miércoles, 16 de agosto de 2017

El anillo del Rey

Una vez, un rey de un país no muy lejano reunió a los sabios de su corte y les dijo:

- He mandado a hacer un precioso anillo con un diamante, al mejor orfebre de la zona, quiero guardar oculto dentro del anillo, algunas palabras que puedan ayudarme en los momentos difíciles, un mensaje al que yo pueda acudir en momentos de desesperación total. Me gustaría que ese mensaje ayude en el futuro a mis herederos y a los hijos de ellos; pero tiene que ser pequeño, de tal forma que quepa debajo del diamante de mi anillo -.

Todos aquellos que escucharon los deseos del rey eran grandes sabios, eruditos que podían haber escrito grandes tratados… pero, ¿pensar un mensaje que contuviera dos o tres palabras y que cupiera debajo de un diamante de un anillo?, es muy difícil. Igualmente pensaron, y buscaron en sus libros de filosofía por muchas horas, sin encontrar nada que se ajustara a los deseos del poderoso monarca.

El rey tenía muy próximo a Él, un sirviente anciano muy querido, este hombre que había sido también servidor de su padre y lo había cuidado cuando su madre había muerto, era tratado como de la familia y gozaba del respeto de todos.

El rey, por esos motivos, también lo consultó. Y éste le dijo:

- No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje -.

- ¿Cómo lo sabes preguntó el rey? -.

- Durante mi larga vida en Palacio, me he encontrado con todo tipo de gente y en una oportunidad me encontré con un maestro. Era un invitado de tu padre, y yo estuve a su servicio, cuando nos dejó, yo lo acompañé hasta la puerta para despedirlo y como gesto de agradecimiento me dio este mensaje -. 

En ese momento el anciano escribió en un diminuto papel el mencionado mensaje, lo dobló y se lo entregó al rey.

- Pero no lo leas -, dijo, - mantenlo guardado en el anillo, ábrelo solo cuando no encuentres salida en una situación -.

Ese momento no tardó en llegar, el país fue invadido y su reino se vio amenazado. Estaba huyendo a caballo para salvar su vida, mientras sus enemigos lo perseguían, se encontraba solo y los perseguidores eran numerosos; en un momento, llegó a un lugar donde el camino se acababa, y frente a él había un precipicio y un profundo valle.

Caer por él, sería fatal, no podía volver atrás, porque el enemigo le cerraba el camino, incluso podía escuchar el trote de los caballos, las voces, la proximidad del enemigo.

Fue entonces cuando recordó lo del anillo. Sacó el papel, lo abrió y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso para el momento...

Simplemente decía, “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”.

En ese momento fue consciente de lo que se cernía sobre Él... entonces, se produjo un gran silencio, los enemigos que lo perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino… pero lo cierto es que lo rodeó un inmenso sigilo, ya no se sentía el trotar de los caballos.

El rey se sintió profundamente agradecido al sirviente y al maestro desconocido, esas palabras habían resultado milagrosas… Dobló el papel, volvió a guardarlo en el anillo, reunió nuevamente a su ejército y reconquistó su reinado.

El día de la victoria, en la ciudad hubo una gran celebración con música y baile… y el rey se sentía muy orgulloso de sí mismo. En ese momento, nuevamente el anciano estaba a su lado y le dijo:

- Apreciado rey, ha llegado el momento de que leas nuevamente el mensaje del anillo -.

- ¿Qué quieres decir? -, preguntó el rey. - Ahora estoy viviendo una situación de euforia y alegría, las personas celebran mi retorno, hemos vencido al enemigo -.

- Escucha -, dijo el anciano, - este mensaje no es solamente para situaciones desesperadas, también es para momentos placenteros, no es solo para cuando te sientes derrotado, también lo es para cuando te sientas victorioso. No es solo para cuando eres el último, sino también para cuando eres el primero -.

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje... “ESTO TAMBIÉN PASARÁ”.

Y, nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba, pero el orgullo, el ego, había desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje, lo malo era tan transitorio como lo bueno.

Entonces el anciano le dijo:

- Recuerda que todo pasa, ningún acontecimiento, ni ninguna emoción son permanentes, como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza, porque son la naturaleza misma de las cosas.”


Poco más se puede añadir a un relato así de impresionante, como el rey ante sus enemigos, el estrés diario, las preocupaciones, el trabajo, etc... se nos hace todo un mundo y perdemos la perspectiva. Ante el mensaje, el rey en una situación muy difícil se sumió en la desesperación, pero la conciencia de que esa emoción era pasajera le ayudó a dejarla pasar, a recuperar la calma mental; ese silencio que experimentó, es la claridad mental a pesar de lo difícil del momento, lo que le ayuda a superarlo, pues no sucumbe a la angustia (porque esta bloquea, impide actuar o nos hace reaccionar de forma instintiva, violenta e irracional).

También en la situación de euforia ante la victoria el Rey fue consciente de que la euforia pasaría y pudo disfrutar de la victoria con esa claridad mental, sin dejarse llevar por el ímpetu y la soberbia del momento.

Hay cosas que podemos cambiar, mejorar, podemos esforzarnos y avanzar, pero también hay veces en las que no conseguimos hacer nada porque no depende de nosotros; en la vida suceden fatalidades que no podemos modificar, aparecen frustraciones cuando las cosas no salen como nos gustaría… esto nos puede generar rabia, rencor, una tristeza profunda, bloquearnos… y para poder superarlo hemos de templar nuestras emociones y aceptar que hay cosas que no podemos cambiar de forma rápida; a partir de la aceptación, podremos recuperar la lucidez y serenidad para seguir avanzando.

Las sensaciones intensas como la rabia o la euforia nos hacen perder la objetividad por completo, de ahí la importancia de no encallarnos en las emociones y dejar que pasen, para poder analizar la situación presente y tomar decisiones desde la templanza.

El luchar contra lo que no nos gusta, quedarnos en el rencor y la rabia de que las cosas no sean como esperamos, nos hace más desgraciados, hemos de aceptar tanto lo malo que no podemos cambiar en ese momento, como lo bueno, pues al final todo pasará, y lo importante es disfrutar de la vida, haciendo el bien a la gente que te rodea y a ti mism@.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Y si fuera…

Estaba pensando hoy, ¿y si todo lo que ocurre en el mundo es normal?, me explico, vamos, lo que debe pasar, visto lo visto, y que nada ni nadie cambia, puede que yo sea el que estoy equivocado. Al igual que hay contraposiciones en esta vida, existiendo el blanco y también el negro, encontramos el agua pero asimismo hallamos el fuego, el calor y el frío, e incluso situaciones que nos gustan más y otras menos… quizás donde yo solo veo caos, muerte y sufrimiento, lo único que hay es un equilibrio que ha funcionado así durante miles de años con el ser humano en la tierra.

¿Y si fuera cierto?, y deben existir explotadores y explotados, jefes y subordinados, la verdad es que observando la naturaleza, puedo reconocer este mismo patrón muchas veces, como en cualquier agrupación de animales, siempre hay un dominante y otros que están por debajo que son dominados y sufren los caprichos del sujeto alfa, así encontramos la reina y zánganos en las abejas, también en una manada de lobos o por ejemplo, en los leones marinos, siempre con sus excepciones y particularidades.

Es muy simple, con nosotros coexiste la muerte y la vida, de hecho en nuestro propio organismo están muriendo células y otras están naciendo en todo momento, tanto es así, que hay otros microorganismos e incluso también nuestras propias células, que pueden acabar con nosotros.

¿Y si estuviera equivocado entonces?, ¿y todo lo que ocurre no es más que una serie de actos y consecuencias dirigidos por nuestra genética y la ley del más fuerte?, esa misma manera que tiene la madre naturaleza de llevar nuestro destino… no sé qué pensar…

Yo cada día me veo nadando contra corriente, respecto a la injusticia social y por eso muchos escritos míos tienen esa componente de lástima, de melancolía porque el hombre no cambia… a lo mejor todo está bien, y es mejor aceptar las cosas como vienen, al fin y al cabo, solo somos personas que viven cierto tiempo en este universo del que desconocemos todo. No sabemos por dónde vamos, qué tenemos que hacer o dónde habría que poner los límites para que todo fuera diferente… pero, ¿las cosas han de ser distintas?, ¿por qué habrían de modificarse, si el hombre parece que se encuentra cómodo en la situación en la que vive?...

¿Y si fuera yo el que está confundido?, es más, ¿y si yo fuera un error de la naturaleza por pensar así?, ¿si mi forma de ser podría ser una neurosis o un síndrome, e incluso algún tipo de enfermedad mental?... puestos, y viendo la realidad de esta sociedad, si el que no encaja soy yo… entonces, no va estar todo la humanidad equivocada y yo no, demasiada prepotencia por mi parte, ¿verdad?.

Por eso sigo pensando, ¿y si fuera normal que el hombre entre en guerras?, hasta nuestro propio cuerpo combate contra virus y bacterias, ¿y si fuera lógico no atender a la gente sin hogar?, siempre ha habido pobres por nuestras calles. ¿Y si fuera racional que cada persona solo mire por sus intereses?, a lo mejor el egoísmo no es más que una elección, que se nos concede para poder disfrutar más de esta vida, ¿quién sabe?...

¿Y si fuera natural dejar morir de hambre o enfermedad a tantas personas en el mundo?, siempre ha pasado también y seguirá así, la verdad es que somos muchos en este planeta, quizás demasiados, ¿y si fuera normal que dispongamos de los animales como nos dé la gana?, hay que tener en cuenta, que aunque son animales como nosotros y sienten igualmente, tenemos la capacidad de dominarlos de una manera u otra, para eso somos la especie más evolucionada, para poder hacer lo que nos de la gana, ¿quién nos lo puede prohibir?.

¿Hay alguna ley en la naturaleza que nos diga que no podemos hacer algo de esto?, en realidad tengo que aceptar que es así, no hay unos mandamientos de cómo vivir o cómo tratar la vida ajena. Podemos actuar como queramos y luego pues… se apechuga con las consecuencias, lo único que puede pasar es que mueran más seres vivos y a muy malas que nos extingamos algún día, y eso sabemos que ocurrirá seguro, ¿cierto, o no?.

Entonces me siento, y mi mente se acalla por un momento, nada ni nadie está obligado a cambiar, ¿entonces con qué autoridad digo las cosas que escribo?, es solo un pensamiento, una ilusión en mi cabeza y como dije antes, contraria a los demás… por tanto, apenas debería dejar pasar la vida como viene, con todo lo que eso conlleva, pase lo que pase; tirarme al río y dejar que la corriente me lleve… en el fondo todo sería más fácil, mis preocupaciones se desvanecerían y quizás ya no pensaría que estoy enfermo de la cabeza por pensar de manera distinta, ya no me sentiría solo…

… …

En principio ya no tendría más que añadir, pero siento decirte amig@, que luego pienso, que si hemos llegado con tantos avances hasta la actualidad, es porque mucha gente también pensaban como yo, si no, las personas de color seguirían siendo esclavas, las mujeres no tendrían el derecho al voto, la homosexualidad seguiría siendo una enfermedad, no existirían las asociaciones y ONGs, etc., realmente si me pongo a pensarlo, prácticamente la gran mayoría de las cosas buenas y caritativas de las que disfrutamos hoy no existirían, si no hubiera habido personas que nadaron contracorriente en su día… por eso entiendo, que no estoy equivocado y aunque no hay más normas que las que ha inventado el hombre a conveniencia, y es cierto que yo no puedo obligar nada a nadie, si es verdad que somos seres evolutivos.

Si no hubiera sido por este avanzar en nuestro desarrollo mental, las ganas de superarse y las emociones de empatía que nos otorga la biología, seguiríamos prácticamente colgados de los árboles y nuestra sociedad, no sería lo que es hoy en día. Si tenemos acceso a tantos pensamientos y deseos buenos, si la naturaleza nos lo ha concedido, significa que podemos seguir progresando y nos toca seguir evolucionando, para saltar de este Homo sapiens sapiens en el que estamos atascados e impide cualquier mejora a un nuevo ser, como yo llamaría el Homo sapiens summo, la evolución superior de lo que hoy somos. Con unas capacidades mayores que quizás si concuerden más, con el pensamiento de muchas personas que ante todo no tienen miedo a los cambios, que comprenden que el amor, la compresión, el respeto y la solidaridad son la solución a los problemas, cuando se ponen en práctica.

Entender que es hora de realizar lo justo y no dañar a ninguna criatura de este planeta, pues la vida es preciada y debe ser respetada por igual…

¿Y si fuera como digo yo?... ¿y si estuvieras equivocado tú y tú?... entonces podría tener razón, encajaría en las piezas del puzle y lo que muchos piensan ahora, ya no sería ir en contracorriente y ahora sería una minoría, esa que desprecia la vida y es tan egoísta, la que se ahogará algún día en su propia maldad.

miércoles, 2 de agosto de 2017

La solución

Nos pasamos todo el día quejándonos, viendo todos los acontecimientos que ocurren en el mundo, cómo la maldad recorre las calles, la crueldad hace añicos la poca humanidad que nos queda, el sadismo cada vez es más grande, millones de personas mueren cada día y no de forma natural, millones y millones también de animales machacados y un medio ambiente devastado por nuestra avaricia.

¿Quién tiene la culpa?, nos preguntamos... - pues está muy claro, los políticos, los bancos, los ricos, las empresas y las bandas del crimen organizado… -, ya, parece muy lógica tu respuesta, tanto, que al principio suena del todo creíble… pero, ¿en verdad es así?, ¿seguro?... ¿tú no tienes nada que ver en todo lo que pasa en este tiempo?, - ¡yooo!, ¿pero qué estás diciendo? -, pensarás. Vale, vale, parece que eso de echarle la culpa a los demás siempre te ha “funcionado” bien; ¿me estás diciendo, que la contaminación, las guerras, la pobreza o la explotación de personas, no tienen nada que ver contigo?... jajaja, me río por no decirte lo que se me ha pasado por la mente para contestarte. Pero entonces, ¿tú quién eres, un ángel caído del cielo que no contribuyes en nada malo en esta sociedad?, qué bien, qué suerte la tuya, ojalá todos fuéramos como tú, la tierra sería tan distinta… que neci@ eres si realmente piensas así.

Todo lo que ocurre en este planeta es por obra de todos, en general y también de forma individual, pero claro, es más fácil echarle la responsabilidad a los que están por encima de nosotros. Y así vivimos año tras año, engañándonos y coexistiendo en una vida falsa e hipócrita que encima nos la llegamos a creer, inventando una realidad paralela en donde lo único que importa, solo es mi yo y mi felicidad; viendo tanta maldad perdemos la esperanza y no vemos una salida, una luz de salvación para nuestra especie, el mal cometido lo nubla todo cada día…

- …ojalá pudiera hacer algo… si por mí fuera cambiaría el mundo… -, decimos tantas veces ¿verdad?, bueno, pues yo te voy a formular unas preguntas, ¿realmente quieres cambiar esta sociedad?, ¿cuánto lo deseas?, y ¿qué estarías dispuest@ a hacer para que esto sucediese?, ¿quieres que yo te diga la solución para transformar este mundo?; te lo diré si de verdad me vas a hacer caso… si no, es mejor que dejes aquí la lectura y te vayas a hacer otra cosa, lo que más te guste y olvides esta publicación.

¿Sí?, ¿seguro?, bueno pues ahí va…


Para acabar con el hambre y la pobreza deberás de hacer lo siguiente:

- Vas a cambiar tus hábitos alimenticios, dejarás de consumir carne para ser vegetariano y pasado un tiempo tampoco tomarás ningún derivado de animales, porque por culpa de la dieta cárnica, se necesita del 30 al 40% de los cultivos hay en el mundo solo para alimentar a todos estos animales. Si no comiéramos carne, sobraría alimento para que comiera todo el mundo, y por cierto, entérate de una vez, no es necesario para nuestro organismo comerla; una dieta equilibrada de legumbres, verduras, hortalizas, pastas, harinas, frutas y otros alimentos, son más que suficiente para nutrir tu cuerpo y vivir con mayor salud.

- No consumirás más de lo que necesites y nunca tirarás comida, serás responsable con la compra para la alimentación y mirarás todas las etiquetas.

- Serás consecuente con el voto que le das a los políticos, deja de defender ideologías absurdas, de agitar banderitas en los mítines, de votar lo mismo que votaban tus padres, de hacerlo “por el menos malo”, infórmate bien quién subvenciona a cada partido, mira su historia y no votes a un partido que tenga un solo caso de corrupción… si hace falta vota con una papeleta nula. Pues si sigues haciendo lo mismo, seguirán con las políticas para chuparles la sangre a los pobres, en tu país y en el tercer mundo. 

- Dedica al menos una hora a la semana de tu grandiosa y ocupada vida, para ayudar a un pobre, un indigente o alguien necesitado, de manera individual o colaborando con alguna asociación de las que haya en tu pueblo o ciudad. Dónale dinero, ropa, conversación, alimento, ayuda o lo que necesite en general.

- No compres productos de marcas de multinacionales, que sabes que explotan a personas en el tercer mundo, como Zara, Adidas, Nike, Chicco, Disney, Samsung, Mc Donald’s, Nestlé, etc., entre otras muchas.

- Ahorra dinero, y no pidas hipotecas, ni préstamos a los bancos, ya que si les sigues el juego, acabarán encadenándote y te postrarán por tierra como a un esclavo toda tu vida.


Para acabar con las guerras y la violencia:

- Primero, como acabo decir, serás responsable con tu voto para elegir a tus gobernantes, pues les das el poder para que inicien guerras, vendan armas y veten a países según sus intereses.

- Dejarás la visión universal y prepotente de tu mundo interior, y te abrirás a la diversidad, respetarás las opiniones, ante todo defenderás la vida y al débil, no juzgarás a los demás por sus gustos, experiencias, lugares de procedencia, razas, colores, o pensamientos distintos.

- Rechazarás todo tipo de violencia y no impondrás a nadie nada, ni tus gustos, ni tus creencias, ni por supuesto tus opiniones, que pueden estar equivocadas.

- Si eres creyente vigilarás con mucho cuidado que tu religión no haga daño a nadie, ni condene, ni persiga o mate a cualquier persona o ser vivo, si es así te apartarás de ella. Si eres ateo o agnóstico, respetarás las creencias personales, mientras no sean agresivas con los demás.

- Te comprometerás a educar a tu hijo de una manera nueva, distinta, dedicarle tiempo y vigilar que tu hijo respete todo a su alrededor, escúchalo y ayúdalo a llegar a donde quiera para realizarse. No le meterás en la cabeza, ideas antiguas, estúpidas y que no tienen sentido ya en esta época. Tampoco le mentirás y le contarás la realidad de la vida, para que pueda prepararse para vivir de otra manera.

- No participarás en tradiciones, actos culturales o deportivos, que inciten al odio o al maltrato animal. Condenarás entonces, con firmeza el abandono y castigo animal, ayudándolos y asistiéndolos, de forma individual o colaborando con alguna organización.

- Usarás responsablemente las redes sociales y no la usarás para denigrar a los demás o insultarlos. Cuida lo que ves, escuchas o lees, si puedes evita los programas basuras televisivos, que anulan tu capacidad de razonar.

- Te comprometerás a ser un buen ciudadano, a no robar o generar altercados, manteniendo los buenos modales y la educación siempre, la misma que tú le exiges a los demás.

- Deja a un lado la envidia y el rencor, eso solo te llevará a la tumba. Escucha antes de hablar.


Para acabar con la contaminación:

- No gastarás más de la cuenta, ni en alimentos, ni en tecnología, ni en nada que produzca un derroche energético.

- Votarás responsablemente a los políticos que se acerquen a las energías renovables y el cuidado del medio ambiente.

- Comprarás electrodomésticos que reduzcan el consumo, y vehículos híbridos que también consuman menos gasolina.

- Usa más el transporte público y la bicicleta como modo de transporte.

- No comprarás productos de empresas que no estén comprometidos con el medio ambiente.

- Recicla todos los días y antes de comprar algo nuevo, repara lo que tienes en casa.

- No tires basura en la calle, ni ensucies nada a tu paso.

- No comerás carne, pues el sector ganadero es el que más contamina en el mundo.

- Respeta a los ancianos, ellos tienen la experiencia y la llave para que no caigas en los mismos errores.


Para mejorar tu salud:

- Cambiarás como ya he mencionado varias veces tus hábitos alimenticios, aportándole a tu cuerpo lo que necesitas, no lo que se te antoje.

- Todos los días tendrás que sonreír y dar abrazos.

- No tomarás ningún tipo de droga, como alcohol, tabaco u otras más fuertes, que destrozan tu organismo hasta enfermarlo, respeta a tu cuerpo, como él te respeta a ti.

- Dedicarás mínimo al menos tres o cuatro horas a la semana, para realizar ejercicio o algún deporte.

- Respeta las horas de sueño, prolongará tu vida.

- Buscarás cinco minutos al día, para respirar profundo, meditar y contemplar el azul del cielo o las estrellas de la noche.

- Cuida tu postura, de ello dependerán tus piernas y espalda cuando seas anciano.

- No dejes tu salud en manos de curanderos y charlatanes, ve al médico y busca siempre una segunda opinión.

- No le tengas miedo a la muerte, pues ese miedo te impedirá vivir tu vida.


Como última premisa y la más importante de todas, entiende que siempre se aprende algo nuevo y no esperarás a que los demás empiecen a actuar, tu irás por delante de muchos para que vean que el cambio es posible. 


Estas son algunas de las cosas que puedes hacer para solucionar el mundo, como ves, no son cosas difíciles de realizar, solo hay que tener ganas de acabar con nuestro antiguo yo, que es lo más complicado; te aseguro que si todos hiciéramos todas estas cosas, la tierra sería algo muy distinto. Cambia y cambiarás el mundo.

Y no me vengas diciendo que esto es una utopía, te he dado la solución para mejorar la sociedad y el planeta, ahora solo depende de ti… si has llegado hasta aquí, es porque deseabas saber el remedio para salvar este mundo… tú sabrás, pero si no lo haces, seguirás siendo cómplice de lo que ocurre cada día en este planeta, eso que te indigna y por lo que te quejas.

Todas estas cosas, las he comentado en las publicaciones de mi blog desde hace ya un año y medio, por eso termino preguntándote…

¿Cuántas cosas has hecho de las que has leído en mi blog?

miércoles, 26 de julio de 2017

La fiesta nacional

¡Cuánta demencia hay en este país!, tanto psicópata suelto en España, capaz de gustarle y defender las corridas de toros, la denominada fiesta nacional, declarada patrimonio cultural de España. A ver, ¿cómo se puede declarar el maltrato animal, como patrimonio de un país?... De verdad que cada día yo alucino más, con la cantidad de ignorantes y enfermos aficionados a esta barbarie, siendo de distintas clases sociales (desde el que vive en el campo, populacho de ciudad, pasando por la derecha española, hasta la mismísima Casa Real), que es más llamativo; cantidad de "fiestas", en cada ciudad, en muchos pueblos, que disfrazan la sangría ¿de arte?, ¿de espectáculo?... pero señores, ¿esto qué mierda es?, que en el siglo veintiuno, todavía se permita todo esto...

¿Dónde están los Derechos Universales de los Animales promulgados por la UNESCO de 1977 y ratificados por la ONU?, ¿qué pasa, qué España se pasa por el forro estos derechos?, vamos, no me extraña, porque a ningún animal en este país, se le da ni un ápice de compasión, tanto es así, que en las ordenanzas municipales, los animales son considerados COSAS, no seres vivos… hasta la policía y la Guardia Civil se mofan de los animalistas que intentan ayudar cada día... no me sale calificativo para esto.

Os cito rápidamente cuatro artículos, de los catorce que contiene esta declaración:

Artículo Primero. Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.

Artículo Tercero. a) Ningún animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles.

Artículo Décimo. a) Ningún animal será explotado para esparcimiento del hombre. 

b) Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirvan de ellos son  incompatibles con la dignidad del animal.

Artículo Undécimo. Todo acto que implique la muerte innecesaria de un animal es un biocidio, es decir, un crimen contra la vida.

¿Cómo se permite violar estos artículos de esta manera tan descarada?... una vez más asistimos a la aberración del hombre contra la naturaleza y no pasa nada, por parte de estos catetos asesinos.

En vez de acercarnos hacia los países más avanzados, entre otras cosas, en derechos de los animales, como por ejemplo Holanda, aquí en este puñetero país vamos siempre al contrario, reventándolo todo y machacando cualquier cosa que se mueva. 

Todavía hay quien piensa que el enfrentamiento entre un torero y un toro en una plaza durante una corrida es del todo equiparada; que el torero está en todo momento arriesgando su vida frente a un animal que tiene 50 veces más fuerza que él... es absurdo del todo.

A parte de todas las cosas que se dicen de la preparatoria de los toros antes de su fatal destino, como estar presos en un asfixiante cajón, con la cabeza ladeada, en transportes que están muy lejos de sus pastos y encinares, donde suelen perder entre 40 y 50 kilos a causa del estrés al ser confinados en la cárcel del chiquero. O que veinticuatro horas antes de entrar en la arena, el toro ha sido sometido a un encierro a oscuras para que, al soltarlo, la luz y los gritos de los espectadores lo aterren y trate de huir saltando las barreras, lo que produce la imagen en el público de que el toro es feroz, pero la condición natural del toro es huir, no atacar.

También se dice que se le recortan en vivo los cuernos (afeitado) para proteger al torero, o le cuelgan sacos de arena en el cuello durante horas, que le golpean con más sacos de arena en los testículos y los riñones, le inducen diarreas y le abrasan los intestinos inyectándole sulfatos y laxantes, todo esto es con el fin de que llegue débil al ruedo y en completo desorden. 

Se le unta grasa y vaselina en los ojos para dificultar su visión y en las patas se le pone una sustancia que le produce ardor y le impide mantenerse quieto, así el torero no desluce su actuación. En algunos casos, incluso se les han rasgado los músculos del cuello para evitar movimientos bruscos con la cabeza, a fin de reducir el riesgo de posibles cornadas. Y no sólo eso, sino que se han inyectado fármacos hipnóticos e introducido bolas de algodón en lo profundo de sus fosas nasales para dificultar la respiración.

No dudo que muchas de estas cosas las hagan, pues tratan al toro como una cosa y no como un animal que siente y tiene derecho a una vida tranquila como la tuya y la mía, lo que pasa es que yo no las he podido comprobar, porque está claro que todo esto se realiza en el máximo secreto, no olvidemos que es un negocio, y por dinero se hace lo que haga falta. Pero fuera aparte de todo eso, lo que sí se produce siempre es su encierro en el toril, un cajón oscuro en el que el toro espera a salir, donde comienza el miedo y la desorientación; antes de que salga al ruedo, se le clava la divisa, un arpón de puntas aceradas con una tela de colores que marca la ganadería de la que proviene. 

El dolor producido por la divisa y el encierro en la oscuridad hacen que el toro salga al ruedo al galope, lo que se interpreta como una actitud desafiante cuando es, en realidad, un animal asustado que busca huir de lo que le provocó dolor.

También para los taurinos, la razón que sustenta el castigo que el toro ha de sufrir en varas, (el picador) es la de adecuar y mejorar su comportamiento durante el resto de la lidia, quebrando su fortaleza y pujanzas naturales, obligándole a humillar la testuz; por otra parte, es la prueba fundamental con la que medir su bravura. La realidad es que al toro le clavan, con toda la fuerza de la que es capaz el picador desde el caballo, una punta de acero de tres centímetros y los once centímetros que siguen hasta el tope, lo que destroza los músculos de la zona (trapecio, romboideo, espinoso y semiespinoso, serratos y transversos de cuello), vasos sanguíneos y nervios, de forma que no pueda levantar la cabeza y sea más difícil que coja al torero y sea más fácil matarle. Cuando el toro es demasiado peligroso, el picador retuerce la pica o se apoya en la barrera para hacer más fuerza y así más daño, más saña.

Las banderillas, también llamadas avivadores (lo que dice mucho sobre su función) sirven, según los taurinos, para enardecer o avivar al toro después del castigo en varas. Se suelen colocar tres pares, un par por cada uno de los peones, que deben colocarse por ambos lados del toro. Las banderillas terminan en afilados arpones metálicos de cinco centímetros y más largos aún, en las banderillas negras. Los banderilleros clavan estos arpones en las mismas horribles heridas de los puyazos o cerca de ellas. A cada movimiento del toro, las banderillas se mueven haciendo que los arpones horaden y desgarren cada vez más la carne, aumentando la hemorragia y completando la labor del picador. Además del desangrado necesario para que el toro vaya perdiendo fuerza, el dolor que le producen todas estas heridas y el destrozo de los músculos del cuello, es lo que obliga al toro a agachar aún más la cabeza. Algunas tienen un arpón de ocho centímetros, y se les llama "de castigo", a las cuales es sometido el toro cuando ha logrado evadir la lanza del picador.

El último tercio acaba con la entrada a matar del toro, se trata de clavar la espada de ochenta y ocho centímetros cerca de las vértebras, para lesionar el corazón o algún vaso sanguíneo importante, perforando habitualmente algún pulmón. La perforación del pulmón o de grandes arterias explica que gran parte de los toros escupan o vomiten sangre cuando tienen la espada dentro del cuerpo, mientras no deja gritar de agonía. Finalmente, una vez que el toro se ha derrumbado se le clava la puntilla, un puñal con el que se secciona la médula espinal a la altura de las vértebras atlas y axis; el corte de las orejas se lleva a cabo a veces, con la cabeza del toro aún “viva” pues el resto del cuerpo está paralizado, pero no muerto.

Después que le destrozan las vértebras, el toro pierde control sobre su cuerpo desde el cuello hacia abajo, sin embargo hacia arriba se mantiene intacto, por lo que está consciente de todo el horror y de cómo es arrastrado fuera del ruedo.

¿Esto es arte?, ¿cómo puedes divertirte reventando a un animal de forma agónica, así, de esa manera?... ¿y encima lleváis a vuestros críos a ver esta barbaridad?... Vosotros los taurinos sois de la peor calaña que existe, asesinos, criminales y psicópatas que disfrutáis de esta brutalidad, de esa sed de sangre... pero dicen - el toro no sufre -, canallas, anormales, todo ser con sistema nervioso siente como vosotros, ¡mirad la foto enfermos!. ¿Cómo puede el estado consentir todo esto?, afortunadamente cada vez más los jóvenes se conciencian y esta matanza tiende ir a menos, pero aún queda mucho por luchar contra estos cobardes e incultos. Son muchas fiestas las que hay, en las que al toro se le maltrata, incendiando sus cuernos, o la detestable fiesta de Tordesillas o la de Pamplona. Maldita seas España, ¿qué se te conozca en el mundo entero por destrozar la vida de un animal que es tan manso y nada agresivo?, tan solo deseo que todos los que contribuís a esto, sufráis tanto algún día, como estos pobres animales a los que habéis masacrado.

España una vez más, la vergüenza de este planeta tierra… ¡qué asco me das!.


...Pasen y vean la avanzada cultura y tradición española, ¡oooolee!

miércoles, 19 de julio de 2017

Un pequeño grano

La verdad es que he pasado un tiempo de mucho estrés y agobiado, llevo más de año y medio en una asociación intentando salvar a gatitos callejeros, y la mirada de sus ojos con esa tristeza (si es que los pueden abrir debido a infecciones) se me clavan en el alma, y tanta necesidad a veces me ha hecho desesperar, unido a más problemas y también al encontrarme bastante solo, pues lo agrava aún más. Es una frustración enorme saber que si me doy media vuelta, esos seres vivos no tienen a nadie, nadie les ayudará y su única suerte segura, es una muerte agónica; y sufro al sentir cómo no soy capaz de solucionar por ejemplo este problema y que cada vez se hace más grande, que las administraciones no ayudan, ni la policía, ni nadie… una carga tan grande que es totalmente imposible solucionar en soledad. Y esta realidad puede llegar a destruirte por completo, llegar a enfermar por esto… ya no te digo nada, si hablamos de las personas abandonadas y maltratadas.

Todos los días millones de vidas desaparecen injustamente de la tierra en las peores condiciones, vidas que nunca volverán, al igual que en un cielo estrellado, cada parpadeo de una de estas, significa su muerte, incontables, y todo por culpa del hombre, que no pone remedio, que no cambia, tú y tú… algo demasiado horrible como para describir.

Me gustaría que todos nos implicáramos, que la solución fuera rápida, pero no es así, el ser humano no funciona así, los cambios se producen poco a poco, gradualmente y de manera generacional, aunque eso reviente vidas por doquier.

Por tanto, una vez entendida esta lección, sabiendo que una sola persona o varias de ellas no van a transformar el mundo de repente, tan solo queda despojarse de esa impotencia y ese odio hacia nuestra especie, para entender dos cosas, la primera que con ese pensamiento es imposible vivir pues te consume en pocos años, y la segunda, que cada uno debe aportar su grano de arena, sin tener que hacerse responsable de una playa entera. Aunque suene duro, es llegar a tener la suficiente sangre fría, como para ayudar, sin dejarte la salud en ello; la verdad es que no me gusta decir esto, pues en mi cabeza siento el martilleo del sufrimiento que he visto con mis propios ojos, y que te aseguro que es tremendo, inenarrable.

Pero hay también que tener la suficiente humildad, resignación, conformidad o llámalo como quieras, para entender que cada uno hacemos un poco y la suma de estos hechos, son el resultado de cambios beneficiosos para todos o no. Por eso hoy, un poco más relajado (pero mentalmente luchando todavía contra esta indignación por el egoísmo existente), he tomado la determinación de proseguir con mi cambio personal, podré ayudar a ciertas personas o animales, quizás otros se fijen en mí y empiecen a tomar otra dirección en sus vidas. Sobre todo ayudar a los jóvenes, a dar ese pequeño salto de mejora, que se quedará impregnado en la siguiente generación, para que otros sigan este sendero y dentro de muchos, muchos años (por suerte y por desgracia), todo haya cambiado.

También es verdad que en el país que vivo, España, queda un largo camino por recorrer, pues la mentalidad del español es mala, saqueadora, parásita… trabajamos mucho, pero luego hay tanta corrupción a todos los niveles, que es imposible avanzar hacia un cambio de una manera efectiva, que dista mucho de las sociedades de países como Holanda, Finlandia, Dinamarca, Irlanda, etc., que aunque no es la población perfecta, nos llevan bastantes generaciones en avances sociales, educación e integridad.

Países que han entendido que grano a grano, que todos personalmente, formamos una comunidad de individuos que son efectivos, más humanos, creando lugares mucho más justos para todos los seres vivos.

Sé que es preferible haber nacido en mi país, que en Corea del Norte lógicamente, pero eso no llega a consolarme del todo, porque saber y no hacer por egoísmo, es peor que ignorar o no poder actuar en libertad. En todo caso, hablando de mi experiencia, una vez que he recibido tortas por todos lados, decepciones, traiciones, discusiones, abandonos y otras penurias a causa de intentar ayudar a los demás, mi mente ha hecho un clic, y aunque no voy a parar en mi insistente lucha de mostrarle al mundo de la necesidad de pasar página, bien desde mi blog o bien, con mi trato a los más cercanos. Ya no voy a permitir que la tristeza inunde de esta manera mi vida, pues ni es bueno, ni justo; por eso, aunque anclado en el mismo sitio, sigo evolucionando e intentaré hacer de mi vida algo mucho más alegre, en este planeta lleno de tristezas, y no dejaré de denunciar la iniquidad; nunca perderé en mi corazón, lo más grande que cada uno posee, la dignidad y la alegría de saber, que cada día haré lo que pueda, sin traspasar la línea del sufrimiento inútil, para que este mundo sea el mejor lugar, de todo el universo.

He comprendido que una vez que he puesto mi grano, a veces lo mejor es apartarse para dejar que otros pongan también el suyo, y así no estorbar. Porque ese grano que aporto contiene toda la energía del cosmos… la energía más potente que existe, una brizna de amor que busca a la persona que quiera acogerlo, brotar y renovarse por dentro… para seguir expandiéndose a cada corazón, donde volverá a cambiar y a ser una versión mejorada de la que yo coloqué, para que se pueda seguir avanzando, hasta que nuestra especie deje de ser tan cruel y purifiquemos tanto dolor innecesario.

miércoles, 12 de julio de 2017

Charlatanes

Al igual que oír y escuchar no es lo mismo, el hablar y decir algo coherente tampoco lo es, parece que en este mundo, cada vez es más difícil. Charlatanes hay en todos los ámbitos de la vida, en la política, en medicina, en la religión, en el deporte, en la cultura, en el trabajo, etc., y por supuesto, todos se caracterizan, por sacar provecho de esa “virtud” que tienen para convencer a la gente y llevárselas a su terreno, para al final ganar favores, poder o dinero. Esto siempre ha existido desde que el hombre ha pisado la tierra, por así decirlo.

Por ejemplo, el otro día iba en el coche y estaba pasando emisoras de radio, y mira por donde me encontré con una de estas que echan las cartas para predecir el futuro de la persona que llama. Como yo soy muy curioso lo dejé puesto todo el camino para saber un poco más de este mundillo, porque yo no creo en eso y pienso que es una estafa, por eso, me llevé varios días mientras iba al trabajo, escuchándolo para poder hacer un artículo sobre esto.

Os puedo decir que alucinaba con lo que estaba oyendo, en primer lugar hay como un presentador que habla un poco mientras no hay llamadas e invitaba a la gente a llamar al 806 que es el número de pago más caro que existe; claro está, decía, - nuestras consejeras están libres para ayudaros con cualquier duda que tengáis, cualquier sufrimiento, eso que no os deja dormir, llamad al 806, podéis pagar con tarjeta, también podéis haceros los bonos, bla, bla, bla… -.

Era curioso porque ya no son videntes, brujas, médiums o adivinas (todas eran mujeres), eran consejeras, una manera muy astuta de evadir responsabilidades a la hora de meter la pata y esquivar las denuncias que pudieran caerles.

Pensaba, bueno si dan consejos a personas que llaman voluntariamente y estas quieren pagar, pues cada una sabrá (en varios días tampoco escuché a ningún hombre llamar, no sé), pero la cosa cambia totalmente, cuando estas señoras empiezan a mentir, inventarse futuros e historias y a dar consejos totalmente dañinos a estas personas con problemas graves.

Un cóctel estúpido, una mezcla impresionante de religiones y cosas sin sentido, cartas, láminas, horóscopos, posos de café, conjuros, rezos, elementos, etc., como el que quiere presumir haciendo la mejor comida de la historia, compra de todo lo que encuentra en el supermercado y hace una comida intragable llenas de especias y alimentos que no pegan unos con otros, hasta hacer un almuerzo tan horroroso y peligroso, que puede llegar a matarte.

Todo comienza llamando la persona, lógicamente, y le pregunta sobre la consulta que quiere hacerle, le pide el horóscopo suyo y la edad, también el de la persona por la que pregunta, que normalmente es por salud, dinero ¿o qué?... amor ¿verdad?, ese es el trípode de nuestra vida diaria. Se escucha barajar cartas (muy fuerte por cierto), y dice como si fuera el póker, elige izquierda o derecha y supuestamente empieza a echarlas encima de la mesa. Mientras hace todo este ritual, comienza a preguntarle cosas de lo que supuestamente quiere saber, de manera que cuando ya tiene las cartas sobre la mesa, resulta que ya sabe la consejera, que el marido por el que pregunta se ha peleado con ella, que “cree” que le ha engañado varias veces, que está más raro de lo normal y que el otro día alguien le dijo que la vio con otra mujer… así saca muy astutamente la información, para después confirmarle sus sospechas, las que la clienta traía ya de antes. Y ahora le dice que sí, que la está engañando y que es mejor que lo deje, porque le ha salido el mago, el loco, la muerte y la luna, ¡aaah! claro, así sí hombre, es evidente.

Y esa charlatana sin escrúpulos le confirma a esa mujer algo, que a lo mejor no es verdad y revienta un matrimonio que lleva juntos tantos años, solo por asqueroso dinero. 

Pero la gracia no queda aquí, cuando se ve comprometida en una pregunta o le han cogido demasiadas equivocaciones, curiosamente se corta la llamada, siempre igual, ¡qué casualidad!, ¿eh?.

Espera, espera, que ahora llama otra persona muy preocupada que dice que está enferma, y mientras reparte las cartas, le dice que ella ve que tiene un problema de cabeza, y la mujer le dice que no, que ella nunca ha tenido nada de cabeza, que lo que tiene es un cáncer de mama… y atentos, la otra le dice, - si eso, de cabeza o de mama, eso es lo que me decía las cartas, que tú estabas mala -, jajaja, ¡por favor!, con las mismas cartas, el mago, el loco, la muerte y la luna, ¡joe, qué maravilla, sirven para todo!. Pero lo más grave de todo es que dice que se le va reproducir el cáncer y que no va a salir del hospital, vamos que se muere… esto es muy fuerte… y la mujer llorando le comentaba que las pruebas médicas decían que ya estaba prácticamente curada.

A esto no hay derecho, con toda la cara se ha inventado un diagnóstico y ha dejado a la mujer al borde de una depresión. Señores esto debería estar penado, porque no se puede jugar con la vida de las personas, inventándose el futuro de esa manera, sacándole el dinero a gente que no se encuentran bien o son inseguras. Con la técnica de pregunta, falla, corrige y va reconduciendo el tema; charlatanes que tienen mucha psicología barata de la vida y saben manejar mentalmente a estas personas, y como le ha salido el diablo, es sagitario, está la conjunción de no sé qué planetas, por Jesucristo nuestro Señor… esta estafadora ha reventado la vida de una familia por el cochino dinero… ¡qué repugnante, qué sangre fría hay que tener!. 

Así, cientos de llamadas al día, en donde muchas personas caen en las redes de estos estafadores… haciendo leña del árbol caído y machacando a tanta gente débil que busca una respuesta a sus problemas e inseguridades por la vía rápida.

Por eso cada uno puede creer en lo que quiera, pero, amig@ que no te estafen, si necesitas que te escuchen, que no sea por dinero, busca un hombro que sea amigo, si temes por tu salud ve al médico, si te sientes sol@ acércate a una asociación, haz cosas por la comunidad y si tienes un problema ponte en marcha para resolverlo de verdad. Los milagros no existen (nunca se han probado), no caigas en las redes de estos timadores que se esconden bajo el nombre de consejeros. Tu futuro lo construyes tú con las piezas que te encuentras en el camino de la vida, tu destino no está en las cartas ni en ningunas runas. Nadie tiene el poder de ver el futuro, pues si fuese así, ¿crees que trabajarían en una radio barata todos los días?, y lo siento, no me vayas a decir que en este mundillo hay de todo y hay gente con poderes reales de ver el futuro, eso es falso y si conoces a alguien, preséntamelo para yo poder creer… hasta el día de hoy nadie ha sido capaz, siempre silencio absoluto.

No hay soluciones mágicas, el único poder que si existe es el de la superación humana, el esfuerzo, el amor, la caridad y la empatía hacia los demás… todo lo demás, solo existe en los cuentos, las películas y en los cómics. 

Yo te animo, sigue cambiando a otra vida mejor, en donde todas estas tonterías no te hagan falta y desaparezcan para siempre, pues tener miedo a lo desconocido es normal… pero el problema es que el ser humano todo lo que no comprende, lo convierte en algo mágico… así ha sido siempre, eso lo esclaviza y hay gentuza dispuesta a aprovecharse de eso… se una persona del siglo veintiuno, dale paso a la razón y el sentido común.


miércoles, 5 de julio de 2017

Algunas aclaraciones

Conforme pasan las publicaciones, las visitas aumentan y los comentarios también, la gran mayoría son muy buenos, otros difieren de alguna de mis posturas, totalmente respetables y algunos pocos directamente, realizan una crítica destructiva, con exigencia incluida… lo cual, estos últimos, me dejan asombrado y es por eso, que en este post me gustaría aclarar mi forma de pensar sobre ciertas cuestiones que van saliendo; porque yo creo que hay gente que no entiende ciertas cosas que digo, por más que las explico, no hay manera.

Lo primero que quiero decir, es que yo respeto cualquier comentario que se haga, siempre y cuando no falte el respeto ni a mí, ni por supuesto a mis lectores a los que tanto agradezco, que me lean cada semana. Yo creo que hay tantas opiniones como personas, casi todas respetables, pero como ya he dicho antes, no voy a tolerar insultos o formas de pensar que me parecen denigrantes para una persona o colectivo de estas. Que nadie se confunda, el hecho de que mi blog hable del cambio, de la tolerancia, del amor, de la empatía, el respeto y una evolución a mejor, no quita que acepte ciertas actitudes retrógradas y humillantes. A ver señores, yo no intento ser cristiano, yo pienso que la justicia debe aplicarse en este mundo, con todo el rigor y la autoridad hasta machacar al que ha cometido un delito o ha dañado a un ser vivo (y hay muchas maneras).

Ya dije una vez, que yo distingo dos tipos de personas en general, las que tienen un pensamiento positivo, que quieren siempre ayudar, construyendo una sociedad mejor, sin ir inyectando veneno por todos lados por donde pasan, y por otro lado, la gente mala que lo destruyen todo, que son egoístas y por supuesto no quieren cambiar. A estos últimos, los considero rivales míos y de la sociedad en general, y sinceramente no creo que haya que tener compasión de ellos, pues una vez vista su actitud y el daño que siguen haciendo sin arrepentirse, lo único que aportan es sufrimiento y muerte día tras día a tantas personas, animales y al planeta en general.

Eso de amar al enemigo, es para el cristiano… que tampoco es capaz de cumplirlo, porque es absurdo, entonces que nadie me venga por aquí dándose golpes de pecho, pues si alguien te pisa, tú apartas el pie y te defiendes como es natural en el ser humano. Amar al que origina el daño, no hace nada más que perjudicar a la persona que lo intenta practicar y engrandecer al maldito energúmeno que está aprovechándose de la situación. La única manera de mejorar, no es agachar la cabeza y dejar que te maltraten, si queremos cambiar las situaciones injustas tenemos que revelarnos, luchar, para que las cosas buenas prevalezcan; si señores, el bien también tiene que luchar, no por venganza, pero si para restituir tanto sufrimiento causado y mantener a raya a tanta persona malvada que hay desgraciadamente en este mundo.

Otra cosa que me llama la atención es el fundamentalismo religioso que tienen muchas personas, en mi experiencia, una gran mayoría de países de América central y de América del sur, en donde el odio que muestran hacia ciertos temas, como por ejemplo, todo lo que contraría a las iglesias cristianas, es inversamente proporcional a lo que dijo Jesucristo precisamente sobre el amor al otro, el respeto y la compasión. Escuchar por ejemplo, comentarios de deseos de muerte hacia los homosexuales, con un odio extremo, o simplemente escribir la palabra amén en un comentario de una publicación que no tiene nada que ver con este término, me deja perplejo y da miedo pensar hasta dónde puede llegar todo esto. Así que si vas a comentar algo así, ahórratelo e invierte el tiempo mejor, intentando salvar alguna vida con tus propias manos y si no, muérdete la lengua, a ver si con suerte te mueres con tu propio veneno y no haces daño a nadie más.

Respecto a la religión, también me gustaría dejar claro mi pensamiento, porque a algun@s parece que aún no les ha quedado claro mi postura. Yo antes creía en dios, estoy bautizado en la iglesia católica y así me educaron desde pequeño, conforme pasó el tiempo, me comprometí a descubrir a ese dios y a seguir las enseñanzas de Jesús, porque quería hacer el bien y ayudar a los demás… después de mucho años, nunca experimenté de ninguna manera a dios, tan solo me autoconvencía de lo que deseaba que existiera, defendía ante la gente algo que ni yo mismo me creía en el fondo, porque no tenía pruebas, entonces sin ninguna demostración sólida en tantos años, después de rezar, conocerme la biblia al dedillo e “intentar” ponerla en práctica, solo experimenté la realidad del lavado de cerebro que me quisieron hacer, gente mala, egoísta, que únicamente se preocupaban de pedirle a dios salud, dinero y amor para ellos, todo muy hipócrita y sin una pizca de humanidad. Vi cómo me sacaron el dinero a mí y a los demás, mis bienes materiales y lo más valioso, años de mi vida; siempre intentando que no razonara, lo importante era dios ante todas las cosas… al final se impuso la lógica y entendí que para hacer el bien no hace falta ninguna religión, de hecho, estas al final lo único que quieren es poder y dinero, para variar. Digo esto porque lo sé a ciencia cierta, y algún día quizás, os cuente cosas muy concretas y graves, para que le ayude a más de un@ a abrir los ojos.

Yo no sé si dios existe, la verdad es que ya ni me interesa, no voy a perder más tiempo buscando algo que nunca se ha podido probar en la historia del hombre, adorando imágenes de manera ridícula, como ocurre aquí en España en tantas romerías y procesiones, algo que no me parece de personas adultas, pues cada año que pasa, se le presta más atención al alcohol, a las drogas, al sexo, rivalidades, arrogancias y jolgorios en estas fiestas, que poco tienen que ver con lo que predicó Jesús. Prefiero gastar mi tiempo y mi dinero en ayudar al que lo necesita, seres vivos reales, cerca mía y que están sufriendo por nuestra culpa; por eso, menos lágrimas de cocodrilo delante de una imagen de madera y más colaborar para hacer de este mundo un sitio mejor para todos, y si no ayudas cierra la boca, échate a un lado y deja trabajar a los demás. 

Como comprenderás no estoy a favor de las religiones, su adoctrinamiento, sus persecuciones a todo el que no piense como ellos, la sangre que derraman y la manera en la que meten sus zarpas en la política, para seguir manipulando el mundo, dejando claro el interés de estas. Sin embargo, a mi me da igual en lo que creas, en dios, en el karma, en el universo, la vida, en el hombre, o en nada... eres libre, yo apruebo una creencia personal, la respeto mientras solo se quede en eso y no haga daño ni a esa persona, ni a los demás; en el momento en que estas personas se reúnen y quieren imponer sus normas y sus dioses a la sociedad, para mí son basura a eliminar, y lo siento por el que no le guste oír esto, pero yo trato siempre de ser clarito, porque hay demasiadas vidas en juego, ¿a qué tú valoras la tuya?, pues ya sabes... respeta y no impongas, ¡porque ya está bien, hombre!.

Cada uno sabrá lo que hace, este es mi pensamiento, al enemigo ni agua, pero a la gente de buena voluntad o que quieren cambiar a un mundo mejor, adelante, para mí, merecen todo el respeto y no dudes que lo que pueda hacer por ellos, lo haré. 

No pararé de hablar donde haga falta de la necesidad de pasar página de una vez por todas, la cuestión es, tú que lees esto, ¿te vienes conmigo?...

miércoles, 28 de junio de 2017

¡No!

¡Qué palabra tan corta, qué difícil es a veces pronunciarla y llevarla a cabo!, solamente tiene dos letras pero tienen un significado enorme, puede abarcarlo todo o nada, puede salvar una vida, el mundo entero o puede llegar a destruirlo todo, siempre depende de cómo se use.

Con la entrada de este capitalismo ya tan evolucionado en el que vivimos, en donde a estas alturas es mucho más agresivo y todo da igual, lo único que importa es tener a costa de lo que sea, el producto final, es lo único que interesa, sin saber el precio medioambiental o de las vidas que se ha llevado, me refiero a eso que acabas de comprar, aquella cosa tan irresistible y tan “cool”, que ahora yace en un armario o tirado en la basura.

Si algo hay que aprender en esta vida, es a decir NO, porque estamos demasiado acostumbrados a decir sí a todo; lo queremos, lo deseamos todo, nada puede dejar de pasar por nuestras manos, con ese afán de tener y tener, esta enfermedad inoculada de consumir, que nos ha convertido en unos zombis del consumismo, siempre lo último, lo nuevo, el primero en tener no sé qué tontería. Sin preguntarnos de donde viene, qué sacrificio ha costado, si realmente merece la pena y es justo su creación o adquisición.

Tantos pensamientos, adoctrinamientos, tradiciones que parecen tatuajes en nuestra mente, imborrables, siendo incapaces de eliminarlos. Hábitos perjudiciales, enseñanzas mal aprendidas, creencias erróneas, mal entendidas, mezcladas con un odio absurdo y rechazo ante todo lo que es diferente… en esto también hay que decir no, tener una apertura mental para poder cambiar, para comprender que lo importante en esta vida, es eso precisamente, tu vida, la del otro, la de todos.

Las rivalidades en el siglo en el que vivimos ya no tienen cabida, siempre he escuchado que la competitividad es buena, pero yo pienso que no tiene sentido ninguno, pues lo único que hace es distanciarnos y separarnos más… en vez de eso, lo que el ser humano debería incentivar es la cooperación entre todos, sin miedos, sin secretos, sin reservas.

Por eso, di no al maltrato de tantas personas, al abandono de ancianos, no a la violencia de género, no al acoso, no a la discriminación sea cual sea, solo por ser diferente a ti, di no al maltrato animal, a las fiestas y tradiciones donde se usan y matan seres vivos, di no a la forma de tratar a estos como productos para comer sin valorar sus vidas… ¡basta ya!, grita y denuncia, no lo permitas, actúa entonces.

Di no a los políticos que están destrozando tu país con tanta corrupción, no a las guerras en donde el dinero es lo único importante, pero no la sangre derramada de millones de civiles, que son como tú, no a tantas políticas de exclusión social o enfrentamientos que no llevan a ningún lado. No a la demagogia que usan los poderosos, no al control al que nos someten; también en esto se puede cambiar, no sigas a estos ladrones, revélate y no dejes pasar la oportunidad de castigarlos en las urnas, para que entiendan que es el pueblo el que tiene el poder y que ellos están al servicio de nosotros.

Di no a todo el que viene con doctrinas y teorías antiguas, que pertenecen a otros siglos, no a todo el que quiere hacer retroceder a la humanidad de nuevo al medievo, no a todo el que quiera imponer su religión o su ideología, plántales en la cara un gran NO.

En el fondo, todos anhelamos un mundo mejor, pero nadie quiere cambiar, nada de sacrificios, nada de ponerse en el lugar del otro, escucha amig@, no esperes a que la desgracia te llegue, más bien, adelántate a la primer línea de fuego, donde otros muchos ya están padeciendo, pues ellos te necesitan. Y ten por seguro de que cuando caigan ellos, el siguiente serás tú y entonces ya no habrá solución, solo quedará lamentarse y sufrir.

Recuerda siempre que el NO, va acompañado de actos, de cambios, de movimiento, de nada sirve si no haces nada, así que tienes dos opciones, o seguir comportándote igual o empezar a ser diferente. Se dice que en una guerra siempre hay que estar moviéndose, pues si no, la amenaza al final te encontrará sin remedio; en esta vida pasa lo mismo, la sociedad que se estanca y se acomoda, al final se corrompe y se deshumaniza, llevando al mundo a años de oscuridad. Esto ya ha pasado muchas veces en la historia, no podemos permitir que se vuelva a repetir, ¿o pretendes que tus hijos y sobrinos cometan los mismos errores que nosotros una vez más?.

Por último decirte, que este NO, empieza con la negación de ti mism@, si deseas cambiar lo que tus ojos ven, primero te tocará a ti desaprender todo lo mal aprendido, para empezar a caminar por el buen sendero… recuerda que lo que tú no hagas, nadie lo hará, no esperes mirando hacia arriba buscando un milagro, por eso, tienes que reflexionar al ir por este camino de la vida, es tú misión, desenmarañar los nudos de una historia repleta de mentiras y egoísmos, para que al fin puedas llegar a ser digno de llamarte ser humano… y te digo, no estás sol@, junto a ti hay más noes que también han despertado a esta realidad y que no tienen intención ninguna de dar marcha atrás… ánimo, pasa página y comienza a luchar por todo eso que sabes, que en el fondo es justo y si no es así es por culpa tuya.

Queda una larga senda, prepárate y luego desecha a toda esta gente dañina que hace del planeta un infierno, con tu propia vida y tu propio ejemplo, recházalos con ese NO que traerá la solución y la paz a los demás.