domingo, 3 de julio de 2016

Las apariencias engañan

Me gustaría que prestarais atención a este pequeño relato que me ha escrito mi sobrina, tiene catorce años, y me preparó este texto, con mucho cariño, para que lo publicara, espero que os guste, empieza así.


¿Nunca habéis tenido la sensación antes de conocer a una persona, si quiera de hablar con ella, y ya la estáis juzgando de forma negativa, sin saber lo que piensa o como es en realidad?. Tranquilo, eso nos suele pasar a la mayoría, sobre todo, con la gente que se supone son “diferentes" a ti, pero tenemos que saber que el destino, o como quieras llamarlo, seguramente, antes o después, nos va a cruzar, quizás con ella, y entonces, es cuando entendemos, que nos hemos equivocado, por haberla juzgado antes de tiempo. 

Comprendemos, que lo único que nos diferenciaba de esa persona, era su forma de vestir o simplemente, que pensaba de manera distinta; también podemos llegar a repudiarla, porque parece que vive una vida a lo loco, saltándose las reglas lógicas de la sociedad, ya que tal vez, piense que vida, solo hay una; y esto a veces no nos sienta bien, y consideramos que no razona correctamente o que igual, quiere sentir más que los demás, ¡qué sé yo! ... y por eso decimos que está chalado, que su vida no tiene mucho sentido, la juzgamos solo, porque vive la vida como quiere, sin darnos cuenta, de que las apariencias engañan a nuestros sentidos. 

Os cuento una pequeña historia:

Había una vez, una niña (en verdad habla de ella, mi sobrina), entra en el instituto, y en ese nuevo año, tenía que conocer a sus nuevos profesores, uno de ellos, era como muy “rarito” o eso pensaba ella y los demás alumnos. Al principio el profesor era muy serio, porque no quería que ellos lo trataran desde el primer momento con demasiada confianza, pues tenía unos gustos muy particulares, su vestimenta era diferente, hablaba de forma "rara", como antigua, y tenía manías un poco extravagantes.

Ellos desconfiaban del profesor y hablaban a sus espaldas, se burlaban de él, pero aunque se daba cuenta, sonreía y meneaba la cabeza de manera simpática; conforme fue pasando el tiempo, esas rarezas se convirtieron en algo cotidiano y fantástico. Al final del curso, era el profesor más querido del colegio. Desgraciadamente, desapareció de sus vidas, porque lo mandaron a otro colegio, pero ya sabían como era, y algo de su locura se quedó en ellos.

Por eso no debes juzgar, a las personas antes de tiempo, pues las más raras y locas, pueden ser verdaderos genios.                                                                                 
                                                                                                                                                                                                                                                                                  Emily  


¿Os ha gustado esta pequeña historia?, me encanta ver a las nuevas generaciones, con ganas de expresar lo que sienten y querer ver el mundo con unos ojos distintos.

No voy a comentar nada más sobre el tema que ella ha querido explicar, pues su mensaje es claro, más bien, lo único que me gustaría decir, es que realmente las apariencias si engañan; sobre todo con nuestros pequeños jóvenes, que son los que tienen la capacidad y el tiempo para cambiar el mundo. Bajo su frágil apariencia con una mente poco experimentada, se encuentran, verdaderos genios y locos, hambrientos de conocimientos e ilusión por hacer las cosas de manera distinta, no son tontos, ellos nos dan mil vueltas y sin duda si los escucháramos más, seguro que nos iría mucho mejor.

Por eso, le mando un beso muy fuerte a mi sobrina, que con tan poca edad, se está dando cuenta de la realidad que nos rodea, está empezando a comprender que aún, con lo joven que es, también tiene que luchar para pasar página, para romper con las ideas que los adultos les hemos grabado en su mente. Observa que en este mundo algo no va bien, que nunca ha ido bien, y que es necesario hacerlo todo de otra manera, que las apariencias engañan, y que los adultos de tanto aparentar vivimos de manera enferma, engañados, hasta el punto de no poder reconocer las verdades que nuestros niños son capaces de ver...





2 comentarios:

  1. Me ha gustado bastante, creo q lo q hipnotizó a los alumnos fue la confianza en el mismo. Fue su espejo, poder verse ellos mismos con sus rarezas, las q todos tenemos y no pasar nada, ser querido y aceptado.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Emily por tu primera colaboración en el blog de tu tío. Creo que eres una chica algo madura para tu edad. Espero que no sea tu única colaboración. Un beso.

    ResponderEliminar