domingo, 31 de julio de 2016

La libertad de expresión

Hoy en día, desde que la información hizo un boom en nuestras vidas, e invadió nuestros hogares mediante esa gran herramienta que es internet, no dejamos de hablar de ese maravilloso derecho fundamental, recogido en la Declaración Universal de Derechos Humanos, artículo 19, la libertad de expresión.

Yo estoy a favor totalmente de esta libertad, siempre y cuando no se calumnie, no se use para la manipulación o se haga daño a las personas de una manera injustificada. La irrupción de las redes sociales en nuestras vidas, fue el punto de inflexión, pues antes, este tema parece que estaba más relegado a los medios de comunicación y a los periodistas, aunque, la censura siempre fue fuerte, y nuestras generaciones pasadas sufrieron también, la supresión de esta libertad.

Y es que es algo terrible, no poder decir o manifestar lo que uno piensa, tanto si es bueno, como si es malo, realmente el sentimiento es como si estuvieras en una cárcel.

Claro está, con el poder en las manos de decirle o enseñarle al mundo entero lo que uno quiere, tienen que crearse unas normas, para el buen uso de lo que se puede publicar, y así, no dañar a nadie, pues ya hemos visto muchos casos de bullying, en los que una simple foto o vídeo, ha arruinado la vida de muchos pequeños. Una libertad mal entendida por muchos jóvenes, que abusan de estas herramientas, para bromear, chantajear o destruir con saña la vida de un niño, llegando en algunas ocasiones al suicidio.

Por eso, yo soy de los que pienso, que los jóvenes hasta cierta edad no deberían tener un dispositivo móvil, algunos padres alegan que así, los pueden controlar y en caso de peligro, pueden pedir socorro, otros dicen la típica tontería - es que sus amig@s tienen todos teléfonos móviles -, bien, bien, sigue pensando así, muy lógico todo. Un celular es un equipo demasiado potente, en cuanto a posibilidades para bien y/o para mal, el problema, es que caemos en el error de darle algo creado para adultos, a un joven; pienso, que los móviles para jóvenes deben ser totalmente distintos a los nuestros, en primer lugar para protegerlos de adultos que puedan amenazarlos y de ellos mismos, entre si. Un simple teléfono, que pueda llamar y poco más, porque no lo necesitan y son niños, ¡que a veces se nos olvida!.  

La mayoría hemos crecido sin móviles, y aquí estamos, sin ningún problema, ni trauma alguno.

Pasando de nuevo al mundo de los adultos, en este afán por controlar la libertad de expresión, para que no se desmadre, creo que se han pasado y nuestros gobernantes actuales han creado leyes, como la ley mordaza, que tiene algunos aspectos negativos, con la intención de recortar este derecho fundamental, para impedir que el pueblo pueda unirse en protesta de una manera más espontánea o denunciar ciertos delitos. Hablamos del caso, de grabar o fotografiar agentes de la policía, aunque estén cometiendo una infracción, ¿si ellos tienen el principio de veracidad, cómo entonces se puede denunciar ciertos actos, como está pasando en EEUU con el racismo policial?, o el organizar una protesta (que puede ser pacífica, ¿no?) por redes sociales o castigar simplemente manifestaciones orales o escritas en la red que puedan generarla. Señores, ahí se han pasado, teniendo en cuenta el artículo 19 que antes nombré y que dice:

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Creo que aquí se produce una contradicción, ¿no crees?. Una cosa es controlar que el derecho se cumpla y otra muy distinta es querer acallar las voces, de quién no están de acuerdo o quieren denunciar algo. Si no tenemos cuidado con estas cuestiones, podemos llegar a una progresiva imposición, que deje al pueblo sin posibilidad de opinar, pues cualquier cosa, va a dañar la moral o el honor de cualquier persona o institución, dependiendo quien la haga.

Todos los días convivimos con halagos y calumnias, en nuestro día a día, y no se le da mucha importancia si no queda registrado en la red, dejemos que sea la propia persona afectada, la que denuncie si lo ve conveniente y que no venga un funcionario a poner normas sobre que comentarios, son denunciables, porque entonces, son los propios políticos los que deberían ser juzgado por lo que dicen y lo que hacen, según su magnífica ley mordaza.

Por eso digo que este país, es un país de hipócritas, donde todo lo que se dice de puertas para adentro es queja, crítica, y mucha verdad demasiado sincera, pero a la hora de que hables de cualquier cosa en un sitio público, como Facebook, ¡cuidado con lo que dices!, porque solo podrás hablar lo políticamente correcto, no se te ocurra manifestar lo que comentas en tu círculo de amigos, porque te crucificarán. Públicamente, siempre amplia sonrisas y muy solidarios, pero después en casa, en el trabajo, si que dices lo que piensas de la realidad. Por ejemplo, no se te ocurra decir, que te parece bien las concertinas que se colocan en la frontera de Ceuta y Melilla para que no se cuelen inmigrantes, porque entonces tú no eres persona. Bueno, y si hay gente que piensa que para el control de la frontera es un método efectivo, ¿qué pasa?, porque a nadie se le obliga a escalar una valla para que se claven las concertinas, de hecho los inmigrantes saben que está prohibido, no sé, parece bastante lógico, hay unas normas para entrar en el país, y a mi no se me ocurre violarlas en ningún otro lugar. Otra cosa, es que ojalá se usaran otros métodos, que estos no son deseables, que hubiera políticas de integración entre países y tal, porque estamos hablando de personas, pero si alguien opina eso, como idea, yo respeto su libertad de expresión, y no lo lapido, obligándole a rectificar; así, infinidad de temas, lo dicho, un país de gente que no es consecuente con lo dice, e intolerante con otras opiniones, aunque no puedan ser las más adecuadas. 

La propia opinión hay respetarla siempre, algo diferente, es prohibir ciertos hechos que puedan ocurrir, a partir de opiniones negativas o perjudiciales para la vida.

Desde luego yo no estoy de acuerdo con el mal uso de la palabra nunca, pero tampoco podemos seguir siendo unos falsos, tenemos que decir la verdad sin miedo, lo que está pasando, siempre con respeto; sea en solitario o en una reunión de personas, en internet o en la calle, con educación, pero con firmeza y desprecio ante las barbaridades, que se cometen en esta sociedad, porque ese es el mayor principio de la democracia.

Todo este sistema está programado para que no podamos movernos prácticamente ante las injusticias, hasta ir a juicio cuesta ya demasiado dinero, si seguimos permitiendo esto, llegará un día, que estaremos tan controlados y tendremos tanto miedo a expresar nuestras quejas, que el ciudadano vivirá en un estado de sitio, vigilado y controlado por los que tienen el deber de servirnos. No podemos aceptar que sigan violando la democracia y los derechos fundamentales que como personas tenemos reconocidos, o volveremos a acabar en una dictadura, pero esta vez legalizada... Defiende tus derechos, opina, no te quedes callado y actúa.


miércoles, 27 de julio de 2016

¿Eres bueno o malo?

Esta puede ser una pregunta muy clara o todo lo contrario, porque si tú le preguntas a alguien, si es bueno o malo, te dirá con seguridad, que es buena persona, pues ¿quién se ve en esta vida como mala gente?.

Esta cuestión que no parece esencial, así al momento, tiene sin embargo, una importancia necesaria para llegar al fondo de nosotros, ya que, si no sabemos como somos, no nos conoceremos y no tendremos opción a cambiar.

Yo soy bueno, ¿cómo quién?,... o soy malo, ¿de  qué manera?, es muy relativo, como casi todo en esta vida. Según con quién te compares, puedes ser un ángel o un demonio; si me comparo con Hitler soy un trozo de pan, si me comparo quizás con la madre Teresa de Calcuta, pues seré un tío egoísta y malo, ¿no?.

Es curioso que siempre digo, que para hallar el conocimiento de uno mismo, hay que adentrarse en la mente y meditar, para llegar a lo más profundo de ti, donde está tu esencia, que al fin y al cabo, es lo que te define, lo que eres. Pues, llama la atención, que para llegar a la respuestas de ciertas preguntas como esta, es todo lo contrario, tienes que buscarlas fuera, en las demás personas, porque nosotros no somos capaces, de llegar a ese conocimiento de manera completa.

Tú puedes pensar que eres bueno, y que siempre intentas hacer lo mejor para con los demás, y sin embargo, resulta que cuando te pones a preguntar a tú gente más cercana sobre ti, empiezan a decirte cosas sobre tu personalidad, que no encajan con lo que tú crees que eres, vamos, que te chirría lo que te exponen, y piensas - no tienen ni idea de quien soy yo, no me conocen -. Y es que hay un proverbio árabe que dice, "Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso, si te lo dicen dos, mírate a un espejo", y esto es muy real, porque está claro que cada uno tiene su forma de ver la vida, cada uno tiene una perspectiva particular; a mí me pasa con el blog, hay publicaciones que me parecen muy "light", y sin embargo, encuentro algún que otro lector, que le ha gustado, pero algo le ha molestado, alguna frase, y yo pienso, - ¿pero cómo es posible?, si es un escrito sencillo y limpio, sin hacer referencias a nada en particular -, pues me pasa, porque esa persona está captando de mi texto, una realidad distinta a lo que yo quería transmitir, o la ha captado bien, pero le llega a incomodar simplemente, es muy curioso.  

Como decía el refrán, fijaos lo complejo del asunto, pero está claro que en temas muy generales, cuando los allegados, de distintos momentos de tu vida, coinciden en varias cosas sobre ti, examínate bien amig@, porque seguro que tendrán gran parte de razón.

También es verdad, que aunque todos vean ciertos comportamiento sobre ti, solo tú, sabes lo que se te pasa por la cabeza, y si realmente hay mala intención en lo que has hecho, o lo que has dicho.

Así que, puede darse el caso, que tú crees que estás haciendo el bien, estás siendo bueno, pero viene tu mujer, tu marido, tu hijo, tu hermana, etc, y te dice - no, no, estás equivocado y con tú actuación me estás haciendo daño -, ¡anda, que fuerte!, pero si yo lo hacía con la mejor mejor intención... pues puede ser. Lo contrario, ¿ves?, ya es más complicado que se de. 

Hay ciertas acciones que todos sabemos si estamos obrando bien o mal, hay sentimientos que nos delata, sobre si somos buenas o malas personas, pensamientos y actuaciones muy claras que cualquier persona puede ver.

Podemos hablar de muchas situaciones, por ejemplo, pegarle a alguien es malo, pero ¿y si es en defensa propia?, entonces el malo es el otro y tú eres el bueno; incluso puede pasar, que como dije antes, malentendieras a la otra persona y le pegaras, entonces tú vuelves a ser el malo y el otro el bueno... y así, puede complicarse todo lo que queramos, por eso decía que era todo muy relativo.

Esta relatividad, es la que hace, que por mucho empeño que pongas y muy bueno que quieras ser, o al revés, las cosas no salen, o no se entienden como se pretendían en un principio.

Pero centrándonos otra vez en la pregunta, el ser humano es una mezcla impresionante de muchas cosas, acciones y sentimientos; sin duda, nada en este universo es puro, todo tiene algún tipo de aleación de al menos dos componentes, por eso, en un sistema tan cambiante, quizás un día podemos ser muy buenos (y ayudar a alguien) y otros muy malos (no le ayudamos porque no nos da la gana). En ese equilibrio vivimos, es lo que más se puede acercar a la respuesta; tengo que decir, que en mi vida, por mi experiencia, me he encontrado gente buena por definición, con ganas siempre de servir, ayudar y sonreír, por otro lado, me he encontrado, por desgracia a gente mala, muy venenosa y mentirosa, que por mucho que se le ha invitado a comportarse mejor, lo ha hecho peor adrede, yo creo, incluso que a veces son comportamientos derivados de enfermedades psiquiátricas, con envidias incontrolables, bajas autoestimas mal canalizadas, celos enfermizos y otras patologías; ¡ojo!, esto no justifica su comportamiento, solo lo explica.

Supongo que hay muchos grados, están los más extremistas, que siempre sobresalen mucho entre la gente, pues son personas que impresionan por su bondad y se merecerían lo mejor en esta vida, otros al contrario, generan sorpresa y odio por su crueldad, que puede llegar a tal, que lo único que deberían perder es la vida; a partir de ahí, hay un gradiente largo de males y beneficios, que conviven con la mayoría de las personas, en esta sociedad.

Sin duda, una lucha que viene desde los primeros hombres, un equilibrio titánico, de crear y destruir, de hacer y deshacer, de buscar y perder, de subir y bajar, de actuar y dejar. Todos tenemos dentro a este doctor Jekyll y Mr. Hide, de nosotros depende soltar a uno u otro, y tenemos total libertad para decidir, cual será el comportamiento que tendremos con nosotros y los demás.

Ya es hora de darle un adelanto a la evolución, rechazar esa parte instintiva negativa, llena de miedos y emociones incontroladas, para pasar a hombres y mujeres, más racionales y lógicos, con el medio que nos rodea, toca ya, ganar la guerra a este desequilibrio, para dejar de ser humanos y llegar a algo más, nuevo, acorde con los pensamientos positivos que rondan por nuestra cabeza... ya sabes... sé bueno. 


domingo, 24 de julio de 2016

Desencajado

Así me siento la mayoría de la veces en esta sociedad, la verdad y sinceramente no entiendo nada. Por más que me gustaría y lo intento, no consigo encajar en esta sociedad, me siento como una pieza de puzzle, que no se ajusta a la plantilla, por más que busco y aporreo la pieza, no entra, no encajo en el juego. 

No comprendo como el ser humano puede actuar como lo hace, si realmente todos nos quejamos, si la mayoría sabemos qué es lo que pasa cada día en el mundo, si lo conocemos de sobra, incluso sabemos lo que podemos hacer para mejorar, ¿por qué no se hace?, nadie hace nada, no cambian. Mucha palabra, mucha lógica, parece que todo el mundo está muy centrado, y después veo cada cosa, tanta maldad, tanta crueldad, egoísmo y pasotismo ... los mismos que razonan, y hablan tan bien en atriles, esos son los peores.

¿Cómo podemos vivir con la aceptación del terrorismo, de la guerra, de las peleas, y enfrentarnos, hasta por un estúpido partido de fútbol?; tanto rencores, tantos odios, tanta prepotencia inútil, que está fuera de todo raciocinio. ¿Dónde está la raza superior?, ¿dónde?, porque no la encuentro, ¡no la veo por ningún lado!.

Tantas personas sufriendo, tantos animales abandonados, seres vivos que agonizan a nuestro alrededor, a tú lado, todos los días, ... y la gente no hace nada ...

Observo a esta sociedad, y veo distintos tipos de personas con gustos, creencias y aficiones en común, pero siguen destruyéndose entre ellos mismos, reventándolo todo, por eso, cuando los contemplo, me entra rabia y me dan ganas de gritarle a cada uno lo que pienso ...

Personas que ponen tanta ansía en rezar, que están todo el tiempo en sus lugares de culto religiosos, ¿para qué?, ¿para decir que Dios, Jesús, Alá, Buda, Shiva, Yahveh, Jehová, o no sé quién, es amor y tienes que honrarle ante todo, lo primero?, dioses mudos, que cada uno quiere interpretar según unas antiguas escrituras manuscritas por humanos, no por divinidades. Esto no es nuevo, ¡mira la historia!, las masacres que continúan hoy en día haciéndose por estos dioses, cuánta sangre derramada, ¡qué escándalo!, con lo preciosa que es la vida. Tú, si tú, que eres creyente, ¿no sería mejor que dejaras de decirle a los demás, lo que tienen que hacer y lo hagas tú, hipócrita?, ¿amar a tú enemigo?, ¡pero si no eres capaz de aguantar ni a tu suegra o a tu hermana!, la pones a parir nada más sales de la iglesia; ¿qué me vas contar?, te conozco de sobra, llevo observándote mucho tiempo, ¡qué estás llorando ante una imagen de madera vestida de oro, y tienes al lado un pobre que necesita tu ayuda, y si te interrumpe pidiéndote, hasta te cabreas!.

¡Ya esta bien, hombre!, ¿eres idiota o naciste así?, ¿es qué no lo ves?, que te están tomando el pelo, te están sacando tu tiempo, tu dinero, y sigues haciendo las mismas payasadas. Mira alrededor, y no te mates por rezar a algo que no existe, mátate por los que te rodean, ¡ellos si existen!, ¡qué están sufriendo hambre, enfermedad y soledad!; ahí, a tu lado, aunque a ti, lo único que te importa es llenarte la cabeza de sentimientos, de lo espiritual que es la vida y de cuanto me quiere Dios... Tú mismo, pero me parece despreciable, cadáveres a tú alrededor y no haces nada... Una mente primitiva, que por miedo a la muerte y a la vida, te agarras a algo inventado, que eres incapaz de probar, por mucho que te empeñes.

¿Y tú?, que lo único que te gusta es el fútbol, que no tienes otra cosa en tu vida y matarías de verdad por defender un escudo que no sirve para nada, una entidad millonaria con muchos jugadores incultos, millonarios por saber darle de una manera bonita, patadas a un balón. Justificando el blanqueo de dinero, y los robos al estado de ciertos jugadores, ¿pero de qué vas?, ¿te parece lógico?, ¿o trasmitirle el odio a tú hijo, entre aficiones de distinto club?. Me parece insultante que la gente se mueva para salvar a un equipo de fútbol de la quiebra, antes que para sacar a la gente de la calle; ¡el mundo al revés!.

Y a todos a los que le importa realmente una mierda, la cantidad de animales abandonados, que vagan por las calles, que los maltratan, los envenenan. Que ves a un animal en los huesos y no sientes nada; no se realmente lo que significa la palabra animal para ti, pero tú eres también uno; están todas las perreras llenas en España (las pocas que hay) de perros y gatos, pero claro, tú quieres un perrito de marca, a ti te gustan los gatitos blancos con manchitas de color canela... ¡anda que vaya tela!. Todos los días mueren cantidad de animales sacrificados, la vida de estos indefensos no vale nada, pero a ti te da igual, es más, criticas a los que intentan cuidarlos y les llevan algo de comer... tú, no tienes alma, eres escoria. Tan culpable como los ayuntamientos que no se ocupan de un tema de salud pública y de una ética lógica, están demasiado ocupados robando al ciudadano.

Espera, que para ti también hay, a ti que te gustan los espectáculos donde sufren los animales, que llamas arte a reventar a un toro, y justificas su existencia por la fiesta. A todos estos, que le gusta tirar cabras por el campanario, o arrancar cabezas de gallinas colgadas boca abajo, mientras están vivas, ¿en esos ayuntamientos quiénes están?, ¿y el estado cómo permite esto?, - es la tradición -,... ¿Tú eres humano?, eres un sádico, que disfrutas con la sangre, el miedo, el dolor y la muerte de los animales... realmente eres un asesino. No hay límite, gente que por dinero arrancan las pieles de los animales vivos, generando dolor hasta el paroxismo, ¡qué ciego estás, que vergüenza siento por ti!, por ese desprecio a la vida, no mereces vivir.

¿Cómo se puede consentir esto en pleno siglo veintiuno?, ¡que desgracia!.

Todos estos personajes modernos, que lo único que miran es la moda, comprar ropa y más ropa, tonterías, que hacen malabarismos para mantener el pelo de pie, un mundo estúpidamente superfluo, mientras muchos mueren de frío en invierno, sin una prenda que ponerse. O los que compran toda la tecnología, sea la que sea, para ser más que ¿quién?; ¿realmente necesitas todo eso que te compras, si la mitad ni lo usas?, mientras algunos no tienen ni electricidad para ver en la noche.

Están también los que cuidan su cuerpo al extremo, un culto al cuerpo, como si nunca fueran a envejecer, gastándose un dineral en alimentos especiales, cuidando cada gramo de comida para tener el vientre perfecto, mientras otros suplican un trozo de pan, estómagos hinchados clamando caridad, ¡que asco de mundo!.

Los que quieren fiesta, y solo fiesta, alcohol, y demás drogas para olvidar su patética vida, así no se consigue ser feliz, padres que ven normal que sus hijos beban alcohol en los botellones, ¿pero qué haces desgraciad@?, te estás cargando nuestro futuro, ¿cómo reprocharás a tú hijo sus conductas?.

La gran cantidad de personas hipnotizadas con la televisión y su telebasura, programas de cotilleos, insultos y mentiras, que tienen una audiencia bestial en este país, eso denota, la inteligencia que hay; verdaderos mon@s delante de un cristal, que se preocupan más por lo que ha dicho una tal Belén Esteban, una mujer inculta, exdrogadicta y chabacana, que por lo que es realmente importante. La gente no quiere aprender, solo quiere ver series absurdas, siempre con violencia y sexo sin sentido, hace tiempo que se les secó el cerebro, y forman parte de este sistema parasitario. Hace ya, que se conviertieron en zombis, sin posibilidad de cambio. 

Veo todas estas cosas, desde que me levanto por la mañana hasta que me acuesto, y no encajo con nadie de estas personas, no encajo en la sociedad actual, solo veo mentiras e hipocresías, en todos los sitios. Personas con cultura, y sin embargo, no tienen educación, ni moral ninguna, que se saltan las normas establecidas para el respeto de todos.

Quizás el problema soy yo, que no hago lo que todos estos, que intento actuar con orden y conciencia, respetar al que respeta la vida, que para mí es la ley universal del cosmos. No sé, ¿debería actuar como tantos millones de personas, violando todos mis principios?; no me considero, mejor que nadie, pero yo intento actuar en consecuencia con lo que creo, si me quejo, actúo, si no, prefiero callarme.

A veces me siento, como que esta no es mi época, donde no debería haber nacido, voy en contra de todo lo que está establecido, no me gusta prácticamente nada, no me concuerda, lo que hemos vivido después de milenios, con lo que aún hacemos. Tal vez, el hombre simplemente es que es así, pero, ¿por qué yo no pienso igual entonces, por qué soy diferente, por qué lucho cada día contra individuos de mi propia especie?, ¿por qué la gente que me rodea no ve lo mismo que yo?, ¿y si lo ve, por qué pasan de todo, y no hacen nada?; no me siento a gusto con lo que hacen los humanos, a diferencia, me encanta el mundo en el que vivo, la naturaleza, sus estaciones, multitud de lugares maravillosos, tanta diversidad de especies y tantos regalos que me da vida.

Veo a los ricos en su mundo multicolor, viviendo en otra dimensión, a los políticos robando descaradamente y acatando órdenes de multinacionales y bancos, el pueblo con su pan y circo, sin ganas de luchar y en medio gente que no encaja, que no entiende nada, como me pasa a mí. ¡Que pena!, no dejo de lamentarme, que no me tocara una fortuna, o poseyera poder, o conociera alguien que lo tuviera para convencerle de hacer el bien.

Es muy duro decir todo esto, seguro que algun@ le parece fuerte el post, y me criticará, pero lo tengo que decir, ¡qué ya está bien!, a mí no me gusta criticar, ni meterme en la vida de nadie, pero esto clama al cielo y se juegan con muchas vidas todos los días. Es imposible ordenar algo, cuando diariamente cientos de personas destrozan lo que, por ejemplo, yo intento hacer con tanto esfuerzo; miro a los lados y solo veo traición, gente vendida por intereses o dinero... una sociedad realmente enferma, que no es digna de respirar el aire que necesita... no han entendido nada, y lo peor es que no quieren; seguirán haciendo todas estas cosas y el sufrimiento será mayor... ¿Hasta cuándo seguiremos así?... He perdido la fe en los humanos, estoy triste, no se que pensar, siento odio, ya estoy cansado... ¿queda algo más que se pueda hacer?...







miércoles, 20 de julio de 2016

Enmarcados

Prácticamente desde que nacemos, y empezamos a retener las primeras imágenes en la cabeza, empieza nuestro gran adoctrinamiento, por parte de nuestros "padres adoptivos", las grandes empresas multinacionales; empezamos a ser "enmarcados".

Y no te creas que esto es algo como fortuito, porque no es así, todo está meticulosamente estudiado, para que te llame la atención un artículo determinado. Invierten millones en el nombre del producto, en el color, el sabor, el olor, el sonido, los anuncios en los medios, con esas músicas tan pegadizas, esos mundos de felicidad y toda esa gente guapa y esbelta.

¿Cómo si no, cuando pides un refresco de cola?, dices rápidamente - ¡una Coca Cola por favor! -, (o una Pepsi, para que no se enfade nadie), mira que hay marcas de este refresco, pues siempre se te viene a la cabeza estos nombres, de hecho, en nuestra mente no existen los refrescos de cola, existe la Coca Cola o la Pepsi; estas marcas, han absorbido el nombre por definición y se han adueñado de la idea, sólo hace falta que algún día, aparezcan en el diccionario de la Real Academia Española. Y si te fijas bien, están tan profundizados en el subconsciente de esta sociedad, que ya no les hace falta anunciarse en la televisión, nosotros mismos nos los publicitamos, los unos a los otros, ellos sólo patrocinan algunos eventos, no tienen necesidad de nada más.

Otro ejemplo, aquí en España es el Cola Cao (o Nesquik para otros), nadie pide una leche chocolateada, directamente pide esta marca, aunque luego, no puedas tomarte esa en concreto, pero el nombre está ahí, grabado a fuego en tu mente, y cuando vayas al supermercado, irás derechit@ a compralo.

El bombardeo de publicidad es cada vez más agresivo, y nosotros seguimos ignorando este ataque hacia nuestra mente, que está violando lo más profundo de nuestro ser, realmente es un problema ético, porque vulneran nuestra intimidad, ¿dónde queda la frontera?. No nos parece tan importante, porque creemos que somos libres, adultos y tenemos juicio más que suficiente, para desechar toda esta cantidad de anuncios preparados para modificar nuestra cabeza.

Pero estamos cayendo en un error fatal, ya que esto, no es cuestión de ser adulto, las empresas utilizan técnicas que van mucho más allá de tus sentidos, no es solo un ataque frontal, que puedes llegar a esquivar. Usan mensajes subliminales, que no puedes detectar, pero tu mente, tus instintos si los perciben y captan el significado, aunque tú no te hayas enterado de nada, pero sí lo suficiente, como para desear ese producto. Estas empresas, contratan personas especializadas, en estos temas, para buscar el sonido más atrayente a la hora de cerrar el maletero del coche, que te quieres comprar, o el olor que debe flotar en el ambiente de un hotel, para despertar ciertos sentimientos en ti; no puedes imaginarte, la cantidad de estudios que hay sobre esto, saben perfectamente por donde tienen que entrar.

Nuestra mente es un coladero, por eso, sin darte cuenta pides la Coca Cola, y compras marcas muy conocidas, que siendo más caras que los productos de una marca blanca, y están también fabricadas por la misma empresa, pero sigues pensando, que la calidad no es la misma.

Estas empresas, son las que manejan nuestra mente a su voluntad y te dicen, qué tienes que comer, cómo vas a vestir o qué es lo más "cool" en este momento. Date cuenta, que esto es muy peligroso, porque por ejemplo, una gran cantidad de alimentos, que se consumen de forma diaria, son muy perjudiciales para nuestra salud, pero como te los venden tan bien, y han creado una fama tan grande, ni siquiera te cuestionas que te puedan engañar. Por ejemplo, los refrescos en general son malísimos para el organismo, los ciudadanos desconocemos los efectos en nuestra salud, y está probado que dañan al corazón, aumentan las posibilidades de desarrollar síndrome metabólico (hipertensión, obesidad, colesterol, diabetes, etc), también aumenta la aparición de cáncer, problemas renales, gastrointestinales, úlceras, aparición de osteporosis, favorece el asma, disuelve el esmalte dental, problemas de esterilidad, etc; y podría seguir, pero a ti esto te da igual, tú sigues bebiendo sin miedo, una mezcla de sustancias químicas que te están perjudicando y envenenando. Lo que más me llama la atención es que la OMS, recomienda beber menos refrescos, pero no hace nada por prohibirlo, ¿por qué?, ¡aahhh!, buena pregunta... eso da para otro post.

Y como esto, son la mayoría de las cosas, que algunas ya las he nombrado en distintos artículos anteriores; alimento, tecnología, vestimenta, hábitos, economía, etc.

Tienen tanto poder, que son capaces de esconder los estudios que van en su contra, compran y destruyen a todas las personas que intentan sacar la verdad al público y al final, siempre manifiestan lo mismo, - no está comprobado, no se puede saber si, son solo hipótesis, es una conspiración, etc. - . Son verdaderas bestias, que te hacen sentir mejor si llevas un polo Lacoste o una camiseta oficial de Real Madrid, ¿de verdad quieres ser tan superfluo?.

Si nuestra mente adulta no puede esquivar los dardos envenenados de estas multinacionales, imagínate lo que hacen con los cerebros de los niños, que son como esponjas; si no tenemos cuidado y les enseñamos a rechazar toda esta maldad consumista, saldrán adultos totalmente manipulables, carentes de todo, sin más criterio que, el que las empresas quieran hacerles creer, ¡tenemos un problema!.

Todas estas marcas se pegan con facilidad a nuestra piel, y no podemos permitir que controlen nuestra forma de pensar, de decidir, por eso, ante esto hay que ponerse la armadura y guerrear contra ellas, por tu bien y el de tus hijos.

El primer consejo que te doy, es que no veas mucho la televisión, pero cuando lo hagas y lleguen esos largos tiempos de anuncios, quítale el volumen; si no echas cuenta hasta que empiece la película, eso te protegerá de no oír nada, porque también entran por el oído. Vuelta a lo que quieres ver, restituye el audio para seguir viendo la película.

Hay muchos tipos de productos que puedes evitar usar y comprar, abandona el ir a todos los sitios de comida rápida, como Mc Donals, Burger King, Telepizza, restaurantes chinos, etc. Pues, usan una calidad muy mala de alimentos y son altamente calóricos y perjudiciales para nosotros, ¡sobre todo para los niños!, mejor, si te vas a comer una hamburguesa o una pizza, aprende a hacerla tú, te saldrá más buena, sabrás como la has hecho y te gustará más. Estos son grandes depredadores, pues tienen un volumen de ventas muy alto, y son unos de los culpables del elevado consumo y sacrificio animal, con la contaminación que esto genera.

Para las mujeres, cuidado con los cosméticos que compráis, muchos son muy perjudiciales para vuestra salud, contienen parabenos, parafinas, ftalatos, formaldehidos, aluminio, siloxanos, etc; búscalos y veras que no miento, por no hablar, de la tortura animal que sufren a diario en muchas de estas empresas, conejos, ratas, cobayas, monos, etc. Es algo horroroso, tú lo que ves en el anuncio, es a una modelo preciosa, todo muy blanco, limpio, muy futurista y milagroso; pues no seas ignorante, lo que hay detrás de esto, es todo masacre, químicos perjudiciales y mentira. Como alternativa, hay una línea de cosméticos, que son menos malos, ecológicos y que no maltratan a los animales.

No compres toda la tecnología que sale, comprueba antes, si puede ser perjudicial, como los móviles o el wifi, e intenta minimizar el impacto. Aparte, estas empresas siempre producen en países tercermundistas, donde explotan y exponen a niños y adultos a una seguridad nula en el trabajo, por dos duros, ¡de vergüenza!. Un consejo, nunca te lleves el móvil a la cabeza para hablar, usa siempre manos libres.

Y así, podríamos llevarnos días hablando de todo esto; yo lo que quiero es que pienses en todas estas cosas, que tomes precauciones con todas estas marcas, que te informes antes, evita la publicidad, las aplicaciones de compra rápida que vienen de china, que no pasan ningún tipo de control de calidad. Que dudes de todo, que no te creas nada, que entiendas que nos tratan como a borregos, y quieren convencerte para que te gastes el dinero en sus productos, que tapan la realidad que se viven en las calles, la necesidad y la falta ayuda por nuestra parte, a las personas y seres vivos necesitados.

Que no todo es comprar, comprar y comprar; que no te dejen ciego, sordo y mudo ante esta sociedad y apártate del mundo de las marcas, serás más feliz y contribuirás a cambiar el mundo. Sobretodo, cuidado con los niños, se responsable, protégelos de estos destructores, que atacan sin piedad, enséñalos a detestar todo esto, para que puedan vivir un poco más libres... Dejemos nuestros cuerpos limpios de marcas, evitando volver a ser "enmarcados"...







domingo, 17 de julio de 2016

Tic, tac, tic, tac

¿Lo oyes?, tic, tac, tic, tac, ¿cómo suena?, tic, tac, tic, tac, y no es Hugo Chávez, tic, tac, tic, tac, ni el político Pablo Iglesias por fortuna, tic, tac, tampoco es el último smartwatch que sale al mercado; es algo descomunalmente más importante, este sonido que escuchas es el reloj de tú vida, que no deja de sonar, y que tiene una sincronía espectacular.

¿Sigues sin oírlo?, pues espera a la noche, y cuando estés en la cama, cierra los ojos y siente ese reloj, - pero yo lo que siento es mi corazón -, claro, ese reloj del que te hablo va acompasado con tu corazón. ¿Eres capaz de entender lo que te dice con cada latido, con cada tic, con cada tac?, pues te habla de lo importante que es tu vida, dice que tienes un tiempo magnífico para vivir y disfrutar del mundo entero, de cada persona que te rodea.

Pero cuidado, porque también te dice que a este reloj, no se le puede dar cuerda, ni se le puede cambiar la pila, tiene un número concreto de vueltas, sus tic, tac, están contados y son limitados, quizás por eso este reloj, es tan preciado, pues se puso en marcha en tu concepción, y sólo estará funcionando durante unos años, luego se detendrá para siempre, nunca habrá otro igual que ese, con un sonido único, distinto a todos los demás.

Este reloj es también muy frágil, puede pararse con cualquier golpe, e incluso es totalmente impredecible, pues se puede interrumpir de forma inesperada, aún cuando todavía su madera de caoba, conserve el brillo y el olor a recién montado. Aparte, necesita un mantenimiento muy preciso y tratarlo con mucho amor, pues no vale colocarle cualquier pieza, sus engranajes encajan milimétricamente, no se puede limpiar con cualquier sustancia, hay que cuidarlo y no maltratar ninguna de sus partes, todo debe estar en su sitio, para que no atrase o adelante la hora, pues ya no serviría para nada y habría que descolgarlo de la pared y dejarlo en un rincón apoyado en el suelo, hasta que pueda repararse o se detenga definitivamente.

Tu vida, es tu cuerpo, es exactamente igual a este reloj, no pienses que tu corazón late, porque tiene que latir muchos años, en cualquier momento puede dejar de hacerlo y se acabó la historia; por eso, no te afanes en conseguir muchas cosas, dinero y prestigio, porque seguramente descuidarás las cosas más importantes, las más básicas y necesarias. El tiempo pasa, y lo hace rápido, cada vez los minutos parecen que cogen más carrerilla y la vida cruza veloz.

Cuida tu cuerpo, mímalo, no lo maltrates con drogas, no fumes, no bebas alcohol, cuida tu alimentación, que sea sana, haz ejercicio y él te responderá con una salud más duradera. Aléjate del estrés, porque un día puede parar en seco las agujas de tu reloj, piensa, medita sobre la vida e intenta alterarte lo menos posible, pues todo eso deteriora tu maquinaria interna; ríete mucho y si no sabes aprende a hacerlo.

Vive cada latido de tu corazón, cada tic, como el último, cada tac, como un regalo para ti y los demás, no te acomodes, ni te justifiques en las penas, y piensa que cada día es un obsequio que te da la vida, estés como estés, seas como seas, que tu cuerpo viva unas horas más, es un verdadero milagro.

Algo tan fácil de estropearse, y sin embargo sigues aquí con todos nosotros, compartiendo muchas experiencias buenas. Aprende a ser humilde y  a ver lo delicad@ que eres, porque cada minuto será un nuevo don, que te hará sacar una sonrisa de oreja a oreja. Al igual que un reloj se construye para ser mirado y dar la hora, para saber en que momento del día estamos, tú también eres observado por mucha gente cercana, para compartir con ellos tu alegría, tu energía y hacerle ver a los demás que estás allí, para conducir el rumbo de sus vidas en los momentos de necesidad.

Se constante en tu vida, en la búsqueda de la realidad, en la ilusión por cambiar el mundo y cuidar de todos los seres vivos que habitan en la tierra, al igual que el movimiento constante del péndulo del reloj, no dejes de moverte en armonía con la naturaleza, defiéndela con fuerza, pues ella depende de ti.

Y recuerda siempre esta senescencia programada que tenemos todos, algún día nos pararemos para siempre. ¿Dónde quieres estar en tu último tac?, espero que no te coja echando horas extras en el trabajo, o discutiendo con alguien, intenta que al menos, cuando te pille de improviso y el segundero deje de moverse, hayas realizado una gran labor en este  mundo y puedas encontrarte en paz con tu propia vida. No seas un reloj que pase desapercibido, que nadie lo contemple y no se fíe de la hora que das, si no todo lo contrario, que la gente espere cada hora en punto, para oír tu voz, para que cuentes la historia de tu vida, mientras suenan tus horas cumplidas llenas de sabiduría y buenas obras.

Como también te aviso, el reloj y el pasar de su tic, tac, suele hacerte perder la noción de los días, respira y siente el fluir del tiempo, pero no te obsesiones mirando sus agujas, pues más de uno ha perdido su vida, delante de él, con tal de aprovechar al máximo cada movimiento de su minutero... No intentes adelantarlo pues tu vida será corta, no intentes atrasarlo, porque no podrás recuperar lo pasado y sufrirás enormemente, vive mejor el tiempo presente como viene; recuerdo una frase que había escrita en uno de ellos, decía "una de estas horas será la tuya"... La clave de todo esto, es ser consciente de esta realidad, de la tuya, aceptándola, y tener la suficiente lógica, para saber utilizar el tiempo, cuando aprovecharlo y cuando perderlo, antes de que la cuerda se termine...




  

miércoles, 13 de julio de 2016

La era digital del trueque

Antaño, hace muchos, muchísimos siglos atrás, cuando aún no existía el equivalente al dinero o la moneda como tal, nuestros ancestros usaban el trueque. Se especializaban en algo, que les quedaba como excedente y cambiaban con diferentes tribus, por otras cosas o alimentos para poder subsistir; el valor del cambio aunque ya lo tenían más o menos preestablecido, podía ir variando en el mismo momento de la negociación, al igual que ciertas tribus que todavía aún lo practican.

Viajando en el tiempo, hacia delante, desde la introducción del pago con metales preciosos, pasando por las monedas y llegando a los préstamos más modernos; lo único que ha "cambiado", ha sido que ese servicio prestado o ese material para cambiar, se valora no por otras cosas, si no con un precio monetario legalizado, es como más "standard", de manera que todo queda más regularizado y es más fácil a la hora de comerciar.   

Así, se ha movido el mundo, durante miles de años, y la evolución que ha tenido y que sigue su curso, es hacerlo todo de manera más virtual; hay países, como en Suiza, donde ya poca gente paga con moneda, todo va por transacción bancaria, hasta para comprar el pan; el dinero físico, como lo conocemos irá desapareciendo del todo. Quedará más simplificado aún, la moneda sólo aparecerá en pantallas, será algo digital y por supuesto, estará mucho más controlado por los países, administraciones y bancos, entre otras organizaciones (que es bueno y malo a la vez).

Resumiendo, desde más de 3000 años de historia del hombre, por poner una fecha de referencia, el trueque ha pasado del intercambio material, a una valoración legalizada con dinero, hasta llegar al crédito virtual. La verdad, no es mucho, teniendo en cuenta que al final, después de tanto tiempo, realmente seguimos con este mismo trueque, pero más evolucionado, estamos en lo que yo llamo, la era digital del trueque.

Parece mentira, que tanto que llevamos vivido, sufrido, progresado e inventado, aún seguimos con un sistema económico tan primitivo, de dar a cambio de recibir, donde muchos no tienen nada que dar y no pueden recibir, esto se esconde, en eso que llamamos, el estado del bienestar y la democracia.

Si la democracia es, una forma de organización social que atribuye la titularidad del poder a la ciudadanía, ¿por qué no es el pueblo el que decide el tipo de regulación económica que quiere?, ¿por qué en mi país, siendo del primer mundo, sigue habiendo problemas tan básicos como la desnutrición?, alguno me dirá - si, si, eso es así, claro que elige el pueblo, mediante la representación política de cada país -, claro, claro, ahora me cuentas una de chinos, que ya sabemos todo lo que hay por medio y lo que estamos pasando.

En este mundo, hay una cosa clara, es que alguien tiene que producir, y para eso tenemos que trabajar, para sostener la sociedad en la que vivimos; al igual que un animal tiene que cazar todos los días para alimentarse, nosotros debemos encajar en algún engranaje del sistema de producción, para el mantenimiento de la estructura que hemos montado; vale, eso me parece bien y lógico.

Pero yo me pregunto, ¿y por qué de esta manera?, ¿por qué tenemos que aguantar este sistema que sabemos que es injusto?. Hoy en día hay excedente de todo, de hecho, hay multitud de pisos vacíos, o se tiran toneladas de comida, cada día en este país; esta es la grandiosa era digital del trueque, en donde a pesar de los avances tecnológicos, todo sigue igual que hace miles de años o peor, pues hay más información sobre las barbaridades que se cometen,y siguen sin arreglarlas. Seguimos aceptando que el dinero es la mejor solución que existe, parece que nos gusta ser esclavos de las "moneditas", los "billetitos" y los saldos positivos ... esos que una vez fueron inventados por ciertos embusteros y te han hecho creer que tienen algún valor, ¿todavía piensas eso?.

Como alternativa, yo imagino un sistema distinto, que es posible de realizar, en donde el pago o el trueque por los servicios prestados, no sea el dinero, si no más bien, que tengamos nuestras necesidades básicas cubiertas de verdad, sin tener que preocuparnos por ellas. 

Imagínate una sociedad, en donde sólo por trabajar de forma digna, adaptada a tus habilidades y preferencias, tienes derecho a una casa, con todas sus prestaciones, agua, luz, calefacción, sanidad, desplazamiento, alimentación, y otros derechos adquiridos, sin tener que pagar impuestos. Eso sí, no tendrás dinero, no lo necesitarás, no te faltará ninguna necesidad de las indispensables y básicas, a nadie (como debería cumplirse según la Constitución Española). Los demás productos que compramos por capricho, podrían regularse, con un cierto número o disposición al año, para no colapsar el sistema (hoy te toca a ti, mañana a mí, por ejemplo).

Clasificar la preferencia de los trabajos disponibles y necesarios en la sociedad, y asignarlos equitativamente a los ciudadanos más cualificados, no sólo por estudios, si no por capacidades innatas, psicotécnicos, etc, en donde nadie pudiera meter la mano y aprovecharse. Sin exprimir al trabajador, contando con los obreros y técnicos necesarios para cada función, y con un número de horas razonables.

Esta sociedad que describo es posible, y cuando en la famosa pirámide de Maslow, estas necesidades estén cubiertas, entonces podremos evolucionar, más, hacia arriba, y al desaparecer nuestras preocupaciones por subsistir, en todo el mundo, al estar satisfechas, empezaremos a ganar tiempo para nosotros y podremos empezar a pensar en ayudar y colaborar con los demás hacia un mundo mejor.

Por supuesto, como siempre, deberá haber un sistema que proteja y vele por la seguridad de esta sociedad; pero te aseguro, que cuando introduces algo así, muchos de los que actuaban fuera de la ley, ya no lo harán, porque ni tienen que luchar por sobrevivir, ni su trabajo será un tormento, porque estará adecuado a su perfil. Es parecido al funcionamiento de una colmena de abejas, pero sin reina (presidentes y reyes), ni zánganos (políticos, que ya no harán falta), sólo una enorme legión de administradores, técnicos y funcionarios, que se encarguen de que el sistema funcione correctamente. Una sociedad que actúe como un único ser, como funciona tu cuerpo, con la finalidad de vivir de la mejor manera posible, en la mayor armonía; trabajando los unos para los otros.

Así en una sociedad que todos tienen lo mismo, se puede avanzar en una misma dirección, desaparece la competencia, ya no hay peleas entre empresas, porque no hace falta que existan, pues todos somos lo mismo, caminando hacia un bien común, sin discriminar a nadie; la guerra por tener más, tampoco tendría cabida, y si eliminamos todas estas preocupaciones, surgirán nuevos retos y muchas situaciones impensables que antes eran una simple utopía, que podrían solventarse de una vez por todas.

Claro, hay un problema en todo esto, y es que no podría haber ricos, estos mismos, que les conviene mantener la era del trueque digital, para vivir la vida padre y beberse una "copita" de vino de seis mil euros (hay que ser tonto, para gastarse en una botella de vino ese dinero). Por eso, hay que iniciar esa revolución, no como lo hacían, nuestros abuelos y padres, si no de una manera individual, es mucho más fácil, pues el poder que tienen estos ricos, se lo damos nosotros, con la vida que llevamos; por eso, un cambio de dirección en este sentido personal, haría caer los cimientos de estos poderosos y haría posible este tipo de sociedad.

Para esto, tú, tienes que asumir una serie de compromisos, y no jugar como siempre digo, al juego de los bancos, de los políticos, de las grandes empresas, que dominan el mundo. ¿Será esto posible?, ¿o seguiremos entregándoles la vida de nuestro planeta, en sus propias manos?.

Que nadie te engañe, hay solución para todos los problemas, podría haber casas y televisiones planas para todos, hay alimento de sobra para alimentar a la población mundial entera, hay avances tecnológicos impresionantes, se podrían salvar millones de vidas humanas, animal y vegetal, no hacen falta los políticos para llevar un orden, la estructura de la sociedad, puede cambiar por completo ... pero ... seguro que piensas que eso es imposible, porque tú no quieres cambiar de vida, no quieres renunciar a tantas tonterías a las que estás aferrad@ ... no me canso de repetirte, que el causante de todo esto eres tú, y la solución de este mundo también la tienes tú ... ¿si sabes todo esto, hasta cuándo vas a seguir siendo cómplice de este sistema, que sabes que está podrido?, ¿eres tont@ o te lo haces?, lo siento, no tengo más remedio que decírtelo, ¿cómo puedes pensar que eres buena persona, que si por ti fuera ... y luego sigues igual?.

¡Despierta!, baja de la nube, ¿qué te pasa?, ¿a qué estás esperando?, ¿a estar en la cama de un hospital, arrepintiéndote de todo lo que no has hecho, mientras te estás muriendo?. Deja de menear la cabeza, y actúa, ¡actúa de una vez!... pon de tu parte y contagia a los que tienes a tu alrededor... en serio... esto es una guerra larga y tenemos que ganarla, por nosotros, por todos los que sufren y por nuestro niños... ¡Cambiemos el mundo!.

domingo, 10 de julio de 2016

¿Quién soy yo?

Yo pienso que es una de las preguntas más importantes, profundas y necesarias, que podemos hacernos, por eso creo, que es de obligado cumplimiento, que a lo largo de tú vida profundices en ella, para llegar al conocimiento más profundo de tu ser.

Un conocimiento, que aunque está ligado con lo más espiritual del hombre, jamás se puede separar de lo que somos en sí, por eso esta cuestión debe abarcar todo, y digo todo; no se puede separar en el hombre, un plano espiritual o mental, de uno material, todos somos una única cosa, un solo ser.

Por eso, te pregunto, ¿quién eres tú?, y ante esto, puede que te sientas como Alicia en el país de las maravillas, confundida, sorprendida y prepotente, cuando la oruga azul le cuestionaba con esta pregunta, pues la oruga la interrogaba de una manera agresiva y contundente, como si supiera ver antes de tiempo, la respuesta de la niña.

¿Quién eres?, un ser biológico, ¿quizás?, un simple cúmulo de células que viven en sincronía, un ser espiritual atrapado en un trozo de carne, ¿tal vez?, un agregado de experiencias, un ser con destino fijado, ¿alguien creado?, eres azar puro entonces, no eres nada, no tienes ni idea o simplemente te da igual... hay tantas respuestas como personas existen en el mundo, o incluso más, ¿no?.

Entender quién eres, te ayudará en todo lo que hagas en tu vida, le dará el verdadero sentido, el mismo que domina en todo el cosmos; al igual que no puedes desempeñar un trabajo, si desconoces cuál es; tampoco puedes vivir plenamente si no entiendes quien eres tú, y además, te digo, de la misma manera, si no tienes las herramientas necesarias para una faena, no podrás llegar a este último propósito.

Si te das cuenta, no te he preguntado, de dónde venimos o cuál es nuestra finalidad, pues simplemente son cuestiones que no sabemos, ni de manera personal o global, si acaso, podemos sugerir algo. Pero, en cambio, si puedes saber quién eres, estas viv@, sientes, piensas, recuerdas, actúas e interaccionas con el mundo que te rodea; tienes la capacidad de aquietar tu mente, y entrar en ella, para poder descubrir, tu mundo, tu realidad, tu persona.

No te voy a decir que es fácil, porque no lo es, adentrarse en la mente, es como entrar en un mundo, dentro de otro mundo, y como en el primero, en el segundo también existen distracciones, engaños y distorsiones; realmente es algo bastante complejo, pero a base de práctica merece la pena, cuanto más ahondes en ella, más querrás seguir aprendiendo de ti mismo, entenderás muchas cosas, que antes no comprendías o simplemente ignorabas que estaban allí.

Oye, ¿y como puedo empezar a conocerme?, ¿este proceso del que hablas?, pues mira, hay muchas maneras, la meditación, lejos de ser algo como religioso, lleva siglos practicándose fuera de ella también. Hay una muy fácil con la que empezar, y es pasear (algo que mucha gente no le gusta, y no hablo de hacerlo mientras corres o haces ejercicios), cuando tengas un rato, escoge un recorrido apacible, y pasea tranquil@, despacio pero a tu ritmo, no te diré que no pienses en nada, porque eso es imposible, más bien relájate, deja que tus pensamientos fluyan, al principio te vendrán las preocupaciones, los problemas y las rencillas cotidianas, no pasa nada, tal como vienen, déjalas pasar, no las alimentes. Verás, que cuando pase un rato, te quedarás como en blanco y empezarán a llegar otros pensamientos distintos por tu cabeza, empieza por ahí, y como si fueran caminos, escoge o desecha según te convenga; si es necesario puedes volver hacia atrás, apartar lo negativo y empezar de nuevo. Así comenzarás este camino, que te "unirá" más a ti mism@ y no sólo eso, si no que notarás con el tiempo, que tu salud será más fuerte, pues cuando se produce una sincronía entre mente y cuerpo, tu organismo responde mejor y se defiende con más eficiencia.

Esto que te cuento es muy importante, porque pasamos por la vida corriendo, sin pensar; como decía en el anterior post, no tenemos tiempo para nada y ese es nuestro mayor error, por eso las cosas van como van.

De esta manera, es imposible valorar lo importante, ver los errores, el sufrimiento, denunciarlo y construir un vida distinta; parece que todo te da igual, ¿cuántos blogs hay como este?, sin embargo, hay a miles de ellos, sobre moda, música, fitness, como tener un cuerpo bello según esta sociedad, sobre coches, lujo, etc, cosas que no son malas, pero que son totalmente superfluas. Poca gente cultivaba el conocimiento del yo, pero ahora los jóvenes, hipnotizados por la televisión e internet, desconocen por completo la realidad de nuestra existencia.

Vuelvo a insistir, el hombre ha sido tan agresivo con este planeta, que hemos contaminado hasta las noches, la hemos cambiado con todas nuestras farolas y pantallas de LED con anuncios que nunca terminan, creamos tal contaminación lumínica, que ya no puedes ver las estrellas cuando cae la noche, cuesta a veces, hasta encontrar la luna entre tantos edificios; totalmente aislados, entre luces, cemento y ruido, miramos hacia adelante o hacia abajo, pero nunca hacia arriba o hacia adentro.

Has perdido la noción de la realidad, porque te has olvidado de lo esencial, miles de vidas viajando en un pedazo de roca, por un universo enorme, con el que compartimos la energía, el potencial es infinito. Esta visión, es la que puede hacer cambiar a la humanidad, deja de mirar tanto tu móvil, deja de esperar el próximo Iphone y escucha lo que te digo, el universo es el que tiene las respuestas a nuestras preguntas, tú formas parte de él, está en tú interior, y no te estoy hablando de una forma poética, esto es real, la misma energía, las mismas leyes físicas, los mismos átomos están en tu cuerpo, el mismo poder, para pensar y actuar de una manera superior.

Desecha todas las tonterías y distracciones de esta sociedad, detén tu afán por comprar, por tener, por aparentar, ¿no te das cuenta que todo eso es absurdo?, examínate por dentro, pregúntate quién eres y qué puedes hacer, para llevar una vida diferente, para entender de donde vienes y a donde quieres ir. Inculcar a los niños, un nuevo pensamiento, totalmente libre, en donde la mayor de las preocupaciones sea atendernos los unos a los otros, pues todos somos iguales, somos lo mismo; un futuro diferente, que está dentro de nosotros y hay que derramarlo hacia afuera como un don divino, para eso nuestra raza es superior.

Yo creo que antes de que acabe este siglo, o el hombre se conoce, y actúa según todo esto o se destruirá hasta la total desaparición de nuestra especie, estamos llegando a tal punto, entre información, conocimiento y también todo lo contrario, pasotismo e incultura, en la que una de las partes vencerá a la otra; una nos llevará a la armonía y a un mundo mejor, y la otra a nuestra propia destrucción.

Finalizando el tema, yo te invito a que te preguntes ahora ¿quién soy yo?, yo me he hecho la misma pregunta... ¿Soy el pequeño de la familia?, ¿soy un trabajador de cierta empresa?, ¿sólo un ser vivo?, ¿un pequeño pensador?, ¿el amigo de mis amigos?, ¿un ciudadano más?, ¿la voz de muchas personas?, ¿un pedazo de universo?, ¿un deseo por un mundo mejor?, ¿alguien que ayuda a personas y animales?... lo he visto, soy todo eso, un puzzle de pequeñas piezas muy distintas, formado por experiencias, personas, seres vivos y energías... sé quién soy... y lo que tengo que hacer... ¿y tú, sabes quién eres?...




miércoles, 6 de julio de 2016

No me da tiempo

Es una de las frases que más decimos a lo largo del día, siempre la mente ocupada, con algo en la cabeza, nunca tenemos tiempo para nada; si el día tuviera más horas, más cosas haríamos, y aún así, repetiríamos la misma frase, una y otra vez.

La primera obligación es el trabajo, no podemos eludirlo, porque de él, depende nuestra supervivencia; este, cada día, nos roba mínimo ocho horas de nuestra vida, si le sumamos otras siete u ocho horas que nos pasamos durmiendo al día, obtenemos más de la mitad del día consumido. También, tenemos que restar el tiempo de nuestras necesidades biológicas, como hacer la comida para alimentarnos, ir al baño, asearnos y algunas cosillas más, restémosle, unas dos horas; por supuesto, limpiar la casa, poner la lavadora, tender, planchar y demás tareas del hogar, mínimo de lo mínimo, dos horas más, son unas diecinueve horas consumidas de forma rutinaria, nos quedan unas cinco horas al día "libres". 

¿Qué hacemos con el resto del tiempo?, porque ni si quiera, he mencionado, el ir de compras al supermercado, ir al banco o hacer algún papeleo, algo que se ha roto, o muchas de las incidencias que ocurren en el hogar. Podemos aún complicarlo más, cuando tenemos niños u otros familiares a nuestro cargo, entonces como un agujero negro, absorberán el poco tiempo que nos queda. Quizás si tienes pareja, y os repartís las tareas, podáis ganar algo tiempo, pero aún siendo así, seguramente tampoco la verás hasta la hora de comer. La falta de tiempo, deteriora todo tipo de relaciones, y descuida las cosas más importantes.

Entonces, si sobra algo, quizás puedas dedicarlo a ver la tele (dependiendo de lo que veas, puede ser hasta peor que dispongas de ese tiempo libre), estar un rato con el móvil, a lo mejor hacer algo de deporte, pasear o dedicarte a otra afición, siempre con el tiempo contado, con un ojo pendiente en el reloj; vamos, que hasta para hacer el amor, tenemos que sacar rascando, aunque sea un poquito de tiempo y no alargarse mucho, que si no, hoy comemos a las doce de la noche...

Ahora piensa un poco en esta rutina forzosa, en la que estás metido y reflexiona en serio; siempre pensando, - tengo que ir a tal sitio -, - bueno esto ya lo tengo hecho -, pero da igual porque tendrás que volver hacerlo mañana o dentro de unos días; y así, vamos tirando, tirando, y pensando - ¡es que no me da tiempo! -, te encuentras con alguien, - disculpa pero es que voy deprisa y no me da tiempo -, en el trabajo, - ¿te vienes a desayunar? -, - no, ve tú, que tengo que acabar esto, si no, no me da tiempo -, en casa, - ve bañando a los niños, que si no, no me da tiempo con la comida -... y así pasamos nuestra vida, llenándolas de rutinas necesarias y obligatorias, en las que estás tan absorbid@, que no tienes un momento para pensar hacia donde vas, como los burros, tienes unas anteojeras puestas y sólo ves hacia delante, no sabes por donde estás pasando, pero tú sigues, ahí el primero, la primera, sin poder parar porque no te da tiempo.

Entramos en un círculo vicioso que nos impide darnos cuenta de la vida en general; vamos, que "fulanito" con cuarenta y cinco años, se murió ayer, cuando iba a recoger el coche del taller y ni siquiera le dio tiempo a recoger a los niños del colegio... es para pensarlo, porque esto es así. Me dirás, - es que así es la vida, ¿qué puedo hacer?, no me queda más remedio que cumplir con todo lo que has dicho -. Vale cierto, pero recuerda, que en muchas de estas obligaciones, te has metido tú, nadie te ha obligado, eso te pasa por hacerle caso a esta sociedad, ¿a que si te dieran a elegir y dar marcha atrás en el tiempo, hay muchas cosas que cambiarías?, pero claro, metimos la pata, por ser obedientes al sistema, que no te dejará parar ni un momento, bueno... te da una vez vacaciones al año, para que no revientes antes de tiempo; y es curioso, porque muchas veces llegan las vacaciones y ni siquiera puedes permitirte un viaje, o no se te apetece.

¿Cómo puede ser que en el cosmos, sobre tanto tiempo, y tú una insignificante hormiga, estés más ataread@, que el universo entero?, vaya, que importante eres, vamos, el ombligo del mundo, ¿no?. No tienes tiempo, para mirar a tú lado, para ver que pasa en el mundo, cerca de tu barrio, y lo que sabes, lo sabes por los medios de comunicación, ¡pobrecit@!, sin tiempo para ver las maravillas de una noche estrellada o el sufrimiento atroz que te rodea; no haces nada por ello, ¿tú?, ¿tú no tienes tiempo, verdad?, y no sólo sigues tirando con la vida como si fueras un animal de carga, si no que te estás quejando continuamente, porque el mundo no cambia, - la gente es mala y no tiene educación ninguna -, - la juventud cada vez peor -, pues déjame decirte con cariño, amigo mío, que la culpa es tuya, y sigues traspasando el mismo pensamiento basura a tus hijos y sobrinos; tanto es así, que te sientes orgulloso, cuando avanzan un paso más hacia la misma esclavitud que tú vives, si, si, esa que te roba el tiempo, esa que está matando a millones de personas en todo el mundo, por la que sientes asco y te quejas tanto.

En esta sociedad hemos perdido la noción de la realidad y el tiempo, vamos como pollos sin cabeza, sin darnos cuenta de nada y permitiéndolo todo, nuestros niños ya no saben apreciar nada, porque nosotros tampoco lo hacemos... ¡Muchach@!, ¿a dónde vas?, date cuenta de lo que es esta vida, la estás desperdiciando, y estas destruyendo el futuro de todos. ¿Quieres soluciones?, yo siempre doy alguna en cada publicación, repásalas, quizás se te hayan pasado por alto.

Leerás esto, pensarás quizás, que tengo razón, reflexionarás como mucho cinco minutos y seguirás con tu misma vida... porque en el fondo... - ojalá pudiera razonar más y cambiar mi vida -... pero... no tienes tiempo, ¿verdad?... pues cuidado, por desgracia, la muerte tiene un tiempo exclusivo para ti y está a la vuelta de esquina... tú sabrás...











domingo, 3 de julio de 2016

Las apariencias engañan

Me gustaría que prestarais atención a este pequeño relato que me ha escrito mi sobrina, tiene catorce años, y me preparó este texto, con mucho cariño, para que lo publicara, espero que os guste, empieza así.


¿Nunca habéis tenido la sensación antes de conocer a una persona, si quiera de hablar con ella, y ya la estáis juzgando de forma negativa, sin saber lo que piensa o como es en realidad?. Tranquilo, eso nos suele pasar a la mayoría, sobre todo, con la gente que se supone son “diferentes" a ti, pero tenemos que saber que el destino, o como quieras llamarlo, seguramente, antes o después, nos va a cruzar, quizás con ella, y entonces, es cuando entendemos, que nos hemos equivocado, por haberla juzgado antes de tiempo. 

Comprendemos, que lo único que nos diferenciaba de esa persona, era su forma de vestir o simplemente, que pensaba de manera distinta; también podemos llegar a repudiarla, porque parece que vive una vida a lo loco, saltándose las reglas lógicas de la sociedad, ya que tal vez, piense que vida, solo hay una; y esto a veces no nos sienta bien, y consideramos que no razona correctamente o que igual, quiere sentir más que los demás, ¡qué sé yo! ... y por eso decimos que está chalado, que su vida no tiene mucho sentido, la juzgamos solo, porque vive la vida como quiere, sin darnos cuenta, de que las apariencias engañan a nuestros sentidos. 

Os cuento una pequeña historia:

Había una vez, una niña (en verdad habla de ella, mi sobrina), entra en el instituto, y en ese nuevo año, tenía que conocer a sus nuevos profesores, uno de ellos, era como muy “rarito” o eso pensaba ella y los demás alumnos. Al principio el profesor era muy serio, porque no quería que ellos lo trataran desde el primer momento con demasiada confianza, pues tenía unos gustos muy particulares, su vestimenta era diferente, hablaba de forma "rara", como antigua, y tenía manías un poco extravagantes.

Ellos desconfiaban del profesor y hablaban a sus espaldas, se burlaban de él, pero aunque se daba cuenta, sonreía y meneaba la cabeza de manera simpática; conforme fue pasando el tiempo, esas rarezas se convirtieron en algo cotidiano y fantástico. Al final del curso, era el profesor más querido del colegio. Desgraciadamente, desapareció de sus vidas, porque lo mandaron a otro colegio, pero ya sabían como era, y algo de su locura se quedó en ellos.

Por eso no debes juzgar, a las personas antes de tiempo, pues las más raras y locas, pueden ser verdaderos genios.                                                                                 
                                                                                                                                                                                                                                                                                  Emily  


¿Os ha gustado esta pequeña historia?, me encanta ver a las nuevas generaciones, con ganas de expresar lo que sienten y querer ver el mundo con unos ojos distintos.

No voy a comentar nada más sobre el tema que ella ha querido explicar, pues su mensaje es claro, más bien, lo único que me gustaría decir, es que realmente las apariencias si engañan; sobre todo con nuestros pequeños jóvenes, que son los que tienen la capacidad y el tiempo para cambiar el mundo. Bajo su frágil apariencia con una mente poco experimentada, se encuentran, verdaderos genios y locos, hambrientos de conocimientos e ilusión por hacer las cosas de manera distinta, no son tontos, ellos nos dan mil vueltas y sin duda si los escucháramos más, seguro que nos iría mucho mejor.

Por eso, le mando un beso muy fuerte a mi sobrina, que con tan poca edad, se está dando cuenta de la realidad que nos rodea, está empezando a comprender que aún, con lo joven que es, también tiene que luchar para pasar página, para romper con las ideas que los adultos les hemos grabado en su mente. Observa que en este mundo algo no va bien, que nunca ha ido bien, y que es necesario hacerlo todo de otra manera, que las apariencias engañan, y que los adultos de tanto aparentar vivimos de manera enferma, engañados, hasta el punto de no poder reconocer las verdades que nuestros niños son capaces de ver...