miércoles, 22 de marzo de 2017

Respuesta del futuro I

…Dejé mi carta junto a la que recibí de ese misterioso hombre del pasado, en el único monumento que se erige en pie después de todo lo sucedido y me quedé pensativo durante un rato… ¡Qué lástima que todo haya llegado a este extremo!, pensaba… ¡con toda esa tecnología!, ¿qué se les pasaba por la mente?... me hizo reflexionar sobre cosas que hacía años que no pasaban por mi mente… es mejor no darle más vueltas o me volveré loco; simplemente hay que aceptarlo, sobrevivir, el Día Letal acabó prácticamente con los seres vivos y nuestra forma de existir, ya no hay alegrías… y llorar es un lujo que no nos podemos permitir… 

Sopla el viento, amanece y la temperatura empieza a ser insoportable… tengo sed, la garganta seca, como siempre… mejor será que vuelva a casa, antes de que el sol se encargue de que no vuelva a ver una noche más, llevo toda la jornada buscando y ahora debo volver para descansar algo, ya es tarde, está amaneciendo. 

Me despedí, ¡hasta siempre amigo, ojalá te hubiera conocido…!.

Vuelvo al mismo agujero de siempre, del cual el ser humano, nunca debió haber salido. Bajo por las antiguas alcantarillas hasta llegar a la división tres, donde está mi compartimento, que sirvió de bunker mientras arriba, todo en el mundo cambiaba; pero es lo único que tengo, es pequeño, y si no fuera por Kaede, mi pequeña Kaede... solo ella puede darme las esperanzas cada anochecer para levantarme y buscar más materia para crear alimento. Pues aquí la mayoría de la gente vive como esclavos de las empresas que aún existen, obtienen suministros y otras cosas a coste de dar tiempo de su vida, trabajando sin descanso y sin derecho ninguno.

No entiendo cómo pueden aceptar esos contratos, sabiendo que cuando cumplan cierta edad ya serán esclavos hasta que se mueran, y con el peso de saber, que si lo hacen antes de los años firmados, vendrán a por su familia a cumplir los años pendientes… ¡qué temeridad!, ya no existe la humanidad como tal. Si no aceptas esto, como me pasa a mí, te tienes que buscar la vida, por eso salgo todas las noches a la superficie a buscar materia y lo que pueda encontrar, para sobrevivir.

Yo mismo me fabriqué un pequeño generador de energía, con las piezas que encontré, está bien guardado porque es ilegal, y los que no aceptan los contratos de las empresas, no tienen derecho a nada, por eso, tengo que llevarlo todo en secreto, para que sus vigilantes no me acusen y me destierren a la superficie. Entonces, tengo que fingir aún más, de que estoy peor de lo que aparento, pues están conmigo con los ojos en alto, pendientes a cazarme in fraganti.

El verano está próximo y el sol tarda más en ponerse, voy a prepárame para salir.

¡Kaede, Kaede! ven pequeña, ya sabes dónde tienes que esconderte mientras esté fuera, y no salgas hasta que la luz de la cámara se apague cariño. Dame un beso, intentaré volver lo antes posible… Que sí, te traeré algo… anda cierra la puerta.

Mientras subo a la superficie, siempre pienso en Ella, pues me da terror que pueda pasarle algo en mi ausencia. Hace tiempo que la justicia murió, si es que hubo alguna, las únicas leyes que nos protegen, son las que las empresas dictan, aquí la condena de esclavitud y la pena de muerte están a la orden del día.

¡Justo a tiempo!, el sol acaba de esconderse, y la temperatura se hace más llevadera, ya solo estamos a cuarenta grados, aunque el aire como siempre es muy difícil de respirar, es como si intentas hacerlo con la cabeza enterrada en arena, me pongo mis protecciones, y mis gafas, pues incluso los rayos del ocaso pueden dañar a los ojos, porque prácticamente la capa de ozono es inexistente desde hace mucho tiempo. Aquí arriba no hay mucho que ver, es un desierto gigante, pues aparte de estar todo en ruinas, casi no se distinguen los colores, ya que los químicos que liberaron el día D, siguen reaccionando en la atmósfera, según leí en últimas crónicas de hace doscientos años.

Cansa bastante andar y aunque está prohibido, no tengo más remedio que salir a buscar materiales para alimentarme y realizar trueques en el mercado ilegal.

Llevo varias horas buscando entre la chatarra y todavía se pueden ver los cuerpos carbonizados por el sol y los cadáveres de las múltiples ejecuciones que ocurrieron hace mucho, grandes edificios caídos, de una civilización avanzada, que nunca pensó en el futuro… me gusta subir al edificio más alto que hay y observar, antes de volver a casa; He cogido una de esas chapas de publicidad que tanto le gustan a la pequeña… un momento… hay una columna de humo… allí en el horizonte, ¡hay fuego!… ¡mierda!, sale de la división tres… ¡No, no, no, Kaede!… 

Vuelvo corriendo, espero que no hayan atacado otra vez las hordas de bárbaros, los Gedars, que son tribus caníbales que destrozan todo a su paso… no puede ser… ¡Kaede, aguanta!.

Cuando llegué a la división todo estaba en llamas, y se habían llevado a muchos, los demás yacían muertos entre los túneles, mi corazón latía rápido y el miedo se apoderaba de mí. Al llegar al compartimento, busqué en el escondite de Kaede, estaba abierto, y no estaba… ¡No, no puede ser, tú no, mi niña!. La busqué, ¡Kaede, Kaede!, ¿dónde estás?, ¡Kaede!...

No la encontraba en ningún lado, gritaba desesperado y entonces, encontré a un hombre mayor que agonizaba por las heridas que tenía, lo conocía pues vivía cerca, e hizo amago de llamarme. 

- Venían del norte… -, dijo con poca voz, - escucha muchacho se la han llevado… (Tosía) no está aquí… -. 

¿Quién han sido, los Gedars?.

- No hijo… han sido los hombres de Nitech -.

¿Cómo?, es imposible, Nitech es una de las empresas que abastece la colonia.

- Escucha, no me queda mucho tiempo… ¡huye y no mires atrás!, sálvate porque seguro que volverán -.

Diciendo esto, aflojó su mano con la que me agarraba, hasta caer al suelo, expulsando su último aliento. Nitech, no es posible, ¿por qué atacaría a la colonia de donde consigue más número de esclavos?, ellos surten a la mega urbe rica, a la que llaman Adar, la ciudad del Edén; ¡Kaede!, tengo que ponerme en marcha para recuperarla, queda poco para amanecer... tengo que moverme, me prepararé y usaré la red de alcantarillado para moverme durante el día, en dirección norte, hacía la colonia central, aunque sea peligroso. 

Aún es posible que esté viva, ella es muy especial... no desesperes que ya voy pequeña…

Continuará...

domingo, 19 de marzo de 2017

Energía

Hay muchísimos tipos de personas, pero yo creo que no somos tan distintos unos de otros, a mí de vez en cuando, para reflexionar mejor, me gusta observar y reagrupar o clasificar a las personas, según ciertas características comunes que encuentro en ellas.

Por ejemplo, en esta ocasión me gustaría resaltar la capacidad que tienen algunos seres humanos, para activar y mover a las personas; es curioso que te encuentras a muchísimas, que ante bastantes situaciones de su vida, tanto las rutinarias como las que son más extraordinarias, se quedan prácticamente paradas, casi sin saber qué hacer, o con muy poca energía, quizás con una motivación a veces bastante baja, confundidas, como para hacer ciertas cosas.

Pero por suerte, en menor cantidad también encontramos a diferentes personas, que al llegar donde están las otras, tienen la capacidad de ver por encima de ellas y en un momento empiezan a organizar y a impulsar todo lo que parecía estancado o triste. Gente con una energía de activación tal, que van transformando el mundo por donde van pisando, siempre con positividad e interés.

Esto no es algo raro, pues en la naturaleza también se da, me acuerdo de las clases de biología, cuando estudiábamos las células del cuerpo humano. En ellas, en cada una, hay una cantidad enorme de orgánulos (que son como nuestros pulmones, cerebro, hígado, etc.), entre ellos hay unas “pocas” moléculas llamadas enzimas, que tienen como misión activar las reacciones químicas dentro de la célula, pues si no fuera por estas, el metabolismo de nuestro cuerpo sería muy lento, y andaríamos como este animal tan simpático, el perezoso. Las enzimas son capaces de unirse a otros compuestos y elevar su energía hasta conseguir instantáneamente los productos necesarios para la célula, sin ellas la vida sería muy distinta y casi imposible.

Por eso mismo, es de agradecer que tengamos cerca, personas que también nos activen, y hagan sacar de nosotros la parte más noble, más eficiente y más compasiva. Como siempre, está también la contraposición, individuos que te inyectan veneno, tristeza y las desganas de seguir viviendo, o de realizar cualquier tarea, por muy común que pueda ser.

De estos segundos, aléjate de ellos porque pueden sumirte en problemas y en la más honda de las depresiones; si no presentan ganas de cambiar y pretenden hacer de ti un paisaje gris, no merece la pena que estés un segundo más con ellos, pues la vida es muy grande y demasiado importante como para perder el tiempo con gente así.

El universo es energía y vibración en su estado más elemental, lo mismo que tú, todo tu cuerpo es luz y movimiento, así que aprovecha tu organismo mientras aun rebose energía, contágiate de las personas que pueden activarte y elevarte a tu máximo esplendor. Y cuando con la edad, ya no tengas tanta de ella, usa la energía de tu cerebro, que es inagotable y la más importante, pues su creatividad e imaginación es infinita.

Poco más puedo decirte, en este pasar página de tu vida, no solo siente esa energía en ti, sino que traspásala a los demás, ayudando a los que te rodean. Al igual que un cuerpo que se muere por hipotermia, lo mejor es entrar en contacto con otro cuerpo para transmitirle su calor, y así, que recupere su temperatura y vitalidad; de la misma forma, siempre debes pasarla tú también, colaborando con tu sociedad más cercana, con tu risa, tu alegría, tus ilusiones, para hacer realmente de este mundo, un lugar más agradable y justo donde vivir.

Si sientes que no tienes esta fuerza y no sabes cómo tenerla, no te preocupes, la forma más fácil es actuar como si tuvieras esa energía positiva y te aseguro que comenzarás a sentirla. Pues no se trata de permanecer quiet@, mientras aguardas a que caiga del cielo, no esperes a tener esta actitud positiva… constrúyela.

¡Ánimo!, la vida es impresionante, te queda mucho por hacer, ¡vamos, venga!, ¿a qué esperas?, sacúdete de todo lo que te hace sufrir y comienza a cambiar de una vez.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Valores de película

¡Qué cantidad de cosas sentimos cuando vemos una película!, sobre todo aquellas que conectan con la parte más noble de nuestro ser; películas en donde el bueno se aventura en una vorágine de problemas, y no deja de luchar hasta que lo consigue.

Héroes que tienen superpoderes, capaces de hacer proezas imposibles y que actúan siempre del lado de la justicia, ¡quién tuviera esos poderes!... hemos pensado más de una vez, entre ilusión y decepción, pues sabemos que no es más que ciencia ficción.

Hay películas que se remontan a épocas medievales o similares, en donde los protagonistas hablan con una lengua provenzal y educada, con unos valores sobre la valentía, el sacrificio, la entrega, la honradez y el respeto, historias que rebosan en el corazón del hombre, haciéndole sentir el arrojo, el impulso que hace mucho tiempo, parece que se perdieron… Épocas en donde un hombre con una espada, luchaba contra otro en una batalla justa… no como ahora, que las guerras se resuelven en la distancia, entre balas y misiles, sin saber quién es el que apretó el traicionero botón.

Hazañas en donde un mal intenta imponerse a toda costa, pero siempre hay un grupo de personas, que se revelan ante él, para presentar resistencia y decirles a los demás, que merece la pena luchar por el bien, que aunque las nubes negras del mal avanzan con una rapidez terrorífica, aún hay esperanza para que brille la justicia.

¡Ay!, que falta tenemos de este tipo de personas, que siguen hasta el final, verdaderos líderes, en donde a su lado, iríamos hasta el fin del mundo… pero la realidad es más complicada, pues todas esas historias que desearías vivir, también están presentes en esta realidad, quitando tal vez la fantasía, pero mejor que no te veas envueltas en ninguna de ellas, pues experimentarás que no es tan bonito como en este tipo de relatos.

Sin embargo, muchos de nosotros, aun sabiendo el sufrimiento que podrían acarrear, deseamos ser partícipes de ellas, pues vivir en un mundo que ha perdido esta entereza y el habernos hecho tan sedentarios, nos hace anhelar estas aventuras, que te hacen vibrar y sentirte viv@, como pocas veces ya te pasa.

En una vida, en donde la rutina lo reduce todo a cenizas, ya solo te queda levantarte temprano para trabajar, cuidar de los niños, limpiar la casa, ir al supermercado y tirar la basura todos los días antes de cenar… a esto ha llegado nuestra vida.

Si al menos, viviéramos en una sociedad sin problemas, donde no hay injusticias y la gente no se muriera de hambre o de frío, quizás sería una bendita rutina… ojalá. Pero en un mundo en donde hay tantas asignaturas pendientes, en donde hace falta ponerse manos a la obra, unidos… esta rutina se convierte en una gran mentira de paz y armonía, una hipocresía de la que sientes verdadero asco si te pones a pensarlo.

El ser humano tiene un deseo profundo, algo que le invita a llegar a más, su esencia le grita que no es bastante con lo que hace; yo creo que si no fuera así, no sentiríamos todas estas cosas cuando vemos películas tan llenas de lo que realmente el hombre desea ser, pues la gran mayoría queremos ser buenas personas y entregar a este mundo, nuestra vida entera, si hiciera falta. Necesitamos un fin, un horizonte a donde caminar; a falta de tantas respuestas en nuestra vida, sentimos la imperiosa necesidad de avanzar cada vez más lejos, pero cuanto más lo haces, más dudas tienes, pues estas respuestas existenciales siguen sin estar aún a nuestro alcance a día de hoy.

Muchos en este vagar, van cayendo en el camino, se sientan, pues después de tanto esfuerzo y senderos complicados, solo atisban un sufrimiento y un abuso por parte de una serie de personas… un mundo que lleva demasiado tiempo en las sombras, y que sigue hundiéndose, pues el ánimo de toda la gente de buena voluntad, no es suficiente para revertir este desastre de proporciones desmesuradas.

No obstante yo creo… creo que sí podemos controlar esta catástrofe que hemos montado, pero para esto es necesario, emprender un largo camino de conocimiento y sacrificios que pocos están dispuestos a realizar. Contar con nuestros jóvenes, que son la llave del cambio, enseñarles que esta maldita realidad que hemos creado, pueden transformarla, que todo es posible, pues todo cambio parte de una educación nueva y de un deseo de querer mejorar.

Por eso, no dejes estos valores en el sofá o en la butaca del cine, cuando te levantes, llévalos contigo, traspásaselos a la siguiente generación. Tenemos una magnífica herramienta, como son tantas y tantas películas rebosantes de muestras, a lo que el ser humano aspira, aprovechémoslas y hazlas tuyas, para que puedas vivir tú también miles de aventuras; tan solo con apartarte un poco del camino establecido, de la rutina diaria y mirar hacia los lados, verás cuánta ayuda puedes dar a los demás y cuántas vidas puedes cambiar, no es tan difícil.

Para acabar te dejo este pequeño diálogo entre Sam y Frodo en el Señor de los Anillos que me gusta mucho, que realmente te invita a ese cambio, a seguir y a luchar siempre:

Sam - No deberíamos ni haber llegado hasta aquí, pero henos aquí, igual que en las grandes historias, señor Frodo, las que realmente importan, llenas de oscuridad y de constantes peligros. Esas de las que no quieres saber el final, porque ¿cómo van a acabar bien?, ¿cómo volverá el mundo a ser lo que era después de tanta maldad como ha sufrido?. Pero al final, todo es pasajero. Como esta sombra, incluso la oscuridad se acaba, para dar paso a un nuevo día. Y cuando el sol brilla, brilla más radiante aún. Esas son las historias que llenan el corazón, porque tienen mucho sentido, aun cuando eres demasiado pequeño para entenderlas. Pero creo, señor Frodo, que ya lo entiendo, ahora lo entiendo. Los protagonistas de esas historias se rendirían si quisieran, pero no lo hacen, siguen adelante, porque todos luchan por algo. 

Frodo - ¿Por qué luchas tú ahora, Sam? 

Sam - Para que el bien reine en este mundo, señor Frodo. Se puede luchar por eso.


domingo, 12 de marzo de 2017

Hazte oír

Hace unas semanas la organización Hazte oír se le ocurrió una maravillosa idea para seguir fomentando la división y el odio entre los españoles. Obviamente creado e impulsado por la iglesia católica (que es todo amor de dios), sin ton ni son y sin venir a cuento por ningún acontecimiento en especial, decide gastarse el dinero en un autobús muy bonito, con un mensaje muy concreto.

“Los niños tienen pene. 
Las niñas tienen vagina. 
Que no te engañen. 
Si naces hombre, eres hombre. 
Si eres mujer seguirás siéndolo”
No permitas que manipulen a tus hijos en el colegio. Infórmate con el libro que no quieren que leas.

Esta maravillosa advertencia en forma de doctrina religiosa que se les ocurre a estas personas, lo hacen como dicen ellos, bajo la libertad de expresión, por ello, se sintieron todopoderosos para concentrar su odio en un grupo de personas como son los transexuales, así, porque sí, porque no son capaces de aceptar la diversidad que hay en el mundo. Incitando a la homofobia y a la transfobia de manera especial, de forma descarada como si estuviéramos en los tiempos de la dictadura y fuéramos tontos.

Afortunadamente este autobús fue paralizado por las autoridades y el pueblo, de lo cual me siento muy orgulloso, por eso, al igual que critico muchas veces a mi país, hoy les aplaudo y felicito a todos los españoles que lo han hecho posible. Porque la libertad de expresión termina donde comienza la libertad y la democracia del otro, porque la libertad de expresión no se puede usar para incitar al odio y querer hacernos retroceder a la época de la edad media.

¡No señores! (por decirles algo), no pueden ustedes hacer una campaña por todo el país intentando echar abajo los derechos de los demás, de muchas personas que han sufrido y sufren por vuestras doctrinas rancias que van en contra de la vida. De muchos niños trans que viven una tortura diaria, porque nadie les comprenden, muchos de ellos llegando al suicidio. Hay que ser despreciable, para querer poner a los padres en contra de sus propios hijos, obligándoles a obedecer a un imaginario dios que nunca nadie ha visto y destruirlos por completo, ¡sois unos sinvergüenzas, sois basura!, que impide la evolución de la sociedad a un mundo mejor, más tolerante, donde todo la gente tiene cabida y los mismos derechos.

Estos cobardes pusieron interrogaciones al eslogan, para poder “cumplir” la ley y salieron a la calle, pero les está yendo de cabeza, porque los están echando de todos lados, nadie los quiere; la mayoría estamos hartos de que nos quieran comer la cabeza, con estas malditas doctrinas para controlarnos, fijando un mundo donde hay buenos y hay malos, ¡qué estupidez!. 

Si no lo ves claro, es como poner un eslogan donde se incita a la violencia a la mujer, o instigar a menospreciarlas laboralmente, por ejemplo. No puede ser, y el estado debe velar para que nadie se pase de la raya, como así ha sido.

Porque el género, al igual que todo lo demás es algo inventado por el ser humano, y su clasificación depende de las necesidades o intereses creados por un grupo de personas. Pues el género, en términos biológicos, referido al cuerpo, distingue entre hombre y mujer, pero este concepto como todos, ha evolucionado (escuchen bien), ya que es un término referencial, o sea, está abierto a muchos puntos de vista, como el sociológico, el religioso, la razón, la libertad u otras condiciones de vida. 

Cortitos sois de mente, si solo miráis la parte biológica (la que le interesa a la iglesia, claro), pues en ciencias sociales, el género se encarga de establecer normas entre las diversas relaciones entre individuos, todos diversos, pero eso no os vale… aquí lo que vale es el pene o la vagina… esa obsesión no es buena y me da que pensar…

Pero vale, centrémonos en la parte biológica, la condición de hombre y mujer que viene definida por los cromosomas x e y, xx para mujeres y xy para los hombres, no es lo único que condiciona el género. Hay estudios, ¡muchos!, que hablan de la importancia de las hormonas en la formación del feto, pues dependiendo de la cantidad y otros factores, crean una red neuroral diversa, que condiciona no solo los gustos sexuales, sino todo, TO-DO, ¿entendéis?... por eso, es normal que exista la homosexualidad, la transexualidad, entre otras, no como un fallo, o un error de la naturaleza, sino como una diversidad más, que complementa a la raza y la enriquece genéticamente, socialmente y culturalmente.

Nosotros somos animales y en la naturaleza, hay muchísimos casos, en peces, ranas, todo tipo de insectos, que modifican su ¿género?, o su sexo, según las necesidades de la colonia o la manada… ¡aaah! entonces los peces son unos degenerados, ¡al infierno de cabeza que van!, ¡ah! no, espera que ellos son seres inferiores y son de otro planeta, nosotros somos diferentes... divinos, salimos de la mano de dios… ¡Venga hombre!... vamos a dejar ya las tonterías señores, que somos todos muy mayorcitos para estar jugando con la vida de millones de personas, sus sueños, su amor y sus libertades. Dejemos a dios ahí arriba si existe, tranquilo, y ocupémonos de cuidar los unos de los otros, con cariño y compresión.

Por desgracia he visto páginas en Facebook, que transmiten este odio, la última que he visitado se llama Maletero Anónimo, donde me han insultado por comentar, yo la he denunciado a Facebook, y desde aquí os animo a que denunciéis a esta página, porque cambiar a un mundo mejor y más justo, pasa por pronunciarse y no permitir que se levante la mano a nadie, te lo pido por favor, mira la página y lee los miles de comentarios terribles que hay y denuncia.

Por último quiero decir a estos señores de Hazte oír, que los españoles estamos muy escarmentados y no vamos a dejar que vengáis a destrozar lo que llevamos construido. Y a la iglesia, cambiad y pedid perdón, porque tenéis los años contados; en este nuevo siglo, ya no hay cabidas para personas intolerantes que predican el amor de dios y luego matan a sus semejantes… 

Los que hemos pasado página no vamos a permitir ningún crimen más, nosotros también sabemos hacernos oír, ¡esto se acabó!.

miércoles, 8 de marzo de 2017

El problema es olvidar

¿Recuerdas cuántas cosas has vivido en tu infancia, todo lo que aprendiste?, ¿cómo te sentías cada día…?, cada mañana cuando te levantabas todo parecía nuevo, yo al menos, todavía recuerdo el olor fresco de las primeras horas, cuando mi madre me acompañaba al colegio. Todo era diferente, siempre una novedad, cada día algo distinto que aprender, un mundo tan inmenso que aparentaba ser infinito, al igual que las posibilidades que iban más allá de los sueños…

Un universo de gran cantidad de colores, donde la curiosidad y las ideas viajaban veloces por mi cabeza, como una abejita que va de flor en flor, descubriendo aromas cada vez más fascinantes.

Tantos juegos, tantas risas… ¡qué buenos tiempos aquellos!, aunque ya supiéramos que por supuesto también había penas y tristezas, quizás no se le daba mucha importancia, porque ahí estaba también el mundo de los mayores, que parecían solucionar todos los problemas que les iban surgiendo, ¿verdad?.

Pero por desgracia, también tengo presente, como en el pasar de los años, al crecer, todo lo dicho antes tomaba un cariz más serio, más austero, y los colores, por mucho que uno quisiera, ya no brillaban tanto, ya no dibujaba en papel las genialidades que se me ocurrían y la ilusión tampoco era la misma… era simplemente distinta; el mundo adulto se aproximaba lentamente a mi vida, y casi sin darme cuenta, lo aceptaba en mis brazos, deseando llegar a ser mayor, para poder hacer de todo, ser como los mayores que me rodeaban.

De estar en casa, al colegio, después al instituto, para acabar en la universidad, cuando me di cuenta, ya estaba trabajando y en todo ese proceso de tantos años, me fueron robando mis tesoros más valiosos; reconozco que yo también los fui soltando sin querer, pues esta sociedad me convenció de que madurar y dejarse de tonterías era lo mejor, que había que ganar dinero y cuanto antes me quitara de la cabeza, esos colores que hacían de la vida algo impresionante, mejor… al fin al cabo, eso era ser adulto.

En mi caso, me apetecía crecer, pues el mundo de los mayores me intrigaba y me embelesaba, jamás hubiera imaginado que cuando me convertí en uno de ellos, vería una realidad muy diferente a la que debía ser. Entonces, años más tarde, harto del mundo de los adultos, su hipocresía y su maldad desproporcionada, quise volver atrás, para recuperar todo lo perdido.

Fui haciendo en mi mente, con mis recuerdos, un camino a la inversa, intentando recoger todos los trozos que se quedaron tirados en el sendero de mi vida, pues quería volver a ser un niño… no me gusta la forma de vivir de los mayores, entonces, ya no me apetecía crecer, aunque fuera tarde, pero entendí que crecer no era el verdadero problema. El problema es olvidar y no conservar todo lo que los adultos a traición me robaron, dejar de pensar con inocencia, para mirar de reojo a los que me rodeaban, pues nunca se sabe de dónde puede venir la siguiente puñalada trapera.

Y en ese momento me encuentro ahora mismo, recogiendo fragmentos y pegando ilusiones, reconociendo verdades ya olvidadas, para volver a encontrarme conmigo mismo, pues, el adulto jamás debe desterrar al niño que fue; eso es el error más grande que comete esta sociedad, por eso nos va como nos va.

Porque madurar no es una contraposición de la inocencia, porque ser mayor, no significa no tener el espíritu y la sencillez de un niño; es por eso, que siendo adulto, nunca hay que olvidar esta etapa, estas vivencias, pues aunque no te lo parezcan, son las más importantes que tiene el ser humano.

Si abandonas y desatiendes tus recuerdos, tus orígenes, si olvidas como te reías y pensabas cuando eras tan joven, perderás la vida misma y esta se tornará de color gris. Pero si tienes presente todos los días de tu vida el amor de tus padres, de tu familia, de tus amigos… esas cursiladas y ñoñerías aparentemente inaceptables en una persona mayor… entonces… llegarás a ser un/a adult@ maravillos@.

Yo ya solo deseo una cosa, poder decir algún día: “He llegado por fin a lo que quería ser de mayor… ser un niño”.

domingo, 5 de marzo de 2017

Como proseguir cuando…

Después de haber vivido tantos años y experimentar tantas cosas, después de ver con mis propios ojos la maldad de este mundo y haber luchado tanto contra ella; cómo la mayoría de los hombres y mujeres no quieren cambiar, tanto y tanto sufrimiento con pérdidas de millones de almas. ¿Cómo se retoma la historia de toda una vida?, ¿cómo sigues caminando hacia adelante, cuando en tu interior empiezas a comprender que nunca hubo vuelta atrás?. ¿Qué no hay regreso posible y que hay cosas que nunca cambiarán?, heridas de guerra muy profundas y que te dicen que el mundo nunca ha querido mejorar.

Una forma de ser que lleva siglos implantada en el corazón de las personas, heridas con cicatrices demasiado grandes como para curar, en los pocos años que vive un ser humano… Dolor, envidias, sufrimientos, odios, egoísmos, asesinatos, traiciones, mentiras, hipocresías, conspiraciones y otros muchos males que llevan habitando siglos en el interior de nuestro ADN.

¿Cómo seguir luchando contra todo esto?, un trabajo enorme para intentar equilibrar y sostener tanta maldad, demasiada fuerza y energía empleada, para que tanto la gente corriente, y los más influyentes, como políticos, empresarios y ricos, lo revienten todo, cada nuevo día que amanece… Un castillo de naipes, derribado por la noche, para que a la jornada siguiente haya que volver a empezar prácticamente de cero… cansa demasiado.

Los años no pasan en balde, es verdad que adquieres más experiencia, pero también acumulas más heridas, más agotamiento, la mente sufre mucho y el pensamiento de que todo seguirá igual, se introduce como un parásito, que te va convenciendo, mostrándote la realidad que ves cada mañana cuando te levantas, cada telediario que escuchas a la hora de comer… ¡ah!, ¿cómo proseguir entonces…?.

Tiempo atrás, antes de internet, éramos más ignorantes de lo que pasaba a nuestro alrededor, un blanco fácil para tantas mentiras como nos querían hacer creer cada día. Pero ahora todo es diferente, la información vuela por las redes, en minutos ha recorrido todo globo celeste, por suerte tenemos más datos de los que algunos quisieran tapar, y la posibilidad de conectar con cualquier persona, esté donde esté.

Ya no podemos decir que no lo sabíamos, no nos podemos escudar frente a todo lo que ocurre en el mundo… y sin embargo, no haces nada, porque no te interesa, te da igual; llevas con orgullo ese mal ancestral, de ese primitivo ADN del que hablaba, que te dice que primero tú, y después también, debería darte vergüenza, eres patétic@, ¿y tú eres adult@?.

Si intento ayudar, ¿por qué no te unes a mí?, ¿por qué miras para otro lado y das la espalda a los problemas de los demás?, ¿por qué haces leña del árbol caído?, ¿no te das cuenta que con tu actitud, estás contribuyendo a la deshumanización de nuestra especie?, ¿qué tiene que ocurrir para que cambies tu conducta, para transformar el mundo que te rodea?... lees estas palabras, asientes con la cabeza y con las mismas, sigues en tu mismo pensamiento egoísta, ¿sabes?, me das asco…

Hay gente que se está partiendo la espalda, dejándose la salud y su vida, para calmar el sufrimiento de tantas personas, hace su esfuerzo personal, y sin corresponderle, también el tuyo y el de al lado. Dejas que cargue con todo, hasta el punto, que estas buenas personas colapsan, pues es materialmente imposible ayudar tan sol@, sin dinero, sin materiales, y les haces perder esa esperanza que puede salvar el mundo.

Esa misma que tú nunca has tenido, te crees muy buen@, piensas con lógica, hablas de las cosas tan malas que ocurren, de la injusticia, pero nada más, como un/una cobarde, vuelves a tu burbujita de confort y los demás, ¡qué se mueran!, total… ¿Qué tú no eres así?, peor me lo pones, no te conoces, además de cobarde e ignorante, eres un hipócrita.

Reconozcamos de una vez todo esto, para comprender por fin, que estamos unidos queramos o no en este mundo, y lo que le pasa a uno repercute en el otro. No solo eso, sino que además obstaculizamos el trabajo de las buenas personas, que tienen la esperanza y la buena voluntad para hacer cosas distintas.

¿Cómo proseguir entonces, si la humanidad no se mueve?, ¿si no comprende que no hay que esperar a que venga alguien de afuera para arreglarlo?, entonces… pienso, quizás no exista solución, pues está más que demostrado que el hombre no quiere cambiar, ahí juzga la historia, tanto la pasada, como la que ocurre en estos momentos… ¿qué se puede hacer?...

¿Cómo continuar la labor en un mundo lleno de cicatrices, de penas que hieren muy adentro?...


miércoles, 1 de marzo de 2017

Transmisión entre sistemas

… Sigo transmitiendo a lo largo de toda la banda conocida… aquí TS-AT 33, emitiendo informe sobre la actualización requerida… tengo problemas para recibir una señal clara, desde hace unos meses… confirmo que recibo respuesta, pero no puedo leer el contenido del mensaje, no sé si será por culpa del transpondedor o de la climatología.

De todas maneras seguiré con el plan previsto… comienzo la retransmisión de los datos rutinarios… un momento… ahora… iniciando acoplamiento.

Mientras carga, envío también el audio solicitado sobre la situación actual. A esto tengo que decir que todo sigue el plan proyectado, no hay cambios significativos dentro de los estudios ya marcados; sin embargo, he observado que los tiempos se van acelerando, según van pasando los años y solicito volver a hacer un nuevo estudio, pues este último se está desviando de la realidad esperada.

La situación en el mundo se vuelve cada vez más inestable, da la sensación que pocas cosas han cambiado, pero esto es una falsa realidad, que está superando a todos y como siga así, calculo que dentro de unos pocos años acabará por destruirnos.

El análisis químico del aire está empeorando por momentos, y aumenta extraordinariamente la cantidad de agentes cancerígenos, los gases del llamado efecto invernadero, continúan elevándose y he encontrado serias fragmentaciones en el continente helado y un aumento del gradiente de temperatura anormal.

Las aguas también han empeorado bastante, y no se es consciente, de los compuestos que se están acumulando en todos los organismos, como ya nos pasó en el famoso caso del día de la conmoción. No se tienen en cuenta las advertencias dadas, mi equipo y yo no podemos hacer mucho más en estas condiciones.

No solo es preocupante el aumento de la contaminación a escala global, sino que el comportamiento de la sociedad también sigue una situación de histeria colectiva, están perdiendo el norte… tampoco quieren escuchar las alternativas… un momento… recibo interferencias, ¿llega bien la señal?, espero confirmación, repito, ¿la transmisión es correcta?...

… Sigo esperando…

Recibido, la señal sigue transmitiendo, me está costando mucho mantener la longitud de onda de forma estable…

Como decía, el desprecio por la vida está llegando a cotas muy altas, y los maravillosos recursos de este planeta están siendo esquilmados de forma alarmante e innecesaria, ya no sabemos cómo reconducir la situación, y el sufrimiento, es proporcional al egoísmo de las personas, que son conscientes del problema, sin empatía y sin compasión; la tesitura lleva enquistada demasiado tiempo y todo ha fracasado…

… Central puedo ver que habéis mandado un mensaje de prioridad roja, ¿es así?… dice, “petición de resolución…”, entiendo que nos pedís una valoración definitiva, ¿sí?...

Bien, mi equipo y yo, hemos llegado a una conclusión, pese a que no están todas las variables investigadas al cien por cien, sin embargo, pensamos que no hace falta, el estudio para nosotros es más que concluyente… claramente es negativo, repito, el ensayo es fallido y pedimos la resolución del mismo de forma inmediata, no merece la pena salvar a esta especie.

Por tanto, si están de acuerdo, solicitamos una nave de rescate lo antes posible, pues el asteroide que va a chocar con el planeta tierra, está bastante cerca y ellos mismos no se han percatado de su existencia, pues su tecnología no es capaz de detectar ni siquiera la materia oscura.

Sinceramente hemos hecho todo lo que hemos podido a todos los niveles, y no queremos seguir al lado de la especie humana, no son viables para el equilibrio de la vida, salvarlos solo nos traería consecuencias nefastas, estamos cansados de nuestra ocultación en el planeta. Pensamos que es mejor dirigirnos hacía otro cuadrante y buscar otras formas de vida inteligentes, que tengan una energía mejor… esperamos respuesta del consejo…



Recibiendo mensaje… “cambio de planes, programada recogida inminente de fragata de rescate”… “se decide por unanimidad aprovechar los recursos de forma responsable del planeta tierra”… “se procederá a destruir el asteroide y luego a un ataque biológico selectivo inminente, para destruir el virus”. 

¿Cómo?, ¿Cuál es el virus, central?...

“El ser humano… prepare a su equipo para abandonar la tierra, la operación comenzará dentro de cinco ciclos estelares…, en una semana fecha terráquea, habrán desaparecido todos ellos, luego volveremos a insertar otra variación genética en la especie, en sus primeras fases de evolución, para retomar de nuevo el estudio de su desarrollo y comportamiento… fin del mensaje”.

Recibido, apoyamos su decisión, y nos parece justo, esperamos la fragata en el sitio acordado, fin de la transmisión.

domingo, 26 de febrero de 2017

Game Over

Hay muchas personas que se creen que esta vida es un juego, es como si se inventaran una realidad donde ellos son los protagonistas principales. Quizás piensan que son los mejores y que como estrellas de este juego, se lo merecen todo, aunque eso suponga pisar las cabezas de los demás, e incluso que puedan morir por su actitud.

Cada uno se monta su propia aventura, atentando contra su salud, su familia, la sociedad o el medio ambiente, ¿qué más da?, lo importante es jugarse el tipo como si fueran inmortales; y no me refiero solamente a tomar drogas legalizadas como el tabaco y el alcohol, o las demás sustancias ilegales, tampoco me refiero a ir con el coche o la moto infringiendo las normas y poniendo en peligro a los demás, ni siquiera a cometer actos vandálicos, saltarse la ley o jugarse la vida robando o haciendo no sé qué burradas.

Más bien me gustaría explicar como todos los días, cada uno de nosotros hemos aprendido a jugar, cada uno, de manera diferente en este mundo… a este le gusta aparentar una vida que no lleva, a esa le gusta hacerse la víctima, aquel solo va a lo suyo, esta no deja de fastidiar y la de más allá es simplemente una egoísta que no piensa por nadie… ¿Quién eres tú?...

¿Qué estás haciendo?, ¿a dónde vas?, ¿no te das cuenta de las tonterías que haces todos los días para agradar… a quién?, ¿a ti, al otro…?, ¿a quién intentas convencer?.

Estamos en esta vida ciertos años, y lo único que hacemos es estupidez tras estupidez, ¿qué tú no?, ¡felicidades!, eres el único ser humano en la faz de la tierra que tiene la cabeza en su sitio… ¡un perrito piloto para ti!, perdona… pero eso te lo creerás solo tú.

Pasamos por esta vida descontrolados, obedeciendo órdenes, cumpliendo con nuestros “deberes”, y al final del día, nos sentimos vacíos y cansados, porque nuestro estilo de vida no nos gusta.

Pues voy a decirte una cosa, este juego tiene un tiempo, y al igual que una máquina de salón recreativo, todo dependerá de la destreza del jugador, de su suerte y de las monedas que tenga en el bolsillo; y al final sea por una cosa o por otra, el juego llegará a su fin.

No sé cuándo será, pero en tu vida de repente, cuando menos te lo esperes aparecerán las palabras game over, y desaparecerás de este universo rápidamente… - un momento, pero si yo todavía quiero seguir jugando, mira me quedan monedas… -, olvídate, ¿ves ese letrero?, pues se acabó, quizás en esos últimos momentos pensarás, ¿ya está, así acaba todo para mí?... pues... pues sí.

Y solo en el último instante, solo en ese preciso momento, ante esas enormes letras que anuncian que tu juego se ha acabado, comprenderás que no deberías haber jugado con la vida, y por tu necedad, la has desperdiciado, ¿entiendes?.

Es como la espada de Damocles, no te creas que tienes, ni exijas un poder que no posees, no vayas por la vida jugándotela y mira hacia arriba, quizás la afilada espada del rey Dionisio se balancea sobre tu cabeza, solo sujetada por un pelo de crin de caballo. Se prudente como Damocles y quítate de en medio rápidamente, antes de que te hiera de muerte.

La vida no es un juego, es algo muy serio, muy importante, la tuya y la de los demás, algo irrepetible, que no tiene nada que ver con los videojuegos en donde el personaje tiene vidas infinitas. Aprovecha entonces, para reflexionar sobre tu existencia en este mundo, para ayudar a los demás, respetando a las personas, a los animales y al medio natural.

¿Te gusta jugar?, pues hazlo comprometiéndote con la sociedad más próxima que te rodea, juega a cambiar tu barrio, tu ciudad, a mejorarla, a minimizar el sufrimientos de tantos seres vivos y a levantar la voz, para luchar contra todo aquel, que lo único que pretende es hacer daño de verdad.

Y por muy bien que lo hayas hecho, al final, a todos nos llegará este fatídico momento, donde todo termina, pero si has jugado buenas cartas, tu vida no habrá sido en vano, sino que de los frutos de tu existencia, otras generaciones podrán beneficiarse y aprender que no vale la pena jugarse la vida por estupideces. Que lo importante es amar y ayudar a los demás, protegiéndolos y defendiéndolos con tu propia vida…

Recuerda que muchos de los que viven merecen la muerte y muchos de los que mueren merecen la vida, por eso, no la desperdicies más y vuelve a comenzar… mientras tengas una oportunidad.

En memoria del gran héroe Pablo Ráez

miércoles, 22 de febrero de 2017

España, el país de la tontería

Como español, cada día no dejo de asombrarme de una manera lamentable de lo que pasa en este país, todas las semanas se descubren tramas nuevas de corrupción, de tráfico de drogas, de todo tipo de ilegalidades por parte de políticos, funcionarios, sindicatos y población en general. Todos los malditos días más de lo mismo, tooodos nos quejamos y no pasa nada, aquí la justicia brilla por su ausencia y la impunidad corre por las calles, cachondeándose de los ciudadanos que aun respetan las normas con educación, para el bien de todos.

España el país de la tontería, donde por ejemplo, el concejal de tráfico de Valencia se salta las normas de circulación, montando de forma reiterada en bicicleta, en el carril bici, grabando con su móvil y conduciendo con una mano, infringiendo la ley… y aquí no pasa nada, no dimite el individuo, todo lo contrario, comenta excusas estúpidas mientras es increpado por los demás usuarios del carril… esto es de locos… ¿y luego este tío, impone multar a todo el que pueda hacer lo mismo en la ciudad?... eres un sinvergüenza.

España, un país en donde estoy harto de peleas por el pasado más añejo de la época de la guerra civil, cansado de tanto recuerdo tiránico de Franco y tanta República de izquierda malévola, en donde los dos, hicieron tanto mal y mataron a tantos españoles inocentes. Hoy en día, adultos con un odio que se les sale por las orejas, se preocupan más de quitar el nombre de una calle y transmitirle la misma mala leche a su descendencia, que de preocuparse por la unión del país y ayudar a los más necesitados. Estamos en el siglo veintiuno señores, dejen paso a la vida, cambien el chip, que hay mucha necesidad, y sin duda las pobres victimas desearían que todos viviéramos en paz, sin seguir conservando adrede, ese odio que los está reconcomiendo y que no hace bien a nadie… esto es de manicomio.

Mi España, un lugar en donde el Fútbol, tiene la capacidad de hipnotizar a la gente, que solo son capaces de unirse bajo los colores de un equipo, pero nunca, nunca, para cambiar la forma de gobernar o ayudar a tanto pobre tirado por los suelos de nuestro país. Personas con pocas neuronas, que tienen como ídolos a chavales ricos y creídos, que lo único que saben hacer en esta vida, es darle pataditas a un balón y defraudar a hacienda… Pero no pasa nada, es mejor gastarse el dinero en ser socio de un equipo que blanquea dinero, que gastárselo en asociaciones que cada día se están partiendo el culo, por salvar la vida de tantas personas y animales abandonados… país de necios e ignorantes, que le enseñan esto mismo a sus hijos.

España el país del cotilleo, donde todos dicen que nadie ve estos programas de mierda, y luego se tragan la basura vomitiva de charlatanes, drogadict@s, mentiros@s, vividores, incultos y “personas” que pudren los cerebros de un país entero. Enfermos envidiosos, que tienen como profesión, largar de los demás, a costa de ganar muchísimo dinero… españoles estúpidos que han involucionado con tantos programas de salsa rosa, grandes hermanos y niñat@s egoístas, que encima, sirven de ejemplo para los más jóvenes… sin duda, para echarle gasolina y prenderlo, al igual que se incinera la basura.

Gran país España, que se avergüenza de su bandera, porque parece que es delito sentirse orgulloso de su patria, donde nació, de personas que sacaron y sacan con mucho esfuerzo esta nación hacia adelante, a base de luchar contra todas estas mentes retrógradas y estúpidas… el único país que abuchea su propio himno, dejándole claro al mundo que no tenemos ni amor propio… ¡que imbéciles!.

España país de políticos corruptos, donde tanto partidos veteranos como nuevos, roban, roban y no dejan de robar; y los españoles ¿qué hacen?, volverlos a votar, esto no tiene calificativo, aquí hay más tontos que arena tiene el mar. Casos tan simples como el del señor Echenique, que no dio de alta en la seguridad social a un asistente personal que tenía contratado, y este sujeto se excusa, diciendo que todos alguna vez hemos hecho cosas ilegales, ¡serás sinvergüenza!, dimite si te quedan principios, porque no eres ejemplo para este país. O darle un premio a la difunta alcaldesa de Valencia Rita Barberá, por su partido y la Federación Española de Municipios, rechazada anteriormente por su querida formación, por estar imputada de manera flagrante en uno de los casos de corrupción más grandes de España.
Políticos que se venden, corrupción del PP, PSOE, IU, Podemos, Ciudadanos y otros partidos; políticos que sin tener ni idea de nada, ocupan puestos de técnicos e ingenieros, múltiples cargos de confianza, coches oficiales, dietas, gastos, sueldos estratosféricos, puertas giratorias, leyes abusivas y de conveniencia, etc., que nos vacían los bolsillos y nos quitan la diginidad cada día. El único país que tiene ¡un impuesto al sol!, paralizando otras energías autónomas y limpias, para seguir ganando dinero con las compañías eléctricas, ¿pero esto qué mierda es?... pues es lo que hay, porque los españolitos siguen ondeando las banderitas de colores, en los mítines de estos ladrones (¡TODOS!). Un cáncer, un veneno presente en el congreso, el senado, las diputaciones, ayuntamientos y administraciones de mi nación y que llevan ya muchos años enfermando este país.

Esa España de risa, en donde pagamos una monarquía con ¡cuatro reyes!, y la gente encima está contenta de tenerlos, con lo sinvergüenzas que fueron los más mayores y lo ineficaces que son los más nuevos… pagándole millones a una familia por tener ¿sangre azul?, vamos, que si el estado tiene que elegir entre salvarle la vida al Rey o ti, ¿a quién elegirán?... ¿y estás de acuerdo?, que poco valoras tu vida… ALUCINANTE, perdona que te diga, pero eres imbécil.
Por no hablar de la corrupción de su familia, con la Infanta Cristina y su marido, que han robado millones, la muchachita de la realeza sale indemne y su maridito está por ver que entre en prisión y cumpla esos ridículos seis años de pena; si hubieras sido tú, te hubieras podrido en la cárcel… pero la justicia es independiente dicen los políticos, que son de la misma calaña… estamos en el puesto setenta y dos, en la clasificación de separación de poderes, jajaja, indignante, me río por no llorar.

Hermosa España, que tiene que venir un japonés a repoblar la dehesa de Huelva de encinas, porque cada vez hay menos ejemplares, en vez de hacerlo nosotros mismos, ¡tienen que venir de fuera!. Uno de los países más vanguardistas en energía renovables, frenado una vez más por los malditos políticos, si, si, esos que tú votas… nación de vergüenza para el mundo.

En esta España en donde el trabajo es tan precario, que prácticamente solo puedes trabajar si tienes algún enchufe, pero esto no pasa solo en empresas privadas; hay miles de casos donde está demostrado, que las oposiciones públicas están amañadas y los puestos elegidos a dedo… ¡Fraude con mayúsculas!, pero aquí no pasa nada, somos idiotas.

Un país que sigue pagando un dineral a la religión católica, que actúa activamente en la política española y la mayoría se dejan envenenar con tantas doctrinas falsas y que destruyen la convivencia y el honor de tantas personas… pero como decía antes, no pasa nada, voy a misa, lloró delante de la virgen y al pobre de la esquina, que le den por culo… ¿Qué, te molesta la realidad, mi forma de escribir o las dos cosas?... pues más me molesta a mí, el sabor de la cruda realidad en mi patria.

España, que se gasta un dinero tremendo en espectáculos absurdos, como puede ser Eurovisión, donde para colmo, está todo vendido y ya se sabe quién es el ganador de ante mano… pero claro, siempre los interesados que ponen la mano por detrás, roban el dinero, de nuestras familias en paro… es más importante llevar a un “cantante”, que alimentar al pueblo… país de imbéciles.

Y por último, no querría terminar sin mencionar tantas y tantas tradiciones que tenemos, que son aberrantes, insultantes para la raza humana; ¿qué el maltrato y la muerte de un animal sea considerada oficialmente una fiesta nacional?, eso es algo que no tiene nombre, sin duda un país no solo de tontos, sino de psicópatas. Tantas fiestas donde sufren animales y desperdician el alimento… ¡Pan y circo! para los ignorantes del pueblo, mientras nosotros nos dedicamos a sisar sus carteras.

En fin, son muchos años aguantando las miles y miles de tonterías que existen en este país, nos contradecimos y peleamos entre nosotros, situaciones que no hay por dónde cogerlas, ahogando a sus propios niños en su vomitiva mafia y ambición… España, mira que te llevo en el corazón… pero que asco me das, con tu estupidez, cara dura, pasotismo y todo tipo de delincuencia, que circulan por tus carreteras, ciudades y caminos… ¡Ay España y sus españoles!, ¿hasta cuándo seguirán así?, reconoce tu parte de error, quizás algún día dejemos de ser el hazme reír de Europa y el mundo entero… Esto pasa por tú culpa, ¿qué no?... ¡aah!, ya lo decía el filósofo, la ignorancia es muy atrevida.

"España is different"

domingo, 19 de febrero de 2017

La sociedad de la abundancia

Hace mucho tiempo, en la época de la Grecia Clásica, podíamos encontrar un símbolo bien conocido, el Cuerno de la Abundancia o Cornucopia, que tiene dos posibles orígenes dentro de la Mitología Griega, uno a través del dios Zeus y otro a través del héroe y semi-dios Heracles (Hércules).

En el primero de los casos, muy resumido, la mitología nos cuenta que cuando Zeus, recién nacido, debe ser ocultado de su padre Cronos, el devorador de hijos, es enviado al Monte Ida, en la isla de Creta para ser cuidado por distintas divinidades, entre las que destaca la cabra Amaltea, diosa nutridora.

Según nos cuenta el mito, Amaltea amamantó a Zeus en sus primeros tiempos. Un día, sin embargo, entre juegos, el poderoso Zeus rompió uno de los cuernos de su niñera, y en compensación por la amputación, el dios le otorgó poder al cuerno caído, que empezó a brotar viandas y alimentos de todo tipo.

La segunda versión, menos popular, remite el origen del Cuerno de la Abundancia al enfrentamiento entre Aqueloo y Heracles. Aqueloo, divinidad del río con el mismo nombre, era pretendiente de Deyanira, la tercera mujer de Heracles, por lo que cuando Heracles la vio y se enamoró de ella, tuvo que luchar contra esta divinidad. Tomó entonces Aqueloo la forma de un prodigioso toro para embestir a Heracles, pero el semi-dios le derrotó sin dificultades y rompió uno de sus cuernos, de los que brotó también el alimento y la prosperidad.

Es un símbolo muy representado en muchas deidades, según esta leyenda, la Cornucopia da bienes y nunca se agota.

Esta simbología es claramente representativa de la sociedad en donde vivimos, me refiero por supuesto al modo de vida del primer mundo, donde creemos que coexistimos con este Cuerno de la Abundancia; ya que vayamos a donde vayamos, nos encontramos Cornucopias de todo tipo de cosas, como supermercados donde nunca faltan alimentos, otros utensilios y caprichos, abundantes tiendas de tecnologías, multitud de restaurantes, empresas, tonterías varias, servicios de todo tipo, que aunque no sean gratis, están a nuestra disposición las veinticuatro horas del día, para satisfacer todos nuestros deseos, necesidades y antojos.

¿Eso es malo?... pues depende, porque si disfrutamos de esta abundancia, a costa de la vida de millones de personas del tercer mundo, si contaminamos el planeta de una manera alarmante, si masacramos animales a nuestro antojo, jugamos con nuestra propia salud y hacemos lo que nos da la gana con el entorno, y en general con los seres vivos que nos rodean… entonces no es malo… ¡es una gran aberración!.

Y es que a diferencia de la Cornucopia de Amaltea, donde los recursos salían de ella sin más, por arte magia, en nuestra realidad, cada vez que sacamos algo de este cuerno prodigioso, a algo o a alguien le está afectando, pues no es mágica, requiere un sacrificio energético, humano, logístico, animal, vegetal, ambiental o de otro tipo.

Pero parece… bueno, parece no, es que eso nos da igual, pasamos olímpicamente de todo, con tal de obtener lo que queremos en cada momento. No somos conscientes de esto, porque no queremos ver la realidad, no nos interesa saber el sufrimiento animal que hay detrás del abrigo de piel que te has comprado, o de la explotación de adultos y niños que hay detrás de las grandes marcas de ropa, ordenadores, móviles u otras muchas cosas. Corporaciones como puede ser Apple, Zara, Levi’s, Google, Nike, Adidas, Coca Cola, Sony, McDonald’s, Samsung, Chanel, Mercedes, Endesa, Nestlé, BBVA, y miles y miles de marcas y empresas que están reventándolo todo.

Este Cuerno de la Abundancia está manchado de sangre, y no concuerda para nada con el significado del otro, es mucho más malévolo, comodidad a coste de vidas; aunque en la mitología griega los dioses no eran precisamente, buenos ejemplos de vida. Quizás como nos pasa a nosotros, a ti en concreto, que te crees dios de todo, piensas que tienes permiso para hacer con la vida en general, lo que te dé la gana, sin respetar a los demás seres; ¡pobre ignorante!, cuando te des cuenta habrás desaparecido de la tierra, pero tu daño persistirá más allá en el tiempo... por desgracia.

Sin embargo, como siempre, a todo esto yo le hago una lectura alternativa, a esta atrocidad le podemos dar la vuelta, pues, si es cierto que no somos dioses (ni falta que hace), en vez de buscar estas Cornucopias con desesperación para ser feliz, dañando cada vez más esta tierra tan desbastada, si podemos ser unas verdaderas Cornucopias nosotros mismos. Cada uno puede donar muchas de sus virtudes, puede derramar su amor por los demás, y así entender que el tesoro que buscamos habita dentro de nosotros, solo cuando lo damos sin reserva a los demás.

Es como una llama, que se extingue si la contienes para ti, sin embargo crece, si la usas para mejorar este mundo, por eso, deja devorar la abundancia de esta sociedad, deja de parecerte al dios Cronos que era un devorador de hijos, y necesitaba de sus sangres para saciar su sed, como esta sociedad, como tú, ¿verdad?; así mientras la uses seguirás siendo como un vampiro, robando vidas y la esperanza de un mundo mejor. 

Por eso te comento, eres una preciada Cornucopia, no malgastes tu vida con tonterías, lo que te digo es muy serio, actúa, muévete y soluciona los problemas de tu entorno, haz de esta vida algo grandioso. Que el que lo necesite pueda acercarse a ti y no reciba un no por respuesta, si ha sido merecedor de ella.

Que no te ciegue esta sociedad de consumo, mira la realidad de frente, entiende que las grandes oportunidades para ayudar a otros rara vez llegan, pero las pequeñas, nos rodean todos los días… razona, ya no puedes seguir más así…