajo, para que deje al marido, se aventure a vivir con un desconocido o aún peor, que deje de ir al médico, pues lo que tiene es el famoso mal de ojo, que es el comodín más usado, por estos delincuentes. ¿Quiénes son estas personas para aprovecharse de las mentes más débiles?, para mentirles sobre el amor o decirles que les van a curar el cáncer terminal que sufren; eso es estafa, pero campan a sus anchas y hacen su agosto durante todo el año, ¿dónde está la ley en estos casos?, se amparan en la voluntariedad de las personas que los visitan, que son como consejos que ellos dan, que no cobran nada, solo reciben donaciones… Y ahí los tienes ganando dinero negro y reventando la vida de los demás. 

Realmente, son basura humana, capaces de hablar con prepotencia y falsa seguridad, aconsejando a tantas personas que buscan soluciones imposibles, por pura desesperación, o palabras que necesitan escuchar, aunque sean mentiras, y les perjudique, hasta el punto de deteriorar su propia salud. ¿Cómo se puede jugar con las inseguridades de las personas, con sus miedos, sacarles el dinero y quedarse tan tranquilos?.  Y esto no solo pasa con este tema, timadores hay de todo en esta vida, como los supuestos psicólogos que aseguran curar la homosexualidad, ¡qué aberración!. 

Así, existen enigmas y misterios sin resolver, cada uno que crea lo que quiera, como si quieres dedicar tu vida, a demostrar científicamente alguno de estos temas. Por ejemplo, a mí me llamó la atención el asunto de la Sábana Santa y sus investigaciones, que tienen muy buena pinta, yo estuve en Turín, a escasos metros de ella, en una ostensión, y al fotografiarla pude comprobar como se decía, que es un negativo, como el de una foto, bastante impresionante. Un Sudario muy estudiado por científicos importantes y ateos, que comprobaron, que efectivamente no se puede fechar por el carbono 14, y se cometieron muchos errores en su datación, que la remontaban a la edad media, lo cual deja una incógnita bastante inquietante sobre todo esto; si te gusta, te aconsejo que te documentes, porque para mí, es la única “prueba” física de una reliquia tan importante, estudiada por la ciencia, que revela datos sorprendentes a favor de estos temas, ¿será verdad?... 

¿Por qué me ha dado por escribir de estos asuntos?, pues porque también, es algo presente en nuestra vida diaria, y aunque sea algo entretenido, interesante, raro y pueda dar muchas ideas a las películas de miedo y otros géneros, no podemos perder el norte de nuestra realidad. 

Todas estas cosas, no pueden estar nunca por encima del hombre, no se pueden adueñar de su vida y controlar sus miedos; en estos submundos flota la mentira, la estafa y en el mejor de los casos el misterio y la mera curiosidad, de algo que es translucido y no podemos ver. No debemos convivir con fantasmas y espíritus que no sabemos si existen, una realidad que vive en nuestra ingeniosa imaginación, no podemos dejarnos llevar por la histeria y demencia de doctrinas, vagas creencias, que roban nuestra racionalidad y nos dejan anclados en las sombras, como en la edad media. ¿Y qué hoy en día demos tanta importancia a todo esto, y haya que seguir sufriendo, por algo tan absurdo?, lo que el hombre nunca ha comprendido o ha ignorado, siempre lo ha encasillado en el mundo sobrenatural o lo mágico, ¡craso error!. 

El ser humano, como responsable de este planeta (todos nosotros), debe dejar a un lado todas estas cosas, que nos dañan e incluso nos separan, para trabajar en nuestra realidad, que es, que mucha gente está necesitada, están sufriendo muchas injusticias, que seguimos maltratando a la naturaleza y sus animales. Desatarnos de tantas supercherías, miedos colectivos, creencias alimentadas por el temor a la vida y a la muerte, para avanzar hacia el futuro, en donde la mayor creencia sea un mundo mejor para todos y el mayor de nuestros miedos, sea el sufrimiento de tantos seres vivos.


miércoles, 14 de septiembre de 2016

El universo atemporal

Es impresionante como actúa la temporalidad en nuestras vidas, cómo pasan las cosas, y no vuelve a ocurrir, por ejemplo, te has zampado una comida muy rica, ¡qué buena estaba!, pero ya te la comiste, y conforme pasan los minutos el sabor desaparece, para no volver a repetir más ese instante, solo te quedará el recuerdo y con el tiempo, lo más seguro, es que se te olvide también. Puedes haber pasado una noche muy divertida, pero llegada la mañana, solo te quedará el cansancio, y de nuevo el recuerdo solamente, será testigo de lo maravillosa que fue aquella noche, y a lo mejor, se convierte en una vaga imagen, con el paso del tiempo… Así, todas las cosas que hacemos, tienen una temporalidad muy corta, mientras la estás viviendo está creándose, para luego desaparecer rápidamente, vamos, lo que es la vivencia del presente, el momento.

Vas experimentando día a día, mes a mes, año tras año, cantidad de situaciones, que igual que llegan, se van, rápidamente, es como leer una hoja escrita de papel, y al terminar, la arrugas haciéndola una pelota y la tiras, y ahora coges otra, la lees y la tiras, y así de esta manera, toda la vida.

Es imposible parar este proceso, las hojas de tu historia se escriben una tras otra, quieras o no, cada vez más rápido, hagas lo que hagas; y luego se arrugan y desaparecen, es como una máquina de escribir, que empieza a escribir y a soltar hojas, hasta que se termina el libro y luego... se acabó.

Fíjate en este fenómeno, es como si no hubieras vivido nada, y a la vez, ya lo hubieras vivido todo, como si el universo fuera un pergamino largo, y tú estás en un sitio concreto del papel, un texto escrito hace tiempo, y que en realidad pasó hace ya mucho, quizás por eso no podemos detener el devenir de los años.

Date cuenta, que en verdad el presente es una falacia, pues ¿a qué le llamas así?, ¿a lo qué has vivido ahora mismo?, ¿pero cuánto, hace un minuto, un segundo, un milisegundo?, ¿cuándo deja de ser presente para ser pasado, para desaparecer?, es algo complicado de entender.

A veces la vida va como por saltos, hoy estás aquí, y de repente, te encuentras en otro sitio; ha empezado el verano, y cuando te das cuenta ya es navidad. Pero es que esto también pasa con los años, y cuando prestas atención, resulta que de un suceso que recuerdan en la tele, han pasado diez años, y a ti te parecía que como mucho, habían pasado dos, ¿no te ha ocurrido esto?.

Y si te pones a pensar en ello, puede agobiarte un poco, ¡buf!, todo pasa y cada vez más deprisa, no se puede parar. Realmente te das cuenta en este punto, lo poco que sirve en verdad, disfrutar de muchas cosas que hacemos en esta vida, pues se esfuman como el viento y luego no queda nada… Sólo la sensación de querer volver a repetir lo mismo, una y otra vez, pero si te das cuenta, por mucho que lo hagas, esa sed, no se apaga, porque siempre al final, termina acabándose. Y la frase “que me quiten lo bailao”, es como una manera de autoconvencimiento, de retener o validar algo que se disfrutó, pero que ya no está, tan solo, quedan recuerdos y consecuencias.

Se acaba la cena, se acaban las vacaciones, el fin de semana, se acaba el dinero, la juventud, la salud, por acabar, lo hace hasta la vida. Y en esta vorágine en la que nos encontramos inmersos, en la que parecemos niños intentando coger pompas de jabón, que se explotan con el simple roce de nuestra mano, me da la sensación de que todo está vivido, es más, exagerando un poco, si recordamos ese pergamino del universo, ya todos estamos muertos, o vivimos eternamente, ¿no crees?.

Quizás este sea un plano, más bien visto, con la capacidad de coger el pergamino con las dos manos, con una el principio y con la otra el final, algo parecido a la figura de Dios. Como si tú escoges un libro de historia, y lo abres por donde quieres, depende por donde lo hagas, unos personajes estarán vivos y otros ya habrán muerto; siempre podrás releer el libro y ver las distintas cosas, que hizo alguien en ciertos momentos.

No, no tengo fiebre, es la sensación de estar en la página ciento nueve del libro, y que se habla de mí, diez páginas más, después… Todo se acabó, el problema es que yo no tengo la capacidad o el poder de volver hacia atrás para disfrutar de una existencia eterna, para disfrutar de tantos momentos, las veces que me dé la gana. Con todo esto en mi cabeza, pienso, ¿merece la pena hacer tantas y tantas cosas?, si al final, yo no controlo la duración de los acontecimientos y sé demás, como va a acabar todo, ¿no te parece?. Es como sentirme por primera vez como un pequeño organismo; cuando yo los miro por el microscopio, siento lástima pues su vida para mí, es muy corta, quizás para él sea tan “larga”, como puede ser la sensación de la mía. 

A lo mejor, todo esto no es más que un berrinche, por la simple idea de no aceptar la naturaleza de mi biología, la incapacidad para controlar mi vida y en definitiva por ser un organismo que sabe que es mortal, y por mucho que quiera, no lo puedo evitar.

Entonces, una vez dicho esto esto, ¿qué más puedo hacer?, de repente parece que nada sirve de nada, que por muy bien que puedas pasártelo, al final, todo se desvanece y tus manos quedan vacías, hasta que te toque por entero... desaparecer.

Por eso, el hombre, ante todo esto solo puede hacer una cosa, que es intentar sobrevivir el máximo tiempo posible, con la esperanza, que los nuevos descubrimientos, quizás posterguen su vida, o pueda llegar a entender, por qué a veces el universo a pesar de ser tan grande, puede llegar a ser una cárcel y un enigma tan grande.

No nos queda más remedio, que aceptar como viene dada nuestra vida, porque no se trata de hacer muchas cosas, ocupar el tiempo desesperadamente, más bien, es la calidad y la intención de nuestros actos los pueden darle a nuestra existencia, el suficiente sentido, como para estar orgulloso de formar parte del cosmos y tantos seres vivos que nos rodean.

Esta es la realidad, y con nuestros ojos puede no parecer muy alentador, pero para nosotros, todo radica en apoyarnos mutuamente, en ayudarnos los unos a los otros, para luchar contra este titan, este universo que nos da la vida y a la vez nos sentencia, pues si el tiempo es un arma realmente terrible, nuestra unión y superación pueden ser, nuestra mejor defensa, juntos si le podemos hacer frente y sobrevivir al largo pasar de las eras.

domingo, 11 de septiembre de 2016

La era de la estupidez

Aunque a lo largo de los siglos el ser humano, ha hecho muchísimos cambios y progresos, algo que es motivo de alegría; en las cosas más esenciales, el hombre no ha avanzado tanto como se supone que debería haberlo hecho. La información, la experiencia y el aprendizaje crecen desde hace ya tiempo, de una manera exponencial, a un ritmo frenético, sin embargo, no se saca provecho de ello, para intenciones buenas y caritativas, sin ánimo de lucro, para mejorar el mundo.

Tal es la velocidad de avance, que si realmente usáramos, todo este potencial tan grande de una manera responsable y adulta, la sociedad sería algo muy distinto a lo que seguimos viviendo hoy en día.

Actualmente vivimos en la era de la estupidez, pues habiendo tanto asuntos pendientes, que son urgentes, ya que hablamos de vidas humanas y seres vivos, seguimos comportándonos de una manera egoísta y absurda, hablo de actos, como por ejemplo:

- Parece que nos preocupa más renovar nuestro teléfono móvil cada año o cada dos, aunque siga funcionando bien; es más importante estar a la moda en tecnología, que a la moda en caridad. 

- Tomar un café en una terraza al exterior, en pleno invierno con una estufa de gas butano, un gasto totalmente estúpido y contaminante, mientras muchos se mueren por las calles de frío.

- Beber el agua embotellada que es más cara y perjudicial, porque nos han mentido y seguimos pensado que es más sana.

- Crear armas para estar más seguro, en vez de destruirlas todas, una mafia, en donde, el primer mundo sigue vendiendo armas a los países pobres, e incluso, muchas de esas armas, retornan al primer mundo para actuar en atentados terroristas, ¡absurdo y abominable!.

- Viajar a Abu Dabi para esquiar en una estación con nieve, en pleno desierto, ¿sabes el gasto energético que eso genera?.

- Tirar diariamente toneladas de comida, antes que donarla para los necesitados, esta estupidez, debería estar prohibida.

- Contaminar el mismo aire que respiramos, lo mismo con el agua, qué bien, seguimos matándonos nosotros mismos, ¡muy lógico todo, si!. 

- Drogarse todos los días fumando y bebiendo alcohol, con lo malo que sabemos que es, y encima muchos presumen de ello, hasta delante de los niños, ¡andaaa que…!.

- Poner las esperanzas en un dios que no sabemos siquiera si existe, en vez de confiar en nosotros para cambiar el mundo; y así vemos, tanta gente mirando hacia arriba esperando un milagro del cielo, pero de hacer poquito.

- Rechazar a las personas por el color de su piel, como si eso fuera una diferencia importante, ¿cómo el color, puede generar tanto odio?.

- Engañar a nuestros niños y dejarlos indefensos y esclavos del sistema, ¿para que sufran lo mismo que tú?... Alucino.

- Maltratar animales legalmente por tradición o cultura, como el toreo, la caza, y otras burradas, de gente inculta.

- Envenenarnos con los alimentos que comemos, sin saber ni siquiera que nos estamos tomando, ¡la ignorancia es la felicidad!, ¿verdad?, ok.

- Seguimos usando combustibles fósiles con lo contaminantes que son, y hasta tenemos que pagar un “impuesto al sol”, en nuestro maravilloso país, ¿sabrá el sol esto?, ¿pedirá comisión?.

- Le damos más importancia al deporte nacional, que a las personas que no tienen donde caerse muertas, lloramos porque un equipo de millonarios han perdido un estúpido partido, pero no lo hacemos, por los niños que mueren de hambre cada día.

- Apreciamos más el dinero, que nuestros propios recursos naturales, como el agua, quizás algún día nos beberemos el dinero, ¿quién sabe?.

- Trabajamos duramente todo el año, para conseguir más o menos, sólo quince días de vacaciones, cada 12 meses, si, si, muy lógico también.

- Creamos clases sociales, como si nuestra sangre fuera distinta, unos de otros; yo no conozco a nadie que no necesite ir al baño.

- Comprarse un coche de marca, aunque te cueste la misma vida, para aparentar cierto status, ¿merece la pena?, bravo, ¡un aplauso, te lo mereces!.

- Comprar y comprar ropa, tanta, que hay prendas que ni siquiera las has estrenado nunca, mientras muchos, por ejemplo, siguen descalzos, sin zapatos.

- El primer mundo busca perder peso, mientras el tercer mundo se muere por llevarse algo a la boca, es catastrófico.

- No ayudar a los que vienen huyendo de una guerra, y dejarlos morir en nuestras fronteras, ¿somos humanos?, en serio.

- Que enfermedades que tienen cura, sigan matando a tantos pobres que no pueden costeárselas, si no compensa económicamente, ¡qué se mueran!.

- Que los niños pasen hambre y veamos por la tele sus barrigas hinchadas, ¿sabes lo que es morir de inanición?, ¡somos realmente monstruos!.

- Que un actor de cine gane muchísimo más, que un cirujano que salva vidas; que alguien me lo explique, por favor.

- La existencia de países hoy en día, con tiranías, en donde un solo hombre es capaz de mantener a millones de personas con miedo, obedeciéndoles en todo lo que les diga...

- Fiestas en las que se tira la comida, como tomates, vino, naranjas, tartas, queso, agua, etc., al igual que en muchos programas de televisión, cuéntale eso a los millones de personas que se mueren de hambre en el mundo, ¡es de locos!. 

Y así podemos seguir, una lista infinita, de desprecio a la vida, ¿y sabes qué es lo más estúpido?, que te da igual, y no vas a hacer nada, para cambiar algún punto de los que has leído, ¿o sí?. Son todas asignaturas pendientes de la humanidad, son materias que suspendes cada día, desde que te levantas, hasta que te acuestas; no te estoy descubriendo nada nuevo, tu mism@ podrías completar esta lista, ¿cierto?.

Somos unos estúpidos, eres un/una estúpid@, no hay excusa ninguna para seguir actuando así, tanto que hacer, tanto potencial en cada uno de nosotros, tantos medios disponibles a nuestro alcance… y la estupidez humana es tan grande como el universo.

¿A qué estás esperando?, ¿a qué alguien te diga algo?, bueno, pues mira, adelante, te lo digo yo, ¡haz algo!... ¡Aaah!, ya mañana si eso…,¿no?. ¿Cómo se puede despreciar la vida así?, ¿de verdad que no te duele todo esto?... Quizás el hombre, nunca se haya merecido, llegar hasta donde ha llegado, quizás debería haberse quedado en el mono y este planeta lo hubiera agradecido.

Creo que ya es tiempo de pasar a una era distinta, dejar la estupidez que llevamos pegada desde tantas generaciones; para ser seres diferentes, para afrontar todo con una visión nueva, para realizar todo aquello que no hacemos bien, por nuestros hermanos humanos, por nuestras criaturas, los animales y por nuestro gran planeta, que ya ha soportado demasiada injusticia y dolor…

miércoles, 7 de septiembre de 2016

¿En qué crees?

Aunque no lo parezca, qué complicado es responder a una pregunta así, porque en nuestra mente, hay una mezcla tal de cosas, que más bien podríamos decir que es un cajón desastre.

Por eso, al igual que cada persona tiene un ADN único e irrepetible, cada mente es también particular e inimitable; No encontrarás jamás a lo largo de la historia dos cabezas que sean idénticas en su forma de pensar o en sus creencias, ya que cada uno vive experiencias distintas, aun cuando habiten en el mismo lugar y sean de la misma familia. Eso es la diversidad.

Una pluralidad muy compleja, pues nos cuesta la misma vida ponernos de acuerdo en la mayoría de las cosas importantes, siempre mirando nuestro propio beneficio y privilegio, por encima de lo justo y ético. Pero volviendo al tema, primero debemos preguntarnos, ¿qué significa creer en algo?, pues por definición, la creencia es un estado mental, donde la persona considera y presupone ciertas cosas como verdaderas, pero sin tener pruebas de su certeza o conocimiento de la misma, entonces, podemos decir, que es estimar una cosa como posible o probable, sin llegar a tener una seguridad absoluta sobre ella.

Por tanto, como se puede apreciar, creer es algo abstracto, donde la mayoría de las cosas no tiene una consistencia sólida, por lo que día a día, nos movemos en un mundo de ideas y creencias, que no son seguras que sean como nosotros las vemos, si no que se van modificando con cada experiencia vivida y siempre estarán llenas de la propia subjetividad de la persona que las usa.

Así, el mero hecho de creer, puede ser incluso peligroso, pues también lleva una componente de juicio, creer engloba en su significado, pensar o juzgar algo en concreto, cosa que puede llevarnos a error, y si este es grande... podemos provocar un daño enorme; por eso, siempre debemos andar con mucha cautela en lo que decidimos creer o no.

En relación a esto, hay otro tipo de creencias que son originadas por una patología propia de la mente, como puede ser el delirio, en donde la persona, cree que lo que está viendo es real, su cerebro le está engañando de manera incontrolable para el sujeto. Hay muchas enfermedades o trastornos relacionados, como el síndrome de Hubris, en donde el individuo cree saberlo todo, mala cosa para personas que ostentan el poder, sea un político, sea un jefe de una empresa o el cabeza de familia.

También es verdad, que a veces las creencias nacen de lo más profundo de nuestro ser, emanan de tan adentro, que no sabemos de dónde viene y se convierte en una necesidad básica, como el respirar, ya que forman parte de nosotros. Es como una voz interior, que te dice que aquella cuestión es real, y pones todos tus esfuerzos y esperanzas en ellas, hasta las últimas consecuencias, sean las que sean.

Las creencias más llamativas, en gran parte de los casos, está relacionado con los deseos más desesperados del hombre, por eso, todas las que tienen que ver con la muerte, o situaciones desconocidas para el ser humano, suelen ser las más fuertes, pues cuanto más descontrolado es el miedo a algo que es inminente, inevitable y que provoca pavor solo pensarlo, más ciega se vuelve esa creencia, más pasa la frontera de lo racional, pues afrontar la verdad, es demasiado impactante para la mayoría de las personas y es mejor engañarse con algo que realmente, no se sostiene. Entonces aparece la llamada fe, que es la seguridad y la confianza que pone el sujeto en esa creencia no probada, a mi parecer una evolución bastante peligrosa de esta, y que en cuestiones espirituales está a la orden del día. 

Pero tengo que decir que no todas las creencias son malas, o al menos perjudiciales, aunque siempre hay que tener muy presente, hasta donde se puede llegar con ellas. Ya que estas, son grandes impulsoras de sueños e invenciones, está claro que para llegar a una meta, primero tienes que creerte, que lo puedes lograr, siempre y cuando, seas consciente, de que la creencia no basta, no es suficiente y puede perjudicarte, si no sabes poner unos límites racionales.

Todos somos libres de creer en lo que queramos y ahí, personalmente no debe meterse nadie, e incluso formar parte de un grupo de personas que crean en un mismo objetivo, puede resultar algo muy bueno o malo según sea su naturaleza. Pues pueden lograrse maravillosos objetivos o generar una destrucción de todo lo conocido; y en este sentido, la humanidad debería unirse, para creer en un mundo mejor, para hacer realidad ese deseo común, de convivir en paz, armonía y ayuda entre los distintos pueblos.

Podemos creer en tantas cosas como queramos, ¿en qué crees tú?, en un Dios amoroso y todopoderoso, o en una fuerza cósmica que lo une todo, puedes creer en el azar, en una vida extraterrestre superior que nos vigila, creer solo en tus fuerzas, o quizás en el ser humano, creer en la vida después de la muerte, o en una sola vida sin espiritualidades ni "más allás" variados. También creer que en esta vida lo más importante es el dinero, o por el contrario el amor, creer que el hombre podría hacerlo mejor o de manera directa te da exactamente igual estos temas, aunque siempre se cree en algo...

Las creencias son básicamente juicios y evaluaciones sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre el mundo que nos rodea; cada uno somos un sistema de creencias, y ese sistema es el filtro con el que construimos nuestra visión del mundo.

Ahora eso sí, puedes creerte lo que quieras, lo único que yo te digo, es que primero, harías bien en comprobarlo y asegurarte, porque las costumbres, tradiciones y las creencias se resisten con terquedad a la lógica y la razón; por eso, este maravilloso don, que hizo, hace y seguirá haciendo maravillas en las personas, siempre que lo utilicen de buena manera y usando la cabeza; pero cuidado, porque también puede convertirse en una pesadilla, y hay que estar atentos, pues en la historia hay muchos casos conocidos, donde una creencia comenzó como un sueño y acabó como delirio o algo peor.

Creas en lo que creas, asúmelo con responsabilidad y deséchalo, si pone en peligro tu vida o la de los demás, si falta el respeto a la naturaleza o al derecho personal de cada uno. Si tus creencias son buenas, adelante, yo creo que el hombre puede hacerlo mejor y sigo en este sueño... ¿Sueñas conmigo?.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Cuestión de ser

¿Cómo somos?, ¿qué pensamos de nosotros mismos?, es interesante ver, como todas las personas piensan que razonan con mucha elocuencia, para nada piensan que son tontos y afirman, que son personas adultas y responsables. ¡Menos mal!, me quedo más tranquilo, ya no existen los tontos e idiotas sobre la faz de la tierra; nadie es malo, y todo el mundo se comporta más o menos de una manera adecuada y civilizada… ¡Aaah!… Bien, entonces, ¿por qué todo está cómo está?… Es que no me cuadra, lo que se piensa, con lo que ocurre a diario.

Si todos somos tan magníficos y tan solidarios, si todos sabemos lo que está mal, y lo comentamos allá a donde vamos; si nos quejamos y estamos disconformes… ¿Por qué vivimos así?.

La realidad muestra algo muy distinto, hay un abismo entre lo que pensamos y nos creemos, con lo que sucede y hacemos cada día, es más, ocurre una cosa muy curiosa, el otro siempre tiene la culpa, ¿verdad?. Por ejemplo, tú, conduces perfectamente, es el otro el que se ha colado o está desnortado, ¿tú?, no conduces, rozas la carretera de lo bien que lo haces… ¿a qué si?, ¡venga hombre!. 

Y así pegando coces hacia todos los lados, vamos “abriéndonos” caminos cada día, pero realmente lo que estamos haciendo, es echarnos kilos de mierda encima y por supuestos nos quedamos ciegos ante esta realidad tan obvia.

Yo soy muy observador, veo a las personas, y entre tanta complejidad, hago una distinción, personas que son egoístas y andan pegando empujones a todo lo que se mueve, exigiendo siempre a los demás, nunca ayudan a nadie, son malas personas y muy dañinas. Luego otro tipo de gente, que ni fu ni fa, viven su vida, pero también pasan de todo, y aunque no son malas, no mueven un dedo que no sea para su interés, disfrute o beneficio. Y por último, personas, en menor cantidad, por desgracia, que las anteriores, preocupadas por lo que pasa en el mundo, dejándose la vida, el dinero y su tiempo, en ayudar a los demás; que piensan y actúan, por eso, estas personas, sin duda, son las que más sufren, pues son unas incomprendidas y nadie les echa cuenta.

Entenderás que con este panorama, no hay manera de que esto cambie, existe la conciencia, o la información, más bien, pero el engranaje de esta máquina no se mueve ni a tiros.

Y ahora viene lo más curioso, ¿por qué alguien tiene que cambiar su forma de actuar, de pensar?, a ver, ¿por qué?, cada uno es libre de hacer lo que quiera dentro unos límites. Si uno vive su vida, preocupándose solo, de trabajar, comprarse los caprichos que quiere y divirtiéndose a tope, ¿acaso está haciendo algo malo?, es su vida, ¿no?. ¿Tiene acaso la obligación de ayudar a los demás?, ¿se le puede penar por eso?... Oye, lo único que intenta el hombre, es vivir lo mejor posible el tiempo que esté vivo, entonces, ¿se le puede achacar algo?, en principio no.

Si ha tenido suerte en la vida y le va bien, no es culpa suya, puede decirte, que uno con peor suerte, si tuviera la suya, seguramente se comportaría igual, y no le ayudaría, también pasaría de los problemas ajenos; pues no sé, a lo mejor tiene razón, legalmente no se le puede reprochar nada… pero algo me sigue chirriando…

¡Ah! bueno, es que este pensar es muy lógico dentro del mundo animal irracional, comportémonos, como hienas, leones, osos o cualquier otra bestia, y sálvese quien pueda. Así, la mayoría, han actuado durante toda la historia de la humanidad, hasta la actualidad.

Hay algo que debemos entender, y es que, nosotros tenemos una capacidad única en este planeta, que conlleva unos derechos y unas obligaciones. Muchos sólo quieren derechos y aún más, pero, sin asumir en ningún momento, esta responsabilidad, que no es obligatoria de realizar, aunque alguien con dos dedos de frente, la pondría en práctica; es la misma lógica que el que es padre y cuida de su hijo, ha adquirido una responsabilidad, y tendrá que cuidar de él hasta sus últimos días.

Nacer con esta capacidad de pensar y razonar, es un privilegio que hay que pagar, hay que estar a la altura, pues nada, nada, se da en la biología, de una manera gratuita, todo tiene su finalidad (y no estoy metiéndome en temas espirituales). Si la flor no se abriera cada día, si el insecto no  la polinizara, no lo decidieran, por así decir, el mundo se acabaría (no es broma, esto es verdad), pero estos seres vivos hacen su función, la finalidad que la vida les ha otorgado.

De esta manera, todo lo vivo entra y obedece en este ciclo que lo equilibra todo, sin embargo, cuando llegamos al ser humano, a la cumbre más alta de la evolución, ¡vaya!, este mete la pata, y elude sus responsabilidades y funciones con la vida y el planeta. Por eso, las personas que no se implican en hacer el bien, en ayudar, en cambiar, están faltando a este principio fundamental del universo, y todo se desequilibra, por nuestra culpa; así está el mundo, invadido por nuestro hedor pestilente, lleno de egoísmos y pasotismos.

Las personas tienen que entender que este cambio de vida, aunque se piensa de una manera global, es un cambio personal, cada individuo, debe examinar el estilo de vida que lleva y reconducirlo; esto es un compromiso de todos, pero que se inicia contigo, en singular. Y toca todos los ámbitos de tu vida, la alimentación, la educación, las relaciones, la ayuda, la empatía, la igualdad, el respeto, el medio ambiente, entre otros, son pequeñas metas que debemos transformar a mejor, sin mirar si el de al lado está haciéndolo, ¿entiendes?.

Es un compromiso con la vida, con la tuya, como cuando alguien se casa y adquiere este pacto con otra persona; tú y el mundo, el mundo y tú, una misma cosa, poder sentir el planeta y la vida que hay en ella, como un enlace nupcial. Tomando como adulto el sitio que te corresponde en la naturaleza, el más alto, ¿no te parece bonito?, estás arriba y debes velar por la vida, tienes una gran misión importante, ¿la vas a seguir desperdiciando?.

Aquí no valen justificaciones ninguna, - es que no tengo tiempo para nada, mis hijos me absorben por enter@ -, muy bien, pues intégralos en este compromiso, llévatelos a ayudar a los pobres, a rescatar animales vagabundos, mételos en algún voluntariado, llévalos a que conozcan el asilo de ancianos, planta un árbol con ellos y enséñale el respeto por la vida, incúlcale el odio al dinero, el respeto a los demás, no digas palabras malsonantes delante de ellos, no critiques cuando estén presentes, enséñales otra manera de alimentarse y no les mientas, muéstrale la realidad, lo bueno y lo malo. ¿Acaso no puedes hacer esto?, no tienes excusas que no sea, que no te dé la real gana.

Hay mucho por hacer, gente que no ha tenido tu suerte, que no paran de llorar porque nadie les ayuda, personas que se sientes terriblemente solas, animales muriéndose en las calles de tu barrio, problemas que están buscando una solución, te buscan a ti para solucionarse, ¿a qué esperas, a que los políticos hagan algo?, pues entonces todo seguirá igual, a los políticos hay que castigarlos en las urnas, y ni siquiera ahí, eres valiente… ¡Señor, que desastre!.

Piensa bien lo que quieres ser, todos podemos cambiar y ocupar el lugar que nos pertenece en este mundo, eres importante, haces falta, y la parte que te toca por hacer, si no la haces, nadie la hará... No sigas dándole la espalda a la evolución, ¡empieza hoy!.